16. CANTABRIA (TOPONIMIA – HABLA) – MUSEO DE ALTAMIRA. SANTILLANA DEL MAR

El topónimo Cantabria proviene de la raíz céltico-indoeuropea ‘cant’, relacionado con palabras cántabras como canta (roca), cantu (reborde o cumbre peñascosa), cantil (acantilado), junto con el sufijo ‘abr’, con el significado de “los que habitan en las rocas”; o del celta ‘briga’: altura, roca fortificada’.

01

Mapa de una zona de Cantabria. – D´una redolada de Cantabria.

El Ducado de Cantabria fue creado durante el reinado de Ervigio (680-687) y debía abarcar los territorios de la antigua Cantabria prerromana y romana al norte de la zona cantábrica, desde el río Sella hasta una frontera oriental vasca. Los visigodos organizaban el territorio en ducados y los duques sus dueños.

Hasta el norte de la Península Ibérica no llegó la invasión árabe iniciada el año 711; en el territorio ástur-cántabro constituyeron un foco común de resistencia, después del matrimonio de Alfonso (hijo de Pedro, duque de los cántabros) con Hermenegilda, la hija de Pelayo.

Desde entonces, el destino de los cántabros quedó vinculado primero con el desarrollo del Reino de Asturias, y después se repartieron, quedando la zona occidental pendiente del Reino de León y la oriental del Condado de Castilla y el Reino de Navarra, para incorporarse en el siglo XII al Reino de Castilla.

Del siglo VIII al XV Cantabria desapareció como nombre corriente, siendo denominada “La Montaña”. Consecuentemente “La Montaña” tomará con el tiempo el matiz de “vieja Cantabria”, la ancestral. El término “montañés” equivaldrá a “cántabro”, pero con matices folclóricos, como más tradicionales.

El nombre con el que se conoce a Cantabria fuera de la Comunidad, La Montaña, es empleado por los habitantes de los valles del interior para referirse a zonas menos montañosas, las cercanas al mar.

02

Monumento histórico de Cantabria. – Molimén estorico de Cantabria.

Aunque la Cantabria medieval pasó pronto del espacio astur-leonés hacia el reino de Castilla, en Cantabria se ha mantenido un mayor sentimiento de afinidad etnográfica y geográfica con Asturias; todavía en 1916-1917 la selección de jugadores de fútbol de estas dos comunidades será conocida como “Selección Cantábrica”.

Hace unos años era muy común decir “Del Sella al Nervión, Cantabria es nación”.

(Algunos de estos últimos datos han sido obtenidos de un trabajo de fin de “máster” de Diego San Gabriel López, de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Cantabria, con el título “El corónimo Cantabria y el gentilicio cántabro en la contemporaneidad desde un enfoque de historia conceptual”).

En Cantabria el idioma hablado en la Edad Media y hasta hace quizás 200 años era ”el asturleonés”. Aunque, casualmente, la zona en la que acaban de estar en la comarca Campoo-Los Valles es de idioma castellano de toda la vida, pues su población es de etnia castellana y pertenecían a Palencia hasta 1833.

En 1906, el filólogo e historiador Ramón Menéndez Pidal adscribió el patrimonio lingüístico cántabro al leonés en su variante oriental, (ahora conocido como asturleonés). El occidental es hablado desde el ríó Purón –en Asturias- hasta el limítrofe de aguas entre los ríos Besaya y Pas.

El oriental desde aquí hasta el río Asón.

03

Un caballo cantabrón.

A veces a esta lengua, el cántabro, le denominan también “montañés”, igual que le dicen “bable” al asturiano o “fabla” al aragonés. Esto suele suceder porque antes estas lenguas lenguas minoritarias las tenían por impropias.

Muestran una buena selección de vocablos cántabros del libro “Primer Diccionario Castellano-Cántabro”, de Marco A. Robles Bárcena.

Estaciones: Primovera y Primovel, Branu, Tardíu, Tardiegu o Toñá, Iviernu o Hibiernu.

Meses: Heneru, Jebreru, Cebreru o Correnderu, Marzu, Abril, Mayu, Juniu, San Juan o Mes de Praos, Juliu o Santiagu, Agostu, Sitiembri o Jitiembri, Utubri, Nuviembri, Diciembri.

Días de la semana: Lunis, Martis, Miérculis, Jueves, Viernis o Vienrris, Sábadu, Dumingu.

El Día: Hui, o Güi, Ier, Antier o Entardayer, Anochi o Anuechi, Antanochi o Anterdanochi, Pasaú.

Partes del Día: L’albiar, El Pardiar, Enclarar, L’Escurecer, De Nochi Ciegu.

Momentos del Día: La Madrugá, La Mañanuca, La Miudía o Meyudía, La Tardi, La Tarduca, La Noche.

La Hora: Hora, Minutu, Sigundu.”

04

Diccionario cantabrón. – Dizionario cantabrón.

Otras vocablos elegidos del Diccionario Castellano-Cántabro:

Abuela: Güela. Acordarse: Alcordasi. Acordeón: Curdión. Adentro: Drentu. Agujero: Juracu. Ahora: Agora. Alguno: Dalgunu. Ardilla: Esquilu. Asombrado: Apasmáu. Bochorno: Caluriza. Caballo: Catrupeu. Caminar: Cambalar. Cascada: Churrota, Saltu. Chaparrón: Plubión. Charlar: Parlar. Chorizo: Churizu. Columpiarse: Isculumpibiasi. Comenzar: Escomenzar. Derrumbar: Esborrebar. Después: Dimpués. Día: Diya. Diccionario: Parabreru. Enfermedad: Malera. Escurrir: Acullar. Flaco: Esgandiáu. Fuente: Juenti. Goloso: Lambiana. Guadaña: Dalle. Indiscreto: Lengüeteru. Jersey: Gambitu. Lago pequeño: Lláu. Leche: Lechi. Llorar: Glarimear. Luna nueva: Luna muerta. Maestro: Mastru. Maizal: Panizal. Médico: Fisicu. Mote: Llamatu. Mozo: Chicu. Niebla que viene del mar: Cierzu. Nogal: Cucunal. Nuez: Cuca. Ojo: Güeju. Orinar: Churrar. Oso: Josu, Osu. Pajar: Payu. Quién: Quin. Redondo: Ruondu. Respirar: Alendar. Riachuelo: Regatu. Río: Riyu. Rodear: Arrudiar. Rojo: Ruyu. Santander: Jantande. Silbar: Chiflar. Tejón: Tasugu. Tijera: Estijera. Tiza: Clearón. Torcer: Zambear. Urraca: Picaza. Vaca: Brisca. Vuelta: Arronda. Vueltas en camino en pendiente: Retuercas. Zurdo: Escardañu.

Transcriben algunos dichos en cántabro:

Niebla en Peña Sagra, a las 24 horas agua.

Cuandu el sol se recata, güen día cata.

Niebla nel cerezu, agua jasta’l piscuezu.

Cierzu en raya, sol mañana.

Cuandu la Peña Cabarga se pon el sombreru, lluevi n’Astilleru.

Cuando la niebla toca la Toja, toa Liébana se moja.

Febrerucu es cortu, pero tien más de locu.

Engordar el chon la víspera del matacíu.”

Por la autovía Cantabria-Meseta (A-67) llegan a los alrededores de Torrelavega, donde paran a comer junto a una rotonda cercana; por cierto, a los de Torlavega les dicen “Portugueses”.

Al terminar de comer, marchan hacia el Museo de Altamira, por la carretera CA-133.

 La Cueva y el Museo de Altamira se encuentran a 2 kms. de Santillana del Mar.

Declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1985, la cueva de Altamira se cerró definitivamente al público en el año 2002.

05

El descubridor de Altamira. L´escubridor d´Altamira.

Fue descubierta por un cazador en 1868 y más tarde estudiada y excavada por Marcelino Sanz de Suntuosa y por los principales prehistoriadores del Paleolítico, consiguiendo sus contenidos el reconocimiento mundial como auténticas piezas excepcionales.

06

El mismo descubridor de Altamira. -O mesmo escubridor.

Altamira (del latín: “ALTA MIRA”: atalaya, vistoso) es un agujero natural en la roca en la que se han mantenido a lo largo de casi 300 mts., 150 pinturas y grabados de arte rupestre del Paleolítico Superior. Estuvo habitada desde hace unos 35.000 años hasta hace 13.000; cuando, la entrada principal se derrumbó. Eso permitió desde entonces y durante tanto tiempo la conservación y frescura de sus pigmentos.

07

Pintura de Altamira. -Pentura d´Altamira.

Contiene en sus salas grabados y pinturas policromas, negras, rojas y ocres que representan animales como bisontes, caballos y ciervos; figuras y dibujos figurativos de manos y signos.

08

Bisonte de Altamira. – Auroch d´Altamira.

Con la prioridad de preservar la Cueva en el mejor estado, la cerraron al público y procedieron a hacer el Museo de Altamira. Éste abrió en el año 2001 a pocos metros de la gruta, y conteniendo una réplica exacta a tamaño natural de la sala del Gran Techo Policromo de Altamira, o sala de los bisontes, con sus pinturas prehistóricas, y una exposición permanente sobre el arte rupestre de Cantabria y cómo era la región en aquellos tiempos prehistóricos.

09

Los Zerrigüeltaires en la puerta del museo de Altamira. – Os Zerris en a puarta d´o museyo Altamira.

Tienen suerte de poder ver enseguida el Museo, con visita guiada de la copia de la Cueva de Altamira; les han explicado muy bien y consideran que ha sido muy interesante.

A continuación, ven la exposición permanente en la que se muestran las colecciones arqueológicas (420 objetos) procedentes de diferentes yacimientos y cuevas de Cantabria (El Castillo, Las Monedas, Morín, Rascaño, Salitre, Chufín, El Juyo, La Pila), y, sobre, todo los de la propia cueva de Altamira, desde 1878 hasta 2010.

A la salida, dan un pequeño paseo por los alrededores de la cueva de Altamira

Salen hacia la población de Santillana (2 kms.).

Santillana del Mar, (topónimo que deriva del antiguo monasterio de ‘Santa Juliana’) es una localidad situada en la comunidad autónoma de Cantabria, en la comarca Costa Occidental, en una hondura que la incomunica visualmente del mar, tiene unos 1.000 habitantes -4.215 -incluyendo los diez pueblos en las que consta el municipio-, está a 82 mts. de altitud y a 31 kms. de la capital de la Comunidad, Santander.

Está considerado uno de los pueblos más bonitos de España.

10

Una calle de Santillana. -Una carrera de Santillana.

El nombre original de Santa Juliana, proviene de Sancta Iiuliana, Sancta Illana la mencionaban ya en 1228.

Dicen que Santa Juliana fue una cristiana que sufrió martirio en Asia Menor, en tiempos del emperador Diocleciano. Sus restos llegaron a estas tierras, después de un largo peregrinaje, para terminar en una ermita asentada por unos monjes en el siglo IX, que más tarde se transformó en un monasterio con el apoyo de privilegios reales, como el de Fernando I en 1045 cuando le otorgó el primer fuero, y de donaciones de nobles, consiguiendo un amplio dominio señorial y convirtiendo la abadía la más importante de la Cantabria medieval.

11

Un balcón de trastes.

El lugar que ahora ocupa Santillana del Mar se denominó Planes, según documento latino del año 980: “baseleca Sancta Luliana locum qui dicitur Planes”. Podría provenir del latín ‘planum’, como lugar llano despejado (aunque entonces el monasterio no estaba junto al lugar). Este topónimo en castellano habría evolucionado: “Llanes”.

12

Balcón y tienda en Santillana. -Balcón y botiga.

Alfonso VII concede en 1209 un nuevo Fuero a Santillana y el estatuto como villa. El Merino era el representante del rey en la villa, como capital de la “Merindad de las Asturias de Santillana”, una de las 13 que constituían el reino de Castilla.

En 1445, el rey castellano Juan II concede a los Duques del Infantado el señorío de la villa. Durante la Edad Moderna las “Asturias de Santillana” se incorporan a la jurisdicción del “Corregimiento de las Cuatro Villas”, encabezado por Laredo.

13

Otra calle de Santillana. – Unatra carrera.

Hace tanto calor que lo que más les apetece, antes de visitar la población, es estar resguardados viendo una exposición en el Palacio Peredo-Barreda, casualmente hoy han inaugurado una de fotos titulada “Ouka Leele. Inédita”, con 64 obras de la fotógrafa Ouka Leele, “Premio Nacional de Fotografía” en el año 2005.

Les ha gustado mucho, pero sobre todo lo bien y fresco que estaban dentro.

14

Balcón del ayuntamiento de Santillana. – Balcón de Casa La Billa de Santillana.

Dan un tranquilo paseo por la pequeña y bella Santillana, la cual ha mantenido la configuración típico medieval, con casonas de piedra con alero volado y balcones de madera, edificios barrocos con escudos adosados, torres defensivas y calles empedradas. Las dos calles principales terminan en la Colegiata.

15

Colegiata de Santa Juliana. -Colechiata.

16

Los Zerris delante de la Colegiata de Santillana. – Debán d´a Colechiata.

En el siglo XII edificaron la actual iglesia románica, que se transformará en Colegiata.

17

Colegiata de Santa Juliana del siglo XII con fachada de piedra dorada. -D´o sieglo XII con frontera de piatra dorata.

En el siglo XIII se construyeron el claustro románico con motivos de animales entrelazados, temas alegóricos y evangélicos, lacerías y vegetales geométricos.

18

Claustro de los siglos XII-XIII con bellos capiteles de la Colegiata de Santillana del Mar. – Claustro de ros sieglos XII-XIII con polius chapistels d´a Colechiata de Santillana del Mar.

En el siglo XIII la calle principal le decían “la rúa del Rey”, ahora dividida en tres: Carrera, Cantón y del Río; saliendo de la colegiata y a lo largo de dicha calle, iban edificando torres, casas, plazas, corrales y calles como la de Santo Domingo y Juan Infante. En Santillana no hubo murallas, pero si casas nobles con forma de torres para resistir posibles ataques, como la de don Borja de finales del XIV,

19

Torre Don Borja, del siglo XV. Posteriormente se adhiere una casona con soportal y balcón corrido. – Torre Don Borja de ro s. XV. Dimpuesas l´apegón un casal con porchegato y balconata luanga.

la torre de Velarde construida a mitad del siglo XVI y la torre gótica del Merino, que la hicieron un poco más alejada, en la actual plaza de Ramón Pelayo.

20

Torre del Merino, construcción militar del siglo XIV, del representante del rey en la villa. – Torre del Merino, costruzión melitar d´o s. XIV, d´o ripresientán reyal en a billa.

Entre finales del XVI y principios del XVII se edificaron la mayoría de las casas conservadas hoy.

En el siglo XVII se erigieron dos conventos de Dominicos en los alrededores de la villa.

En casi todas las tiendas, que hay muchas, venden sobaos, pasiegos, quesadas, orujos, anchoas, y un buen surtido de souvenirs.

Bien cerca de la Colegiata, compran en los bajos de “Casa Quevedo” un vaso de leche fresca y fría con un trozo de quesada para cada uno y las comen por la calle, pero nada más terminarlas, repiten. Martín cuenta que a veces su madre dice la expresión: “esto es media vida”, la verdad es que los dos afirman lo mismo: la primera vez la mezcla de leche y quesada, les entra de maravilla,…y la segunda, también.

21

Casas de los Cossio y Quevedo, en cuyos bajos tomaron los Zerris leche fresca y un poco de quesada. – Casas de los Cossio y Quevedo en lurs baxeras prenión os Zerris leit frida y una mialla quesada.

Es conocido este dicho que M. Pérez conoce de la primera vez que estuvo por aquí, en 1986, cuando le contaron que era el pueblo de las tres mentiras: “Santillana del Mar, ni es santa, ni es llana, ni tiene mar”. Como dice la leyenda “que una doncella muy católica, casada a la fuerza por su familia, se escapó de su casa porque quería mantenerse pura y se escondió en los montes donde hoy está Santillana del Mar, porque la doncella ni era tan santa, ni la población es llana ni tampoco tiene mar.

La verdad sea dicha, una parte del término municipal si que está junto al mar.

Iñigo López de Mendoza (1398-1458), primer marqués de Santillana -título concedido por el rey castellano Juan II -fue un militar y poeta del prerrenacimiento. Se formó literariamente en la corte aragonesa, accediendo a los clásicos del humanismo y la poesía trovadoresca. Aquí hizo amistad con los Infantes de Aragón.

En. “El Moncayo de 2009”, capítulo 2, ya mencionan una de las “Serranillas” del Marqués

(https://oszerrigueltaires.wordpress.com/2008/05/08/2-el-moncayo-fuente-de-inspiracion-literaria/).

22

Poesías del Marqués. – Poyesías d´o Marqués.

Del libro “Poesías” del Marqués de Santillana, Edit. Fama, Barcelona, 1953, eligen el soneto número 13, referido al rey de Aragón Alfonso V:

“Calla la pluma e luze la espada / en vuestra mano, rey muy virtuoso; / vuestra excelencia non es memorada / e Caliope fuelga e ha reposo.

Yo plango e lloro non ser comendada / vuestra eminencia e nombre tan famoso, / e redarguyo la mente pesada / de los vivientes, non poco enojosos; / por que non cantan los vuestros loores / e fortaleza de memoria digna, / a quien se omillan los grandes señores, / a quien la Italia soberbia se inclina.

Dexen el carro los emperadores / a la vuestra virtud quasi divina”.

El filósofo y escritor José Ortega y Gasset comentaba sobre Santillana:

“Santillana del Mar, con su aspecto de antigua decoración de teatro, hecha para delante se reciten décimas sin parar, nos mueve a buscar una compensación en la cueva de Altamira”.

Después de visitar Santillana del Mar, se dirigen a dormir hacia Comillas por la CA-131 (16 Kms.). Por el camino les coge una tormenta de viento, seguramente relacionada con la calorina, y al llegar a Comillas ya comienza a llover.

Anuncios