1. INTRODUCCIÓN. LAS CINCO VILLAS

CINCO VILLAS, REINO DE LOS MALLOS Y LIMITE DE NAVARRA DEL 7 AL 13 DE MAYO DE 2013

 Este año los Zerrigüeltaires recuerdan o completan diferentes viajes a lugares de las comarcas de las Cinco Villas y Hoya de Huesca y visitar algunos desconocidos.

Cinco Villas en Aragón. Zingo Billas en Aragón.

Cinco Villas en Aragón. Zingo Billas en Aragón.

Mapa del Reino de los Mallos. Mapa d´o Raino d´os Mallos.

Mapa del Reino de los Mallos. Mapa d´o Raino d´os Mallos.

Las Cinco Villas es una comarca aragonesa situada al noroeste de la provincia de Zaragoza. Limita al norte con la comarca de la Jacetania, al sur con la Ribera Alta del Ebro, al este con la Hoya de Huesca, y al oeste con la Foral de Navarra.

Mapa de alguna ruta de las Cinco Villas. Mapa de bella rota d´as Zinco Billas.

Mapa de alguna ruta de las Cinco Villas. Mapa de bella rota d´as Zinco Billas.

Las Cinco Villas constituyen un suave plano inclinado desde los montes del Alto Aragón –las “Cinco Villas Quebradas”- hasta la llanura de la ribera del Ebro –“Cinco Villas de la Llanura”. Los ríos de la comarca, de norte a sur: Onsella, Riguel, Arba de Luesia y Arba de Biel (la Arba, al juntarse en Ejea).

Mapa de la ruta de los castillos de las Cinco Villas. A rota d´os castiellos d´as Zingo Billas.

Mapa de la ruta de los castillos de las Cinco Villas. A rota d´os castiellos d´as Zingo Billas.

Es la comarca más grande de Aragón, con 3.062,50 kms. cuadrados y su población es de unos 33.500 habitantes. Comprende las comarcas de la Alta Zaragoza y Valdonsella.

Su denominación proviene de las cinco villas históricas: Ejea de los Caballeros, Tauste, Sádaba, Sos del Rey Católico y Uncastillo.

Mapa geomorfológico de las Cinco Villas. Mapa chiomorfoloxica d´as Zingo Billas.

Mapa geomorfológico de las Cinco Villas. Mapa chiomorfoloxica d´as Zingo Billas.

La creación de la comarca está basada en la unidad territorial histórica, que proviene de los fueros y privilegios de los pobladores tras la reconquista cristiana, en los siglos XI y XII, como tierras fronterizas aglutinadas alrededor del “merinado y sobrejuntería” de Ejea.

Castillos año 1000 reino Pamplona-Nájera (blanco-cristianos; negro-islámicos). Castiellos año 1000 raino Pamplona-Naxera (blango-crestians; negro- mozlemes).

Castillos año 1000 reino Pamplona-Nájera (blanco-cristianos; negro-islámicos). Castiellos año 1000 raino Pamplona-Naxera (blango-crestians; negro- mozlemes).

La desaparición de núcleos a lo largo de la historia ha sido constante. En el año 938, además de los actualmente poblados, estaban los siguientes ya desaparecidos:

Lucientes, Sistricas, Orrio, Eliso, Tolosana, Castellón, Sibirana, Polo Vagente (Poyo del Valiente), Espasmes y Serracastella. Y siglos más tarde: Artaso, Samper, Obano, Hispaniés, Las Barreras, La Ruta, Yéquera, La Carbonera, Villaverde, Los Arcos, Almalel, Fraxineto, Fraxinetillo, San Quintín, Pedranas, Saldinera, Palomar, San Lorén, Salafuentes, Sangorrín, Montañano, Ibardués, Buzcalapueyo, Fillera, Añués, Roita, Orastre, Orbio, Acanalo, Abago, Alcherlas, Añesa, Pillué, Sora, Puilampa, Canduero, San Román, Gallinero.

El científico portugués del siglo XVII Juan Bautista Labaña, célebre en Aragón por escribir un itinerario o diario de viaje mientras recorría el territorio para realizar el conocido Mapa de Aragón, ya escribía el 11 de noviembre de 1610 esto:

Portada del libro Itinerario del Reino de Aragón de Labaña. Portalada d´o

Portada del libro Itinerario del Reino de Aragón de Labaña. Portalada d´o “Itinerario” de Labaña.

…“las Cinco Villas tienen grandes privilegios, llamándose las Villas Infanzonas, porque ningún vecino de ellas paga pecho, y todos son hidalgos, por lo que no tiene el rey en ellas ninguna renta, juntándose para tratar del gobierno de todas en común en Biota, que es lugar del conde de Aranda, para no hacer la junta en ninguna de ellas…”

En 1711 aparece por primera vez la denominación de “Cinco Villas” para todo este territorio con la reordenación de Aragón en corregimientos. Hasta 1833 en el “corregimiento de Cinco Villas” -con capital en Sos- se incluyeron otros municipios, como Ansó, Hecho, Berdún, Fago, Salvatierra de Esca y Sigüés o Agüero y Murillo de Gállego.

El escritor e historiador menorquín del siglo XIX José María Cuadrado, escribía en 1844, en el tomo dedicado a Aragón de “Recuerdos y bellezas de España”, lo siguiente respecto a Cinco Villas:

Portada libro de J.M. Quadrado. Portalada d´ixe libro.

Portada libro de J.M. Quadrado. Portalada d´ixe libro.

“…se nos presenta el prolongado y fértil distrito que toma su nombre de las Cinco Villas colocadas en fila de Norte a Sur, como otras tantas vigías en frente de Navarra.

…Sos, Uncastillo, Sádaba, Ejea y Tauste sobresalen una tras otra a la lo largo de la frontera en aquel territorio rico en trigos y ganados, y habitado por ciento y veinte pueblos, el cual empezando por escarpadas cordilleras y ondulando luego en unas suaves colinas, se dilata en fértiles llanuras hasta las márgenes del Ebro. Las cinco pobladas de muy antiguo, y como fronterizas confiadas a la custodia de nobles adalides, las cinco figurando por sus representantes en las cortes del reino entre los caballeros y no entre las universidades por distinción singularísima”.

Mapa de la Comarca de Cinco Villas. Mapa d´as Zingo Billas

Mapa de la Comarca de Cinco Villas. Mapa d´as Zingo Billas

10 Mapa de Guía de Servicios de las Cinco Villas.

Mapa de Guía de Servicios de las Cinco Villas. Guida de Serbizios d´as Zingo Billas.

La comarca de las Cinco Villas, con capital en Ejea de los Caballeros, está compuesta en la actualidad por los municipios de Ardisa -con las pedanías de Sierra de los Blancos y Casas de Esper-, Asín, Bagüés, Biel -con la pedanía de Fuencalderas-, Biota -con la pedanía de Malpica de Arba-, Castejón de Valdejasa, Castiliscar, Ejea de los Caballeros -con las pedanías de Bardenas, El Bayo, El Sabinar, Farasdués, Pinsoro, Rivas, Santa Anastasia y Valareña-. Erla, El Frago, Isuerre, Layana, Lobera de Onsella, Longás, Luesia, Luna -con las pedanías de Lacorvilla, Junez y Lacasta. Marracos, Navardún –con las pedanías de Gordués y Gordún-. Orés, Las Pedrosas, Piedratajada, Los Pintanos -con las pedanías de Undués-Pintano y Pintano-. Puendeluna y Sádaba -con la pedanía de Alera-. Sierra de Luna, Sos del Rey Católico- con las pedanías de Barués, Campo Real, Castillo Barués, Mamillas, Novellaco y Sofuentes. Tauste -con las pedanías de Sancho Abarca y Santa Engracia-. Uncastillo, Undués de Lerda, Urriés y Valpalmas.

Pueblos de las Cinco Villas. Lugars d´as Zingo Billas

Pueblos de las Cinco Villas. Lugars d´as Zingo Billas

Poblada desde la Prehistoria, durante la Antigüedad la comarca fue territorio fronterizo de distintas culturas. Hacia el 600 a.C. un pueblo celta de origen indoeuropeo, -los Suessetanos- ocupa el territorio.

Zona de Hispania ocupada por los indoeuropeos. Recuadro las Cinco Villas. Zona d´Ispania acupata por os induropeyos. En o cuatrón as Zingo Billas.

Zona de Hispania ocupada por los indoeuropeos. Recuadro las Cinco Villas. Zona d´Ispania acupata por os induropeyos. En o cuatrón as Zingo Billas.

En el siglo II a. C. la comarca es ocupada por los vascones y seguidamente vive un auge tras la conquista romana, con gran impulso de la agricultura cerealista.

11 Las vías romanas del noreste peninsular.

Las vías romanas del noreste peninsular. As biyas romanas d´o noreste peninsular.

Más adelante serán los musulmanes, más urbanos, quienes sentarán las bases del regadío.

En el siglo IX y durante casi doscientos años la comarca es dividida entre norte cristiano y el sur musulmán.

Tras la conquista cristiana de los siglos XI y XII las Cinco Villas adquieren sus rasgos más importantes, con fueros repobladores y creando un espacio de realengo y con privilegios que impulsan el adelanto urbano.

Documento del Fuero de Ejea a Castiliscar. Decumén d´o Fuer d´Exeya

Documento del Fuero de Ejea a Castiliscar. Decumén d´o Fuer d´Exeya

La comarca, ya en manos aragonesas, tuvo importante función defensiva frente al enemigo navarro, de la que dan testimonio sus abundantes castillos y torreones.

En los siglos posteriores hay una ralentización económica con un pequeño avance de la ganadería en el siglo XVI.

En el siglo XIX se agrava la economía a raíz de la escasa industrialización. A finales de siglo y principios del XX, en el sur de la comarca y tras la Desamortización de los montes y dehesas, cambian del modelo pastoril al de los cereales.

Desde finales de los años 50 del siglo XX hay una decidida voluntad de progreso, impulsando los regadíos gracias al Canal de las Bardenas, con pueblos de colonización y desarrollando la industria.

Mapa de las Cinco Villas (Marcelino Cortés V.). d´as Zingo Billas.

Mapa de las Cinco Villas (Marcelino Cortés V.). d´as Zingo Billas.

El ciclo ganadero y agrícola en las Cinco Villas ha establecido varios festejos y rituales en los que se celebran ceremonias implorando a los santos locales para garantizar la cosecha.

Como ejemplo de coplas relacionadas con labradores y pastores:

“Soy nacido en casa campo / y criado entre la hierba, mira si no he de saber / el de sí que da la tierra”.

“Labradorcico lo quiero / que venga del campo tarde, / con l’albarquera rastrando / y la cara de vinagre”.

“Por la mañana galbana / a mediodía calor, / por la tarde riñonera, / no quiero ser segador”.

“Ya vienen los segadores / de segar de las riberas / con la camisa espiazada / y la bolsa sin moneda”.

“Cuando da vueltas el sol, prepara la dalla y deja el tizón”.

“En la esquina de un corral / cantaba un bacibero: / ¡qué buenas migas haría / si tuviera pan y sebo”.

Portada libro tradición oral Cinco Villas. Portalada d´ixe libro.

Portada libro tradición oral Cinco Villas. Portalada d´ixe libro.

Del invierno el fuego es el principal protector, presente en la Troncada del hogar en Nochebuena; y en las calles, con muchas hogueras celebrando las Fiestas de San Antón, San Sebastián, San Babil y Santa Águeda, en donde asan chorizos y morcillas.

En la víspera de Reyes hacían “el reinau”, que era un sorteo para unir mozos y mozas con bailes, canciones y comidas.

Durante Carnavales los críos van por las calles haciendo ruido con “esquilazos”, y algunos de los grandes van disfrazados de “mascaretas” (cara tapada), y “esquilones” (enhollinados, con cuernos y esquilas en la espalda que golpean rebotando todo el cuerpo).

El domingo de Pascua comienzan las fiestas de la primavera.

El 1 de mayo los quintos plantaban el “mayo” en la plaza, normalmente un chopo, en el que colgaban algún regalo para el que consiguiera subir.

Este mes y el de junio son de rogativas y romerías a las ermitas, demandando agua a vírgenes y santos.

En el solsticio del verano se celebra la noche mágica de San Juan. La costumbre es “sanjuanarse” en una fuente o río; enramadas en las casas con muchachas y hacer hogueras y bailes.

Hay un ritual respecto a las verrugas y grietas en la piel: el “paso del quebrau”, en el que pasan un niño herniado por el medio del tronco hendido de un árbol.

Y al final del verano, las fiestas de la “cosecha”, con procesiones, rondas, juegos, y así, así.

En la “sanmigalada”, tienen tradiciones como la Noche de Difuntos, cuando repican a muerto y encienden velas dentro de calabazas agujereadas (“calaveras”), y ponen velas en casas y calles.

Antiguamente los críos tenían la costumbre por estas fechas de descabezar un gallo.

Se recuerda este dicho:

“El rosario de la madrugada es para los que no tienen pan; / que los ricos están en la cama / para que el relente no les haga mal”.

Una adivinanza muy conocida es esta:

“Adivina, adivinalla:

¿quién puso los huevos en la palla?

La gallina.

¡mierda pa’l que la adivina!”.

Portada del libro Toponimia de las Cinco Villas de Marcelino Cortés Valenciano. Portalada d´ixe libro.

Portada del libro Toponimia de las Cinco Villas de Marcelino Cortés Valenciano. Portalada d´ixe libro.

Muestran algunas partidas o topónimos de las Cinco Villas relacionados al aprovechamiento y configuración del terreno, agua, vegetación, agricultura y ganadería:

“Aliagares, Artaso, Artos, Cajical, Carrascal, Centenal, Espartal, Estepar, Ginebral, Linares, Manzanera, Nogueras, Romerales, El Sabinar, Sarda, Soto, Valtriguera, albinuelo, Calcina, Cantal, Cantera, Corona, Garganta, Loma Roya, Mejana, Paco, Salobrares, Saso, Abejares, Melero, Boyeral, Batán, Barrera, Carbonera, Corraliza, Cubilar, Contadero, Pila Alta, Pesquera, Agua Salada, Badina, Balsa, Calda, Estanca, Forcallo, Fuensalada, Batán, Salada, Carbonera, Hospital, Lavadero, Mina, Salina, Salsas, Estanco, Molino, Molinar, Neveras, Norias, Muga”.

Respecto a la lingüística, durante la antigüedad, en el territorio de las Cinco Villas se reunieron las tres lenguas del noreste peninsular: ibérica, céltica y vascona. Después la romanización unificó la comarca con el latín.

Mapa lingüístico Cinco Villas marcado por Pirineo y el valle del Ebro. Mapa lingüistica Zingo Billas embastidada por Pirinés y Bal d´Ebro.

Mapa lingüístico Cinco Villas marcado por Pirineo y el valle del Ebro. Mapa lingüistica Zingo Billas embastidada por Pirinés y Bal d´Ebro.

Del siglo X hacia adelante la frontera entre cristianos y musulmanes creó diferencias entre las variedades lingüísticas de romance en el norte y el sur de dicha frontera.

Desde finales del siglo XV se produce la lenta castellanización del territorio.

Actualmente las Cinco Villas es una comarca castellanohablante, pero en las Altas se mantienen rasgos característicos del aragonés que se habló hasta hace pocas décadas. Por contra, en las Bajas, los aragonesismos son menos frecuentes y el idioma más castellanizado.

 Artículo de M. Martín en revista Fuellas 1. El Aragonés en las Cinco Villas. Articlo de M. Martín en rebiesta Fuellas 1. L'Aragonés en as Zinco Billas.

Artículo de M. Martín en revista Fuellas 1. El Aragonés en las Cinco Villas. Articlo de M. Martín en rebiesta Fuellas 1. L’Aragonés en as Zinco Billas.

Artículo de M. Martín en revista Fuellas 2. El Aragonés en las Cinco Villas. Articlo de M. Martín en rebiesta Fuellas 2. L'Aragonés en as Zinco Billas.

Artículo de M. Martín en revista Fuellas 2. El Aragonés en las Cinco Villas. Articlo de M. Martín en rebiesta Fuellas 2. L’Aragonés en as Zinco Billas.

En la Val d’Onsella y las poblaciones de Uncastillo, Luesia, Biel, Fuencalderas, Bagüés, El Frago, Ardisa, Puendeluna… mantienen un amplísimo léxico, sobre todo agrícola, ganadero, de plantas y animales, y los siguientes rasgos aragoneses.

La acentuación grave en las esdrújulas (pajaro).

Fonética: la preposición ‘de’ se transforma en ‘i’ detrás de un complemento del nombre terminado en vocal (camino i Tauste), o desaparece a veces si el complemento del nombre comienza por consonante (la casa l’alcalde); se mantienen las sordas intervocálicas (rete) y algunas oclusivas sonoras intervocálicas (rader); la f- inicial se conserva en algunas voces (fogaril).

El digtongo ei- se reduce a ‘e’ (trenta). Las G y J latinas iniciales se convierten en CH (chinebro).

Morfología: la i- analógica en la primera persona del singular de los verbos (comíai).

Prefijos: des>es: (espelletar)

Portada libro Al Límite de F. Romanos. Portalada d´ixe libro.

Portada libro Al Límite de F. Romanos. Portalada d´ixe libro.

Muchos viejos conocen los artículos aragoneses o-os-a-as (as calles, o libro), igual que la forma ‘ye’ (ye majo) o el imperfecto –eba (teneba) y la partícula en- (m’en boi). Se mantiene el género distinto de algunas palabras (el rete) (la fin).

Del elaborado e interesantísimo libro “Vocabulario General de las Cinco Villas de Aragón” de Octavio Sierra Sangüesa, (Zaragoza, 2003) eligen algunos vocablos y expresiones aragonesas comunes en la comarca:

Abonico, Abugar, Acantaliar, Acarrazar, Aclocárse, Acollonar, Acotolar, Aguatilar, Aivadiái, Alcorzar, Alfendoz (regaliz), Aloda, Amallancar, Amprar, Antes más, Antimás, Arto, Astral, Badina, Barella, Batiaguas, Biso, Boira, Boque, Brolla-Fulla-Trobo (mentira), Bucho, Cachipurriano, Cadira, Caligüeco, Camamila, Carrañar, Cirigüello, Coflárse, Colgallo, Corroncho, Costumbre (el), Cuacar, Cucar, Cudia!, Chemecar, Cheminera, Chilo, China-Chana, Chinipro, Chiquío, Chordiga, Chulla, Churdiga, Dorondón, Empantullo, Enronar, Entibo, Enzurizar, Escandallo, Espedera, Falcón, Fato, Ficazio (poner), Fito fito, Fozín, Fogaril, Formiguero, Fosqueta, Garrofa, Gayata, Glarima, Gosar, Gramar, Güeltas, Ligardón, Luna, Macatruello, Mallacán, Márguin (la), Martingala, Masto, Melico, Mesache, Molinico de poca agua, Ñarro, Orache, Paco, Pando, Pelendengues, Pingallo, Pintacoda, Plaitiar, Quiticlera, Rezinglar,Refitoliar, Reglotar, Remerar, Ringlera, Sábelo (a), Sacre, Tastináu, Terratiemblo, Tozalico, Tresmallo, Ulor, Usín, Zagalón, Zaica, Zancarrón, Zangolotiar, Zaramandungáz, Zarracatralla, Zarrapita, Zunzurruniar”.

Portada libro Vocabulario de las Cinco Villas de Octavio Sierra Sangüesa. Portalada d´ixe libro.

Portada libro Vocabulario de las Cinco Villas de Octavio Sierra Sangüesa. Portalada d´ixe libro.

También del mencionado libro “Vocabulario General de las Cinco Villas de Aragón” de Octavio Sierra Sangüesa, (Zaragoza, 2003) seleccionan algunos dichos, coplas y motes de los pueblos de Las Cinco Villas:

“Para la oveja, el mardano; para la cabra, el segallo”.

“Andar más templau que el cierzo”.

“Vivir como un obispaz”.

“Ciego como un perdigacho”.

“Ser más preto que una cerolda”.

“Cielo a montoncicos, agua a capacicos”.

“Ser más vivo que la coda de un esgardacho”.

“El que no acude a la canalera, acude a la casa entera”.

“Marzo marciaba, / Abril acantaliaba, / en Mayo, las pieles / al sol se secaban”.

“Más vale agua de Mayo, que todo el chipi-chape de invierno”.

“Ser un chorro y colar”.

“Paize un cordero estozolau”.

“Ponerse el estómago como un saco y boira”.

“Andar como fillesno, en chichetas”.

“Tener os pies como adobas”.

“Pas que”

 “El sobrinico el cura / se está esmaliciando, / ayer le dijo a su prima: / ¡qué gordica te estás pusiendo!”

“En tu puerta planté un pino / y en tu ventana, una higuera; / pa que cojas los higos / “morrazos de laminera””

“Todos los cucos, recucos / cantan en la primavera / y el cuco de mi marido / debajo de la cheminera”.

“O moquero que te trujei / si no te lo hubiai trujido / no t’ibas casau con yo / ni moquero hubiás tuvido”.

“Comarca de Cinco Villas / de Valareña a Marracos, / de Santa Engracia a Pintano, / desde El Frago a Figarol, / todos tus pueblos cantamos: / Sádaba, Uncastillo y Sos, /

Tauste, Ejea, Cinco Villas”.

Y éstas: “Cinco Rosas, Cinco Villas / son un rosal de Aragón, / que son Uncastillo y Tauste, / Ejea Sádaba y Sos”.

“Mi padre es de Cinco Villas, / mi madre de Albarracín, / yo nací en el mismo Huesca: / ¿Soy aragonés, o sí?

– “En Ejea icen “untra” y “ñautra”; / en Uncastillo,”mocé”; / en Sádaba, “modorro”; / en Tauste, “ñay, pues”.

– “Por Ejea se va a Rivas, / de Rivas a Farasdués, / de Farasdués al Pantano / y en Biota, me enamoré”.

“Lechacinos los de Ruesta; / Canterudos los de Tiermas; / Boiras y Pleitistas los de Artieda; / Sopicones, Sopones y Balloqueros los de Sos; / Calduchos los de Sangüesa; / Enchargaus los de Uncastillo; / Mosquitos y Desdentaus los de Luesia; / Modorros y Balluecas los de Sádaba; / Narigudos y Champelones los de Sigues; Pinatenses y Balloqueros los de Pintano; Berzas blancos y Momios los de Undués-Pintano”.

“Carachos los de Sierra de Luna; / Jautos y Rompedores los de Valpalmas; / Tripudos los de Erla; / Albarderos los de Luna; / Pelaires los de Biel; / Brujos, Tripudos y Faranduleros los de Farasdués; / Balloqueros los de Ejea”.

Otros motes del resto de pueblos de la comarca son: “Fafumaus los de Ardisa; / Escarcicos los de Arrés; / Ranuecos los de Urriés; / Chapuceros y Socarracristos los de Asín; / Mulatos y Canalizos los de Berdún; / Caracoleros los de Navardún; / Gabachos los de Isuerre; / Cucos los de Lacorbilla; / Turcazos los de Larués; / Batuecos los de Layana; / Pelaus los de Esco / Cascabeles los de Lerés; / Lobos los de Lobera de Onsella; / Peceros los de Longás; / Carboneros los de El Frago / Balloqueros los de Marracos; / Mosqueteros los de Martes; / Matraleros y Madrileños los de Mianos; / Segallos los de Bagüés / Trimulos los de Castiliscar / Narigones, Legañosos y Parriceros los de Orés; / Riberanos los de Rivas; / Batuecos los de Luna; / Cascantes los de Las Pedrosas; / Caterros y Cotorros los de Piedratajada; Güesarrallos los de Puendeluna.

Portada del libro Vida de los pastores de Ejea. Portalada d´ixe libro.

Portada del libro Vida de los pastores de Ejea. Portalada d´ixe libro.

Para terminar esta introducción, del extraordinario libro “La vida de los pastores de Ejea” de Antonio Beltrán Martínez (Zaragoza, 1989) eligen algunos dichos, jotas y frases típicas de la comarca recogidas por Félix Sumelzo:

“No trabajes tanto hijo mío que no tendrás tiempo de hacerte rico”.

“Bragueta abierta barrunta fiesta”.

“Aprende hijo a sumar y multiplicar que la vida te enseñará a restar y dividir”.

“Si el que paga descansa como descansará el que cobra”.

“Que no digan que eres traidor como badina con berrunas”.

“Siempre hay consuelo, perdimos la burra y hallamos el ramal”.

“Antes voy a sacar ruejos del Arba”.

“Los besos y los arramucos la ilusión de los viejos”.

“El cura de un pueblo sentenciaba: haced lo que yo os digo, pero no hagáis lo que yo hago”.

“Hi pasau el río a nado / y también la Valareña / sólo por venir a ver / los ojos de mi morena”.

“En las eras de mi pueblo / cantaba un día una moza / que bien se avientan las penas / con el aire de la jota”.

“En todo el río Martín / ni en la ribera del Ebro / hi visto mejor pañuelo / ni mejor mata de pelo”.

Y algunas palabras curiosas de las que figuran al final de dicho libro:

“Aborral, Agozo, Ansillera, Boque, Buaira, Capitierra, Conticero, Escurruchar, Ferréo, Fitero, Garballa, Jaciente, Muidera, Pesqueire, Salón, Testajo…”.

Respecto al viaje mencionado para esa semana del mes de mayo, ya habían hecho con antelación el 23 y 24 de marzo un pequeño recorrido por algunas de estas localidades de las Cinco Villas, comenzando por Tauste.

 

Anuncios