8.1. EJEA DE LOS CABALLEROS I (GEOGRAFÍA, HISTORIA Y VISITA)

CINCO VILLAS, REINO DE LOS MALLOS Y LIMITE DE NAVARRA DEL 7 AL 13 DE MAYO DE 2013

Ejea (evolución de “Sekia” derivado de la raíz hidronímica indoeuropea ‘sek’, forma geoestratégica del asentamiento en la doble presencia del agua que fluye. Sekia>Segia>Seia>Sîya>Esseie>Exeia>Exea>Egea-Ejea) es la capital de la comarca de las Cinco Villas, en el centro de un terreno llano de una depresión, relacionada con el sistema fluvial de los ríos Riguel y las Arba de Luesia y de Biel (unidas estas dos últimas en el mismo casco urbano –en Arasias- como un único río Arba).

Casa típica aragonesa

Casa típica aragonesa

Tiene unos 16.500 habitantes, y está a 346 mts. de altitud. En el año 1495 tenía unos 1.700 habitantes y en 1900 unos 4.600. Además de Ejea, el término comprende las siguientes localidades: Bardenas, El Bayo, Farasdués, Pinsoro, El Sabinar, Rivas, Santa Anastasia y Valareña. Se encuentra a 72 km. de Zaragoza capital.

Valareña.-Balareña

Valareña.-Balareña

El geógrafo portugués Juan Bautista Labaña, que recorrió el reino aragonés entre 1610 y 1611, escribía sobre Ejea después de pasar por Tauste:

“Tiene 500 vecinos, 2 parroquias, monasterios y ruinas que parecen obra de godos o de poco después…abunda en esta villa pan y ganado, tiene el vino que ha menester, riegan sus campos con dos ríos que se juntan por bajo de ella, y tienen puentes de piedra para entrar en dicha villa, uno se llama el Arba de Biel, que lo corre por Levante, y el otro el Arba de Luesia, por Poniente. Tiene Ejea término muy grande que confina con Navarra, el cual por la parte de Poniente se extiende cinco leguas”.

Históricamente, los cereales y la ganadería han sido las principales actividades económicas.

Durante los siglos XV al XVIII Ejea vivió un periodo de esplendor económico; en ser una villa de realengo, con privilegios y grandes extensiones de monte del Común, Ejea se convirtió en uno de los núcleos de población más importantes de Aragón.

El periodista y escritor del siglo XIX, José María Cuadrado, en sus “Recuerdos y bellezas de España”, escribió sobre Ejea:

“Vence Ejea en importancia a sus compañeras, cercada de frondosas alamedas junto al confluente de los dos brazos del Arba, y ostentando en anfiteatro su regular caserío, sus conventos y sus iglesias marcadas con el lábaro todavía. Entre los vascones presume haberse llamado Setia; de los moros muestra unos aljibes y la torre azuda. Por el siglo XII, Ejea fue la cabeza de una de las cinco juntas o distritos de Aragón, su recinto superior llamado la corona y poblado en 1137 por Ramiro II, era tenido por inexpugnable; y el sobrenombre que se le añadió de los caballeros, aunque no date sino del siglo XV revela la clase de sus primeros pobladores”.

A finales del XIX Ejea comenzó a roturar las tierras para la producción de cereales, mientras progresaba poco a poco con nuevas y mejores técnicas agrarias. Más adelante se desarrolló una importante industria de maquinaria agrícola.

La llegada del tren en 1912 también fue un estímulo.

Pero lo que más cambió la fisonomía y economía de Ejea fue la construcción del Pantano de Yesa y el Canal de las Bardenas, pues los regadíos permitieron aumentar considerablemente la producción de cereal y remolacha y la implantación de algunas industrias agroalimentarias.

Inscripción conmemorativa.- Inscrizión remeratiba.

Inscripción conmemorativa.- Inscrizión remeratiba.

Según un estudio de 2011 de la Universidad de Oviedo sobre la calidad de vida en los municipios españoles, Ejea está en un nivel muy alto, el (29) municipio de España y el primero en actividad y equipamiento sociocultural.

Ejea, con su territorio, fue Sekia en el 600 antes de Cristo, primer nombre que recibió de los Suessetanos, pueblo de origen indoeuropeo (celta) y englobado dentro de los pueblos íberos, se establecieron en el territorio del actual Ejea, siendo núcleo de acuñación de moneda.

Los Suessetanos sucumbieron a la invasión de los romanos en el año 184 antes de Cristo, entonces el nombre fue latinizado: Segia.

Los historiadores romanos, en un documento denominado “Bronce de Ascoli”, mencionan a nueve jinetes “segienses” reclutados en el Alto Ebro, a los que Pompeyo Estrabón les concede la ciudadanía romana, como premio a sus actividades militares junto a los romanos en la Guerra de los Aliados, el año 88 a. C., destacando la gran valor en el asedio de la ciudad de Ascoli. Era la primera vez que los romanos concedían la ciudadanía romana a guerreros extranjeros.

En época romana-visigoda le decían Egessa, y estando bajo dominio del Conde Casio con todas las tierras ejeanas y tudelanas, éste se convirtió al Islam. Durante la dominación musulmana la ciudad se denominó Siya. Xeya o Siya pertenecía a la Taifa andalusí de Saraqusta, regida por la dinastía muladí de los Banu Qasi y tuvo una fundamental importancia en la frontera entre cristianos y musulmanes.

Escudo de Ejea de los Caballeros.-Escuto d´Exeya d´os Caballers.

Escudo de Ejea de los Caballeros.-Escuto d´Exeya d´os Caballers.

En 1105 fue reconquistada por las tropas cristianas de Alfonso I el Batallador, denominándose Exea e integrándose al Reino de Aragón. En las tierras ejeanas no quedó ningún musulmán y, como el rey de Aragón quería atraer nuevos pobladores cristianos y judíos, en 1110 le concedió la Carta Puebla, haciendo la villa de realengo; le continuaron otorgando importantes fueros y privilegios.

En 1265, Jaime I el Conquistador convocó aquí Cortes, en las que terminaron de modelar la figura del Justicia Mayor de Aragón, que había de encargarse de juzgar las disputas entre monarquía y la nobleza.

En el texto del Privilegio General de Aragón de 1283, Ejea es mencionada así de esta forma: Exeya, que coincide perfectamente tanto con su etimología como con la fonética aragonesa.

Calle de Mediavilla.-Carrera Meyabilla.

Calle de Mediavilla.-Carrera Meyabilla.

En la Edad Media había poblados que se configuraron en el territorio de Ejea: Almalel, Añesa, Escornó, Fraxinet, Fraxinetello, Pilué, El Bayo, Sora, San Bartolomé y Rivas, sólo pervivió este último, los demás se despoblaron.

En 1527 el rey Carlos I de España la visitó, reafirmándole todos sus privilegios, así como el derecho de la infanzonía.

Uno de los golpes más duros de Ejea de los Caballeros fue la Guerra de Sucesión, al confirmar al perdedor para la ocupación del trono de España. Felipe V sitió Ejea en 1706, destruyéndola y prendiéndole fuego. A finales del XIX y todo el siglo XX, Ejea disfrutará de una importante transformación socioeconómica.

Aparcan el coche en los alrededores de la Plaza de España. Desde aquí inician un recorrido por la ciudad, pasando por la calle Mediavilla (Meya Billa: casa de campo, granja, aldea.) que es la calle principal del casco viejo de Ejea y que va desde la Plaza hasta la iglesia de El Salvador. Guarda una cierta fortaleza, con muchas casas de dos plantas, con buenas muestras de caserones de estilo aragonés, como la del Carlista, actual sede de la “Oficina Delegada del Gobierno de Aragón”.

06

Otras calles de los alrededores son: Falcón, del lat. Falco, -onis,

07

apellido familiar /de la abuela materna) de M. Martín, igual que el apellido (del abuelo materno) de la calle Juliana Larena,

08

ejeana y heroína de los Sitios de Zaragoza.

Ramón y Cajal, antigua calle conocida como “Barriogüesca”, que iba a la Plaza y al Arco y daba entrada a la calle la Mediavilla.

Llegan a la Iglesia de San Salvador, declarada Monumento Nacional en 1931, de estilo románico de transición hacia el gótico.

09

Parece una iglesia-fortaleza con su torre almenada.

Parte trasera de la iglesia de San Salvador.

Parte trasera de la iglesia de San Salvador.

Originariamente San Salvador era una iglesia de una sola nave; en el siglo XIV le añadieron dos capillas a cada lado del altar, las demás capillas las abrieron desde 1545 hacia delante. Dentro de la iglesia se conservan características del templo románico de transición al gótico.

Tiene un pórtico del siglo XVI con una interesantísima portada románica del taller del Maestro de Agüero.

11

La portada oeste contiene un tímpano en el centro con el crismón trinitario aragonés, sustentado por dos ángeles.

12

Detalle románico de la portalada.-romanico.

Detalle románico de la portalada.-romanico.

Torre de la iglesia de San Salvador.- Torre d´a ilesia.

Torre de la iglesia de San Salvador.- Torre d´a ilesia.

De vuelta por la calle Mediavilla camino de la iglesia de Santa María de la Corona, observan otras calles históricas: Hornico, Herrerías

Antigua calle de Herrerías hacia Plaza España

Antigua calle de Herrerías hasta Plaza España. Antiga carrera de Herrerías dica Plaza España

y Gallizo del Conde.

Rótulo de una calle de Ejea.- Retulo d´una carrera d´Exeya.

Rótulo de una calle de Ejea.- Retulo d´una carrera d´Exeya.

Como calles con nombres curiosos que no llegan a ver son la de Cantadora, Cantarería, El Cantón, Gallizo de Cantores, Carasoles, Coso, Monjas, Portaza, Puente de la Almozara, Torre de la Reina y Barrio de Zaragoza.

La Iglesia de Santa María de la Corona, románica del siglo XII,

16

está en lo alto de la localidad, en el barrio de la Corona, donde estuvo el antiguo castillo y cercana de la iglesia de San Juan Bautista. Son destacables sus formas amuralladas, fuertemente defensivas. La torre campanario fue construida en 1650; en la portada sur se mantienen el estilo románico con presencias cistercienses. La portada oeste está muy modificada y corresponde al barroco.

17

Su interior está constituido por una nave única, cubierta por bóveda de cañón apuntado. Guarda muestras de arte mueble románico, mudéjar, gótico y barroco. El ábside es poligonal y las capillas han estado abiertas a partir del siglo XV.

18

Personajes conocidos naturales de Ejea: Vicente Berdusán, sobresaliente pintor barroco de temas religiosos, y Alberto Zapater Arjol futbolista y capitán del Real Zaragoza (con el título honorífico de Ejea), M. Pérez y especialmente

Francho Pérez con Alberto Zapater (uno de ellos lleva la camiseta de fútbol del Real Zaragoza)- Un d´els con a chambreta zumbolaire d´o Reyal Z.)

Francho Pérez con Alberto Zapater (uno de ellos lleva la camiseta de fútbol del Real Zaragoza)- Un d´els con a chambreta zumbolaire d´o Reyal Z.)

su hijo Francho -que habló con él varias veces- admiran de él sus esfuerzos deportivos, su carácter aragonés, zaragocista, y de persona sincera y honesta.

20