9. TORRES DE BERRELLÉN. EL CASTELLAR

Torres de Berrellén (del latín TORRIS: “torre” es aragonesismo equivalente al castellano “quinta”, “casa de campo”, Berrellén, es de etimología árabe, derivado del antropónimo “Ibn -hijo de- Ranán” (Aben Renén)) es una localidad de la provincia de Zaragoza, perteneciente a la comarca Ribera Alta del Ebro, a 20 km. al noroeste de Zaragoza capital, con 1.500 habitantes, a 211 mts. de altitud y junto a la desembocadura del Jalón en el Ebro.

Se denominó Torres hasta el año 1646, y Torres de Berrellén desde 1713.

Vista de Torres de Berrellén. Ambiesta de Torres de Berrellén

Vista de Torres de Berrellén. Ambiesta de Torres de Berrellén

A los de Torres de Berrellén les dicen “Franceses” y además, “Cagamontones”, como lo muestra este dicho:

“Los gatos son de Casetas,

En Alagón hay melones

Y en Torres de Berrellén

Todos cagan a montones”.

 

La barca para cruzar el Ebro. A barca ta cruziar Ebro

Plaza de Juan Pablo Bonet de Torres

De la conocida recopilación de (IDEAragón), eligen algunos topónimos interesantes de Torres de Berrellén:

“Almenara, Altoraz, Antinares, Acequia de la Almazara, Centén, El Sisallar, Acerollo, La Atalaya, Valdemoro, Barranco de la Morlofa, Las Boqueras, Entremuel Mejana, Escarihuela, Escorredero de Cuadrina, Espeñadero, Esportilladas de Pola, Fornillos, Efresilla, Galacho del Molio, Jamblán, Campo del Judío, Pleidora, Rasa, Camino de la Chancra, Campo de Paúl, Cantal de Pola, Caseta Motón, El Castellar, Cachón Jarque, Soto de Candespina, Colada de la Barca de Pola, Colina de Azagaderos, Cueva de Doña Urraca, Manero Bota, Mejana del Tolmo, Meseta del Abrevadero, Las Monjas, Cementerio de los Moros, Las Norias, La Pedricadera, La Pulliguera, El Rabán, Regaño, Royesa, Ruchales, Sanchirri, Terrerazos”. (Pola era lugar en 1227).

 

Las fiestas de Torres de Berrellén en honor a Nuestra Señora del Castellar se celebran los días 8 y 9 de mayo. El día 7, el grupo de danzantes bailan y danzan a la Virgen. El día 8 es el día grande, por la mañana se hace la romería a la Ermita de la Virgen, que en los Montes del Castellar. Hoy es 9 de mayo y se celebra la festividad de San Gregorio de Ostia, con una misa solemne y procesión donde se baila el Dance.

Los Zerrigüeltaires intentarán ver el dance, pero antes se acercarán hasta la orilla del Ebro. Por el camino se dan cuenta que un buen número de personas marchan hacia la plaza de toros, para ver el “Encierro chiqui”.

Preguntando por el camino hacia el Ebro y la barca municipal que lo cruza (a 1,5 km.); les comentan que la gente del pueblo no pudieron asistir ayer a la romería a la Virgen del Castellar porque la noche de antes habían roto la sirga que une y guía la barca desde el apeadero y no pudieron cruzar el río; el último domingo de septiembre es la otra fecha que se pone en funcionamiento la barca. Actualmente, sólo existen barcas de paso en las poblaciones ribereñas de Boquiñeni-Pradilla y Sobradiel, ésta última de hierro.

Los restos del castillo del Castellar. Os repuis d´o castiello d´o Castellar

La barca, al fondo el Castellar. A barca ta lo fundo lo Castellar

Al llegar al río les impresiona el paraje y la gran barca de paso que no pudieron utilizar ayer los vecinos.

M. Pérez en la barca. M. Pérez en a barca

M. Pérez en la barca. M. Pérez en a barca

También observan la otra orilla del río: a la izquierda, en lo alto de un escarpe, los restos del “castillo del Castellar”,

Los restos del castillo del Castellar. Os repuis d´o castiello d´o Castellar

Los restos del castillo del Castellar. Os repuis d´o castiello d´o Castellar

y enfrente, en la planicie de una pequeña cumbre, la Ermita y el sendero en cuesta que sube a ella.

La barca para cruzar el Ebro. A barca ta cruziar Ebro

La barca para cruzar el Ebro. A barca ta cruziar Ebro

Caminan en un bonito paseo de 300 mts. hacia la izquierda, para llegar a la desembocadura del Jalón en el Ebro.

Chopos junto al paseo que lleva a la desembocadura del Jalón. Choplos  chunto lo paseyo que mena ta l´abocadero de lo Xalón

Chopos junto al paseo que lleva a la desembocadura del Jalón. Choplos chunto lo paseyo que mena ta l´abocadero de lo Xalón

El Jalón es el principal afluente por la margen derecha. Curioso y encantador paisaje.

Desembocadura del Jalón en el Ebro. Abocadero  de lo Xalón en l´Ebro

Desembocadura del Jalón en el Ebro. Abocadero de lo Xalón en l´Ebro

Desembocadura del Jalón en el Ebro, enfrente el Castellar. Abocadero de lo Xalón en Ebro, enfruén lo Castellar

Desembocadura del Jalón en el Ebro, enfrente el Castellar. Abocadero de lo Xalón en Ebro, enfruén lo Castellar

Enmedio, el Ebro.  En meyas, l´Ebro

Enmedio, el Ebro. En meyas, l´Ebro

Fotografían el Castellar (Super-Superiore Cesaraugusta, la Zaragoza anterior, la Vieja).

 El castillo del Castellar. O castiello d´o Castellar

El castillo del Castellar. O castiello d´o Castellar

El castillo del Castellar está enclavado sobre la pared del escarpado de yesero del mismo nombre, en la margen izquierda del Ebro. En el 1080, el rey aragonés Sancho Ramírez lo pobló y fortificó, por considerarlo lugar idóneo para luchar contra los musulmanes asentados en Zaragoza. En 1085 lo donó a su hijo Pedro, que estableció la villa de El Castellar, otorgando Sancho Ramírez la Carta Puebla en 1091 y construyendo la iglesia de San Pedro.

A Pedro I de Aragón le sucedió su hermano Alfonso I el Batallador. Según la Crónica de San Juan de la Peña en el año 1110:

“En seguida pobló el Castellar con ciertos hombres llamados Almugávares por la mayoría de la gente, éste lugar ya había sido poblado por su padre. Ese mismo año sitió Zaragoza con sus aragoneses y navarros, y con Centulo de Bearne y sus gascones que hicieron maravillas, y con el conde de Alperche que había venido de Francia á su servicio y al de Dios”.

El Ebro guarda silencio. L´Ebro sin tartir pon

El Ebro guarda silencio. L´Ebro sin tartir pon

En el castillo de El Castellar estuvo prisionera la esposa de Alfonso I, la reina doña Urraca de León y Castilla. La razón, es que el rey de Aragón tenía noticias de que Urraca quería obtener la nulidad matrimonial y además, mantenía relación amorosa con el conde Candespina. Los condes Gómez González y Pedro González lograron liberar a la reina. El Papa concedió en 1114 la nulidad del matrimonio.

A la muerte de Alfonso I en 1134 el castillo pasó a su hermano, Ramiro II el Monje.

En los documentos con los pactos para el matrimonio de la futura reina aragonesa, doña Petronila –hija de Ramiro II- con el conde de Barcelona, en ningún momento el rey le otorga al conde la dignidad de rey. El resumen es el siguiente:

“En el nombre de  Dios, yo Ramiro, por la gracia de Dios, Rey de los Aragoneses, doy a ti Ramón Berenguer, Conde y Marqués, mi hija como esposa, con todo el reino de los aragoneses, íntegramente, como mi padre el Rey Sancho o mis hermanos Pedro y Alfonso mejor en algo poseyeron y tuvieron…Esto te doy y concedo a los hijos de los tuyos que fuesen de generación de mi hija, en los siglos de los siglos… También sobre dichas cosas, yo Ramiro, rey de los aragoneses, doy y firmemente laudo a dicho Ramón, conde barcelonés, para que estas cosas que firmemente le doy y todas las que tenía, siempre las tenga a mi servicio y fidelidad en todo tiempo. Aunque te entregue el Reino, sin embargo, no renuncio a mi dignidad”.

Lo que es hecho en el Castellar de Zaragoza, el 13 de noviembre de 1137, en presencia de muchos nobles del reino de los aragoneses.

Vista de las dos riberas del Ebro. Ambiesta d´as dos marguins d´Ebro

Vista de las dos riberas del Ebro. Ambiesta d´as dos marguins d´Ebro

La villa que se había ido formando en torno al castillo, disfruto de una intensa actividad económica, social y política, llegando hasta los 4.000 habitantes los siglos XII y XIII.

Los vecinos del Castellar empezaron a edificar torres en la márgen derecha del Ebro, para emplearlas en los trabajos del aprovechamiento agrícola.

El dominio del Castellar –por venta- recaerá durante 110 años en los condes de Luna, pasando desde 1440 al Señorío de los Cerdán. En 1466 la Casa de Los Cerdán se enfrentó a la ciudad de Zaragoza en defensa de sus derechos de leña en el monte del Castellar.

El Cronista de Aragón Jerónimo Zurita transcribió algunos documentos al respecto:

“Lenyar lenya sequa et verde et carboniar, pazentar, abeurar mallada, acolitar, fagoriçar, parizonar, caçar et otros qualesquiere amprios de qualquiere natura sean sin alguna exclusión en ditos montes del Castellar…”.

La disputa causó graves perjuicios materiales y civiles, hechos por el “Privilegio” zaragozano, sobre todo en Torres.

En el censo de 1495 se registran 17 fuegos en el Castellar: “El Vicario, Johan de Pola, Blasco Gil, Mossen Guallinero, Cathalan, Sant Martín, Castillon, El Justicia, Serrano, Johan Bonet, Los Companes, Johan Dayessa, Jayme Damies, Bertholomeu Vicent, Johan de Foncea, Johan Yus, mayor y menor”, y en Torres 18: “La casa de Mahoma Ceguer, Audalla de Moncinera, Johan de Cetina, Johan Dagreda, Johan Destarat, García Diez, Pedro de Montagut, La Viuda Sancha, El Molinero, El Vicario, Johan de Riquena, pobre, Johan de Lana, pobre, El Alcayde, Anton Marines, Alonso Deurona, Domingo Dara, Miguel Vaquero, La Viuda de Beltran”.

Poco a poco,  la población de El Castellar se fue bajando definitivamente a la otra margen del río. En 1574, con el traslado de la iglesia, vicaría y sacristía con todos sus derechos y el hospital con sus rentas a Torres, éste se convertirá en el único asentamiento permanente.

Uno de los últimos alcaldes de El Castellar fue D. Juan Pablo Cerreta, padre de Juan Martín Pablo Bonet, del que comentarán más adelante.

La casa de los Cerdán mantuvo el señorío hasta el siglo XVIII, heredándolo los últimos señores del Castellar, los duques de Villahermosa hasta 1812.

Hoy día sólo existen las ruinas del castillo que estaba rodeado de murallas. Se empezaron excavaciones por toda la zona y otros torreones vecinos, en donde esperan enterrados interesantes descubrimientos, pero no se sabe cuando continuarán las excavaciones.

El Ebro guarda silencio al pasar por el Castellar. L´Ebro sin de tartir en pasar lo Castellar

El Ebro guarda silencio al pasar por el Castellar. L´Ebro sin de tartir en pasar lo Castellar

En el interior de la villa del Castellar había cuatro iglesias: San Pedro, San Miguel, la Ermita de Santa María Magdalena y la ermita de Nuestra Señora del Rosario, desplomada en 1840 y antecesora del actual, denominada de El Castellar y construida en el siglo XIX.

La ermita del Castellar. L´armita d´o Castellar

La ermita del Castellar. L´armita d´o Castellar

Después de visitar las proximidades la zona del Ebro vuelven a Torres y, entre que hacen tiempo hasta la procesión, se adentran por las calles Aragón y Mayor  para conocer la iglesia de San Andrés, del siglo XVI.

Una torre de la iglesia de San Andrés. Una torre d´a ilesia de San Andrés

Una torre de la iglesia de San Andrés. Una torre d´a ilesia de San Andrés

El origen de la torre es mudéjar de la segunda mitad del siglo XVI, de la que sólo se conserva su primer cuerpo, de planta cuadrada y figuras de rombos.

Las torres de Torres. As torres de Torres

Las torres de Torres. As torres de Torres

Salen de la iglesia y se acercan a la plaza de Juan Pablo Bonet donde se encuentra el palacio de la duquesa de Villahermosa (siglos XVII-XIX) -actual Ayuntamiento- y el edificio anexo con decoración neoclásica y que posiblemente formara parte del palacio.

Ayuntamiento engalanado. La Casa´l Lugar  enquirriliziata

Ayuntamiento engalanado. La Casa´l Lugar enquirriliziata

En esta plaza se halla también la estatua de Juan Pablo Bonet, pedagogo y logopeda aragonés nacido en El Castellar en 1573; fue el primer escritor sobre el tema de los sordomudos en su obra: “Reduction de las letras y Arte para enseñar á ablar los mudos”, considerado como un tratado moderno de fonética y logopedia mediante el empleo de señales manuales como alfabeto de señales. Pablo es el descubridor de toda una pedagogía de la lengua y un adalid en pro de la educación de los sordos, consiguiendo que leyesen y hablasen con facilidad.

Juan Pablo Bonet presidiendo su plaza en Torres de Berrellén. Juan Pablo Bonet asiñoriando la suya plaza en Torres de Berrellén

Juan Pablo Bonet presidiendo su plaza en Torres de Berrellén. Juan Pablo Bonet asiñoriando la suya plaza en Torres de Berrellén

Como curiosidad, decir que M. Martín nació en la calle Juan Pablo Bonet, 8, de Zaragoza y allí vivió hasta los 26 años de edad. Enfrente de casa tenían “los autobuses de Teruel” (empresa Mariano Zuriaga), que comunicaban Pancrudo con Zaragoza; por lo que, en la década de 1960, había con frecuencia en su casa visitas de pancrudinos.

Consiguen ver la procesión de la Virgen del Castellar en la que se baila el dance.

Empieza la procesión. Prenzipia la prosezión

Empieza la procesión. Prenzipia la prosezión

Su origen parece remontarse hasta la época de expulsión de los últimos moriscos, en 1610.

La Virgen del Castellar. A Birchen d´o Castellar

La Virgen del Castellar. A Birchen d´o Castellar

Está integrado el Paloteau, que lo componen 4 bailes de palos y uno de castañuelas.

El paloteo del Dance. O Palotiau d´o Danze

El paloteo del Dance. O Palotiau d´o Danze

Los chicos y chicas danzan con palos ornamentados, vestidos con el traje tradicional, y los hombres con bandas rojas que cruzan el pecho como costumbre remanente del antiguo dance.

Los paloteadores. Os palitroquers

Los paloteadores. Os palitroquers

Las paloteadoras.  As palitroqueras

Las paloteadoras. As palitroqueras

Este “Dance de Moros y Cristianos”, sigue el esquema típico del Dance Aragonés, con Soldadesca y otros personajes, que en el caso de Torres son: “Mayoral”, “Ranchero”, “Rabadán”, “Espías”, “Cazador” y “Diablo”.

Llegando la procesión a la plaza de Juan Pablo Bonet. A prosezión plega ta la plaza Juan Pablo Bonet

Llegando la procesión a la plaza de Juan Pablo Bonet. A prosezión plega ta la plaza Juan Pablo Bonet

Vecinos de Torres llevando en la procesión a San Gregorio de Ostia. Bizins de Torres portiando en a prosezión á San Guergorio  d´Ostia

Vecinos de Torres llevando en la procesión a San Gregorio de Ostia. Bizins de Torres portiando en a prosezión á San Guergorio d´Ostia

Se representa cada 4 ó 5 años, manteniendo un texto de 1917.

Los últimos de la procesión pasando por la plaza de Juan Pablo Bonet de Torres de Berrellén.  A  coda  de  ra  prosezión nabesando  la plaza Juan Pablo Bonet de  Torres  de  Berrellén

Los últimos de la procesión pasando por la plaza de Juan Pablo Bonet de Torres de Berrellén. A coda de ra prosezión nabesando la plaza Juan Pablo Bonet de Torres de Berrellén

De Torres de Berrellén hasta Alagón hay 10 km.

Anuncios