12. OÑA

Oña (derivaría de la forma céltica reconstruida “ONNA”, que significa ‘fresno’, o derivado del prerromano con expresión de ‘río’ o ‘corriente de agua’, e incluso: “poblado construido a pie de monte”, entre otras opiniones) es una villa situada en la comunidad autónoma de Castilla y León, al norte de la provincia de Burgos, dentro de la comarca de La Bureba, y enclavada a los pies de los montes Obarenes; surcada por el río Oca, afluente del Ebro, tiene 1.124 habitantes, está a 598 mts. de altitud y a 64 kms. de Burgos capital.

01

Mapa de Oña y alrededores.- Mapa d´oña y arredols.

02

Monasterio de San Salvador de Oña.- Monesterio de San Salvador de Oña.

La propia fundación de la villa está ligada a diversas leyendas como la de San Iñigo y los náufragos de Oña. En 1029 el señorío de Oña pasa a Sancho el Mayor de Navarra, y es en vida de este monarca cuando aparece la figura del abad San Iñigo, cuyas reliquias son veneradas en el monasterio local de San Salvador, custodiadas en una urna de plata.

San Iñigo nace en Calatayud, en el seno de una famlia de mozárabes bilbilitanos. Está documentado que en 1034, San Iñigo estaba al frente de la comunidad de San Salvador de Oña. A partir de aquí, comienzan a aparecer relatos y leyendas alrededor del abad bilbilitano.

Del libro Mitos, leyendas y tradiciones de José Ramón Marcuello Calvín, muestran de una selección de los milagros atribuídos a San Iñigo, un resumen de la Leyenda de “San Iñigo y los náufragos de Oña”, relacionada con el Ebro y el episodio de los náufragos:

“Como corriese la fama por toda España de lo milagroso que era San Iñigo, algunos habitantes del Ebro de Oña hacia arriba, determinaron venir a Oña en peregrinación. Traían sus ofrendas para el Santo y especialmente cirios que ardiesen delante de su Sepulcro.

Llegaron a las riberas del Ebro, los peregrinos se determinaron a pasar, en la barca se llenó toda de gente, más de lo que debía entrar. En la mitad del río, la barca zozobró y se hundió. Los náufragos clamaban: “Señor Dios de San Iñigo, socórrenos”. Todos sobre las aguas, llegaron a la orilla. Los que restaban de pasar al otro lado, confiados en el favor antecedente y con el deseo de visitar al Santo Abad, porfiaron con los barqueros y, por segunda vez, zozobró la barca y se sumergió. La gente volvió a clamar: “Señor Dios de San Iñigo, socórrenos”.

Este mismo tiempo, apareció en la ribera un venerable anciano con vestido blanco y en la mano un báculo pastoral, en señal de abad, el cual levantando la mano, les echó la bendición y, luego, todos salieron a la orilla.”

La reliquia del cuerpo del santo San Iñigo, fue donada por Oña a Calatayud en 1599.

Esta otra costumbre se representa todos los años en el mes de agosto. Los habitantes de Oña participan en un singular espectáculo teatral de luz y sonido en el que escenifican buena parte del denso pasado medieval de la villa. El Cronicón de Oña se interpreta por las calles de la localidad y en el interior de la iglesia del monasterio de San Salvador.

Es una tradición popular bien conocida las jotas de Oña. El cantador más conocido en Oña es Félix Sáenz, de “los Molineros”. Muestran la letra de una de ellas:

“Son las que hacen patria al Ebro

las aguas del río Oca

dentro de sus venas llevan

cantos de los molineros”.

03

Vecinos de Oña en un espectáculo teatral en el Monasterio de San Salvador.- Bizins d´Oña en un espeitaclo teyatral en o monesterio de San Salvador.

A mitad del siglo VIII Oña aparece como fortificado baluarte en un acceso estratégico hacia el norte, donde ya estaban refugiados los cristianos enfrentados a los musulmanes del sur.

En la crónica del historiador árabe Ibn Hayyan, se menciona que en Oña hay un castillo; en ella, mencionan la expedición de Abderramán III en 934, señalando en la relación de la victoria que atacaron contra “…la fortaleza de ‘Unya’ y el monasterio de su nombre”.

En el año 950, el primer conde independiente de Castilla, Fernán González, le concede sus primeros privilegios, aunque Oña no aparece documentalmente hasta el año 967, en el que se menciona su alfoz, lo que supone que esistía un castillo o fortaleza.

El monasterio de San Salvador, fue creado en el año 1011 por el nieto de Fernán González, el conde de Castilla Sancho García. Hasta 1033 estuvo formado por una comunidad mixta de monjes y monjas, para más adelante ser dirigido por una comunidad benedictina en la que sus abades ostentarán el título de señores de Oña.

El esplendor el monasterio llegará bajo el reinado de Sancho III el Mayor, que introdujo la reforma cluniacense y nombrará Abad al anteriormente mencionado bilbilitano, San Iñigo, que estuvo de prior hasta su muerte en 1068. Durante casi toda la Edad Media la abadía de Oña es una de las más importantes de Castilla. Sus privilegios fueron tales que, incluso, fue declarada como autónoma del poder real.

04

Exteriores del monasterio de San Salvador.- Difueras d´o monesterio de San Salvador.

En la segunda mitad del siglo XV, la “Congregación Benedictina de Valladolid”, ayudada por el Condestable de Castilla y el obispo de Burgos, consiguió hacerse con el mando del convento oniense con la ayuda de las armas.

Roma falló a favor de Oña por ser convento exento de jurisdicción y sujeto en lo espiritual sólo al Papa.

El poder del abad de Oña era enorme y su dominio se extendió incluso hasta el Cantábrico. La villa de Oña y sus gentes vivieron siempre a la sombra del monasterio hasta el momento de su desaparició en la exclaustración de 1835.

La celebración del milenario de la creación del monasterio ha motivado que la fundación “Las Edades del Hombre”, como sede de la decimoséptima edición de arte sacro con el tema “Monacatus” -la vida monástica en la iglesia católica- haya elegido para la magna exposición (138 obras) la iglesia abacial del Monasterio de San Salvador de Oña.

Los Zerris aprovechan la oportunidad de ver esta interesante muestra en el principal monumento de Oña, la iglesia del monasterio.

Entran en el interior de la iglesia de San Salvador a través de una puerta gótico-mudéjar de Fray Pedro de Valladolid. La nave gótica está repleta de interesantes retablos y pinturas entre las que destaca el fresco de Santa María Egipciaca. El crucero alberga un órgano barroco de 1786.

La capilla mayor está presidida por un gran retablo barroco en forma de arco triunfal y la capilla de San Iñigo. En ésta se guardan los restos del santo Abad en un arca de 1597, cobijada por un altar del siglo XVIII.

05

Capilla mayor del monasterio.- Capiella mayor d´o monesterio.

06

La tumba del abad San Iñigo.- A tomba de l´abate San Iñigo.

Esta capilla contiene también una interesante bóveda gótica en la que sobresalen los Panteones Real y Condal, formados por dos regios baldaquinos en madera de nogal y boj que guardan entre otros, los restos del rey de Castilla don Sancho II el Fuerte, de los reyes de Pamplona Sancho III el Mayor, muerto en 1035, y su esposa, fallecida en 1086, y los condes de Castilla D. Sancho García –fundador del monasterio y muerto en 1017- y su mujer Dª Urraca Gómez, fallecida en 1025. La obra es gótico-mudéjar y están decorados por pinturas hispano-flamencas.

07

Antiguo libro de la vida del aragonés Abad San Iñigo.- Antigo libro d´a bita de l´aragonés Abate San Iñigo.

08

Órgano del monasterio.- Güergano de ro monesterio.

09

Antiguo pergamino.- Antigo bergamín.

 

10

San Vitores con la cabeza en la mano.- San Vitores con a capeza en a man, como San Lamberto.

11

Conjunto sepulcral (1).- Conchunto sepulcral

12

Conjunto sepulcral (2).- Conchunto sepulcral

13

Conjunto sepulcral (3).- Conchunto sepulcral

14

Conjunto sepulcral (4).- Conchunto sepulcral

15

Conjunto sepulcral (5).- Conchunto sepulcral

Otra obra interesante de la exposición es la lápida fundacional del monasterio de Santa María de Benevívere, reloj y calendario litúrgico en 1176. Estaría colocada en la fachada de la iglesia del monasterio. En realidad como reloj marcaría los horarios de los días y meses y como calendario los tiempos litúrgicos y el rezo de las horas.

16

Reloj litúrgico del siglo XII.- Relox liturchico de ro sieglo XII.

17

Escudo escultural en columna.- Escuto escoltural en colunna.

Por último, entran en el interesante claustro gótico-flamígero, obra de Simón de Colonia, construido entre 1503 y 1508,

18

Claustro del monasterio (1).- Claustro d´o monesterio.

19

Claustro del monasterio (2).- Claustro d´o monesterio.

Salen de la exposición y en la plaza del ayuntamiento observan en la iglesia de San Juan Bautista el magnífico conjunto escultórico de su portada románica del siglo XIII.

20

Portada románica de la iglesia de San Juan Bautista.- Portalada romanica de ra ilesia de San Juan Bautista.

El casco urbano de Oña conserva una antigua puerta de entrada a la Villa, el palacio del obispo González Manso, varias casas blasonadas de las familias Alonso de Prado y Díaz del Castillo, la calle Baruso y restos de arquitectura popular en el lavadero y abrevadero.

Después de visitar la monumental villa de Oña, marchan hacia la localidad de Pesquera de Ebro (44 kms.).

Anuncios