37. SAN MILLÁN D’A COGOLLA. MONESTERIO

San Millán de la Cogolla (esboluzión de ro latín AEMILIANUS u EMILIANO y CUCULLA: “zema de mon”) ye un monezipio situgato ta lo norde d´a Sierra de la Demanda, entre ra Sasera y ra Bal d´Ebro, ta la cucha de l´arriu Cárdenas y pertenexién á la comunaldá autonoma de La Rioxa, ha 244 abitadors, ye á 728 mts. d´altaria y á 39 km. de ra capetal, Logroño. Ha cuatro bicos: Santurde, Barrionuevo, Prestiño y Lugar del Río.

01

Vista de San Millán de la Cogolla. – Ambiesta de San Millán d´a Cocolla.

O mayor retante de San Millán son os dos monesterios suyos, Suso y Yuso, os dos declaratos Patrimonio d´a Umanidá por lur estraurdinaria ricura arquiteitonica y cultural. Emilián, conoxito güé como Millán, estió un pastor naxito en Berzeyo lo 473, armitán disziplo de San Felizes, lo d´Aro. Anque ne b´ha de teyorías que lo fan naxito en l´aztual Aragón, refirmatas en a coronica de San Braulio -bispe de Zirigoza-, qui diz que ra suya billa d´orichen, “Berceum”, yera en a diozesis de Tarazona; lo cual lis fa sustener como lo suyo naxedero lo lucar de Berdello u, seguntes tradizión local, o lucar bizín de Torlapalla.

Fenex lo 574 y ye apedecato en Suso, lo zenobio d´alto.  A espelunga esdebiene armita, y l´armita con o tiampo en ilesia y monesteried, en remanindo fidel á ra tradizión: riedo mozarabe y comunaldaz masclina y feminina; aculle lo sepulcre de San Millán. Á metá de ro s. VII San Braulio, bispe de Zirigoza, con testimunianzas de ros suyos disziplos, escribe la “Bida de San Millán”. Ye lo primer santo “apropio”, lo primer patrón d´España.

02

Monasterio de Suso. — Susano.

En o monesterio de Suso i son enterrecatos tamián infans y rainas de Nabarra.

A liyenda diz que lo rai D. Garzía de Naxera ordinó lo treslau d´a gosaralla de ro Santo ta Santa María la Reyal de Naxera. Ixos qu´en portiaban l´arqueta, en plegar ta ra bal i remanieron fincatos en o suel, lo cual que s´entrepetó como boluntá de ro santo de no albandonar pas a bal suya; asinas que lo rai fazió fer en ixe puasto unatro monesterio, que l´izen Yuso, lo d´abaxo, costruyito lo 1067; ye conoxito agora como “El Escorial de la Rioja”, tenió comunaldá beneditina de monches, con casal prenzipal; estió refeito de raso en o s. XVI y ye constimeso por bels edefizios, en seyendo de i risaltar l´altar mayor y ra frontera gran d´o combén. Alza un tresoro de balguosos codizes y una biblioteca con estraurdinarios exemplars.

03

Monasterio de Yuso. — Chusano.

En San Millán tamién i naxioron, en o sieglo XI, ros primers escritos en castellán y belún en bascón -seguntes a bersión ofizial-, conoxitos como “Glosas Emilianenses”.

04

Recuerdo castellano de las “Glosas Emilianenses”. — Subenir castellán d´as Glosas.

05

Recuerdo vasco de las “Glosas Emilianenses”. — Subenir uskaldún d´as Glosas.

A reyalidá ye ra siguién:

A primer testimunianza d´una luenga romanz en a Peninsula iberica son as anomenatas “Glosas Emilianenses”, calendatas en lo 977.  Seguntes o filologo D. Ramón Menéndez Pidal en “Orígenes del español: Estado lingüístico de la Península Ibérica hasta el siglo XI”, 6ª edición, (Madrid, Espasa Calpe, 1969), istas Glosas i son fandidas d´aragonesismos; pos risulta que -magueras seyer nomás qu´un puyalón de parolas, frases y bel parrafo chicotón- bi ye de güen alufrar qu´ixa luenga no ye pas lo castellán, sino l´aragonés (ripresentán muderno d´o romanz nabarraragonés meyebal, qu´abracaba l´Aragón y gran partida de Nabarra y la Rioxa.

06

En navarro-aragonés. — En nabarraragonés.

Seguntes Rafael Lapesa en “Historia de la Lengua española”, Madrid, Gredos, 1985, 4ª rimprentadura, pp.157-193 -inclusibe mapa-, ras “Glosas Emilianenses” son escritas en navarro-aragonés”, estando á partir de ro s. XI cuan se´n castellanizó la Rioxa ozidental y en o s. XIII a oriental. En os sieglos XIV y XV se´n castellanizó Nabarra, y de ro zaguer tierz d´o s. XV dica ro XIX (reyalmén dica ros nuestros diyas) as arias urbanas y as redoladas meridionals y zentrals d´Aragón.

Un de ros más reziens libros editatos con analises y estudios arredol de “Las Glosas Emilianenses” ye lo de: Wolf, Heinz-Jürgen, Glosas Emilianenses, (Romanistik in Geschichte und Gegenwart; Band 26) Hamburg, Helmut Buske Verlag, 1991.

Entre autras muitas cosas i diz: “Las glosas no tienen ni una sola forma lingüística específica del castellano, ni son riojanas: sólo unas características. Si se quiere poner un orden de lengua según criterios lingüísticos, es necesario acumularlos al espacio navarro-aragonés. Todas las características, se encuentran en el aragonés antiguo y todavía hoy se comprueban en dialectos de alejadas zonas altoaragonesas.”.

07

En la revista Fuellas. — En as Fuellas.

O siñalero filologo Francho Nagore Laín, en “Mil (y pico) añadas de fabla aragonesa (arredol de as “Glosas Emilianenses”)”, publicato en Fuellas, lum.93, pax. 16-19. ) i refiere, entre autras cosetas intresans, que as Glosas Emilianenses -sieglo X- son a primer testimunianza escrita d´a luenga aragonesa -tamién anomenata nabarraragonesa en a puenda meyebal-. Ista afirmazión ye cuentraria á la que cunsida ditas glosas como castellanas, y ye refirmata en l´analís lingüistico en o que muitos d´os rasgos son esclateramén aragoneses. Ye lo causo de -it- risultán de -ct- (muito, feito), de ra ditongazión debán yod (uellos, tiengo), u de cualques formas berbals -como ras d´o berbo “ser”- y lesicas.

As fiastas locals de San Millán en son as siguiens:

Romería ta lo Monesterio de Valvanera (dominche de Pentecosta), patrona de La Rioxa.

Romería ta la “Cueva del Santo” (terceno sabato de chunio) ta i demandar l´aduya de San Millán.

Romería ta la “Virgen del Carmen” (16 de chulio) en Lugar del Río.

Fiasta de “La Translación” (27 de setiambre) que remera lo treslau d´os güesicallos de San Millán.

San Millán y Santa Gertrudis (12 y 17 de nobiambre), patrons de ro lucar.

Dica en fa unas añatas en a romería ta l´armita de ro sando yiban amontatos en abríos. Á la tornata, antis de parar a chinta, i feban un azto asapelo biellizo, lo “sermón de San Miguel”: un ome amontato á caballo rezentaba trozes de ra bita de San Millán. Iste pedrique achirmana ra cultura oral con a escrita, con trazas chuglarescas.

09

“Carape”, el último juglar de San Millán, en la romería dando el sermón de San Miguel. –Lo zaguer chuglar de San Millán, en plenero pedrique de San Miguel.

B´ha una liyenda sopre as bacas que baxaban á beber augua en Ebro. Gosaban fer entre ros lucars una pachería, en a que ros bistiars de cada lucar podeban paxentar en os ampríus “de sol ta sol”, enxamás de nueis (alera foral). O dreito de baxata enta la marguin d´Ebro se´n establió en o s. XII. Remane l´alcordanza d´o camín ganader en o bocable “pasada”. Alcordanzas u liyendas como ístas:

“Una vaca dejaba a su ternero y bajaba todos los días a beber agua del Ebro. Esta vaca podía ser de Hornillos o de Santa Marina”.

“Una punta de chivos bajó desde Santa Marina hasta Arrabal y regresó el mismo día. Desde entonces los vecinos tienen derecho a disfrutar de los pastos de Arrabal y del agua del Ebro”.

Dimpués d´a conquiesta de Naxera lo 923, o rai de Nabarra fa creyar os monesterios de San Martín d´Albelda y San Millán d´a Cogolla. Iste zaguer ye clau en a pulitica d´acotrazie, control y repoblanzia d´ista redolada rioxana.

Refieren resumita una curiosidá estorica que rilaziona lo monesterio de San Millán d´a Cocolla y ra puen sopre l´Ebro en Zirigoza, seguntes o libro “La peripecia del puente de Piedra de Zaragoza durante la Edad Media” de María Teresa Iranzo Muñio:

10

Portada del libro. — Portalada d´o libro.

San Millán tenía ciertos derechos sobre el puente de Zaragoza, seguramente como resultado de una donación de Alfonso I en la época en que controlaba esos territorios de la Rioja y Castilla o de Alfonso VII de Castilla cuando ejerció su protectorado sobre la ciudad del Ebro, de modo que los monjes obtenían los beneficios del peaje del puente, a cambio, el monasterio de San Millán se comprometía a facilitar cada año veinte grandes vigas de la madera de sus bosques para las reparaciones de la alcántara, las cuales debía transportar hasta Zaragoza a su cargo aprovechando el fluir del río. Además, corría con los gastos de mantenimiento habitual de la pasarela de madera y hierro que conformaba la estructura del puente. Era obligación de San Millán asumir los costes del material de la reparación, la madera, mientras que el concejo corría con los gastos de la ejecución del arreglo.

En marzo de 1187, Alfonso II puso fin, mediante una sentencia real, al pleito existente desde antiguo, entre el concejo de Zaragoza y el monasterio riojano de San Millán de la Cogolla por las detracciones que los zaragozanos hacían al cenobio de las heredades y rentas que pertenecían al puente. Mediante este pacto –el concejo como testigo- el rey reconoció a San Millán la propiedad del puente y de todas sus heredades y se comprometió a que esa donación estuviera a salvo y asegurada, añadiendo una cláusula por la que se impedía al monasterio que vendiera o enajenase las posesiones de la alcántara sin el permiso previo del gobierno de la ciudad, es decir del concejo.

Lo curioso del caso es que poco después de suscribir este acuerdo, el puente cambió de propietario. En noviembre de 1188 el mismo Alfonso II revocó su anterior decisión y entregó la obra del puente de Zaragoza a La Seo con la condición expresa de un compromiso de edificarlo en piedra en el plazo de veinte años, por la siguiente razón: “sobre el río Ebro hay un puente de madera, que es llamado alcántara por el pueblo, y que a menudo se quiebra en parte o se rompe totalmente por el ímpetu de las aguas o inundaciones, por lo que en ocasiones se producen muertes de hombres y peligro para los animales”.

Este puente de tablas estuvo situado aguas abajo del actual, las torres de piedra como apoyo para el tablero fueron derribados a finales del siglo XIV por una crecida.

Al final no se hizo el puente proyectado, y en febrero de 1210, el rey Pedro II reconocía el dominio de los prohombres del concejo sobre la obra del puente de forma exclusiva”.

11

Vista del Monasterio de Yuso. — Ambiesta d´o Monesterio Chusano.

Como ban con o tiampo tasau no lis ne baga de besitar os dos monesterios, asinas qu´en eslixen sin de dandalos lo de Yuso, antimás con besita guidata. L´edefizio aztual estió fraducato por os monches beneditins en o s. XVI, astí bibioron dica lo 1835. Dende lo 1878 i abitan os flaires agostins.

12

Una fachada del monasterio. — Una frontera d´o monesterio.

Dentran por a portalada barroca dentradera ta lo monesterio, ye de 1661. Continan por o siestro de 1689, entrador ta lo “Salón de los Reyes”. Astí ye ra biblioteca d´o monesterio, do ye lo codiz en latín de ro sieglo IX -”Emilianense 60”- con as sonatas Glosas u apuntes en as marguins -escritas un sieglo u dos dimpués- en luenga romanz, bascona y latína.

08

Códice “Emililanense 60”. — Lo codize en custión.

O claustro estió prenzipiato lo 1549, con gualtas goticas y trazas chenerals renaxentistas. A portalera dentradera en a ilesia ye plateresca.

16

Puerta de entrada hacia la iglesia. — Puarta dentradera ta ra ilesia.

17

Puerta cerrada hacia la iglesia. — Puarta zarrata enta ra ilesia.

O claustro susano ye clasizista, con 24 cuadros de José Vexés, do i ripresienta ra bita y miraglos de San Millán.

A ilesia ye ra construzión aztual más biella d´o monesterio. Escomenzipiata lo 1504, ha un retaulo mayor con lienzos de ra escuala d´o Greco, ripresientaders de San Millán á caballo en a baralla de Hacinas, l´año 939.

13

Retablo mayor de la iglesia. — Retaulo mayor d´a ilesia.

L´impresionán enrellato ye de 1676. A siellería d´o coro estió feita por un entretallaire flamengo lo 1640.

14

Órgano de la iglesia del monasterio.– Güergano d´a ilesia de ro monesterio.

15

Púlpito de la iglesia. — Pedricadera d´a ilesia.

Antiparti lo retaulo mayor ha un cuadro de Juan de Rizzi de 1653, con San Millán d´anacoreta y bestuache beneditín.

18

San Millán de anacoreta. — D´armitán campasolo.

A sagristía ye majisma, antis más yera la sala capetular. Os frescos de ro teito i son muito bian mantenitos, de ro sieglo XVIII.

19

La Sacristía. — A Sagristía.

En o museyo conserban as arquetas d´as relicas de San Millán (s.XI) y San Felizes (s.XII).

20

La arqueta con las reliquias de San Millán. — L´arqueta con relicas de San Millán.

21

La arqueta con las reliquias de San Felices.– La arqueta con las reliquias de San Felizes.

En la esposizión de “Códices y cantorales”, por meyo de panels, i esplicotían cómo yera l´escritorio: quiénto i copiaban os libros y qué matierals se´n emplegaban.

22

Antiguo cantoral. — Antigo cantoral.

Ta rematadura i alufran un aparador con cantorals, 25 bolumens de 1730.

23

Cantorales de 1730. — Cantorals.

As arcas de San Millán y San Felizes son de ros sieglo XI y XII, respetibamén.

Fan cualques afotos de ros arredols -os mons Pancrudos tamién se beyen dend´aquí-

24

El Monasterio de San Millán de la Cogolla. — O Monesterio de San Millán d´a Cocolla.

25

M. Martín, el monasterio de San Millán y al fondo, los Pancrudos. — Con o Monesterio y, ta lo fundo, los Pancrudos.

y marchan enta Matute (15 kms.), do prebarán de fer una escorseta.

Anuncios