14. LA MUELA

10-5-2011. Comienzan el recorrido de varios días que les llevará a conocer, especialmente, la Comarca de Aranda. Salen de Zaragoza por la autovía de Madrid (A-2), haciendo una primera y corta parada en la localidad de La Muela.

 

La Muela (del latín MOLA = “muela de molino” y por semejanza” “cerro alto de cima erosionada y plana” las muelas suelen tener en la cima piedras calizas aisladas que recuerdan dientes molares), es un municipio de la provincia de Zaragoza y la comarca Valdejalón. Está a 23 km. de Zaragoza capital, a 597 mts. de altitud y tiene 5.000 habitantes. Como su nombre indica, está asentada en una muela, subiendo enseguida por la carretera de los 200 a los 600 mts.de altitud.

 Antiguo pasadizo entre dos casas. Antigo biscalamo en La Muela.

Antiguo pasadizo entre dos casas. Antigo biscalamo en La Muela.

En su paisaje se alternan los campos de almendros y olivos con un inmenso parque eólico y pozos artesanales del siglo XVIII.

Las fiestas de La Muela, en honor a San Antonio, se celebran el 13 de junio y para el 23 de noviembre honran a San Clemente. También van de romería a la “Virgen de la Sagrada” -en el término de Monzalbarba- el primer domingo de mayo.

Es muy conocido este dicho d la localidad: “Como los de La Muela, llegar y cogé-la”.

En el libro “La población de Aragón según el fogaje de 1495”, de Antonio Serrano Montalvo, se cuenta que La Muela tenía 22 fuegos. Transcriben la relación nominal de todos ellos:

JD: Johan de Roba. VC: Mossen Rodrigo de Lespich. TT: Anthon Cedrillas – Martín de Sos, “comensales del dicho Tresorero y Comisario”.

 “El vicario, Johan Aznar, Domingo Matheu, Johan Milian, Maria d’Exea, María Palacio, viuda, Garcia Ximeno, Guillen Johan, Johan d’Asso, mediano, Jayme Garcia, Johan de Roba, Domingo Ximeno, Martin Garcia, Gil de Borau, Christoval Perez, Anthon d’Uzeda, Gracia Larregadera, Pascual del Recuenco, Johan d’Asso, mayor, Isabel Navasal, viuda, Salvador de Castellon, Garcia de Rioja”.

 

A estos 22 fuegos, familias o casas de 1495 habría que aplicarles una proporción estimada de 4,5 personas por cada uno, resultando unas 99 personas.

La población de La Muela, desde entonces hacia delante, ha sido la siguiente:

en 1547, 38 casas: 180 personas; en 1625, 60 casas: 270 habitantes; en 1702: 390 vecinos; en 1753, 122 casas: 534 habitantes; en 1800, 175 casas: 756 personas; en 1842, 411 vecinos; en 1900, 783 personas; en 1991, 978 habitantes; en 1996, 1.098 personas; en 2005, 3.265 vecinos, y en 2010, sobrepasan los 5.000 habitantes.

Dan una pequeña vuelta por los alrededores de la Iglesia y calles cercanas.

El trazado urbano del casco antiguo, con calles perpendiculares y paralelas, están diseñadas para evitar las rachas del cierzo. Hay algunas casas palacio del siglo XV como la de Torres, y la restaurada Casa Consistorial con fachada renacentista.

La iglesia de San Clemente, gótica del siglo XVI, es de mampostería, con sillares de piedra y con una nave con capillas laterales y retablos interesantes. La torre es mudéjar de ladrillo con planta cuadrada de tres cuerpos.

Torre mudéjar de la Iglesia de San Clemente de La Muela.  Torre mudéxar d´a ilesia  de San Clemente (San Climén) de La Muela

Torre mudéjar de la Iglesia de San Clemente de La Muela. Torre mudéxar d´a ilesia de San Clemente (San Climén) de La Muela

Quedan restos de un poblado hispano-romano en el conocido paraje de “La Atalaya”.

La Muela fue fundada en 1259 por Jaime I el Conquistador –a instancias del Ayuntamiento de Zaragoza -para que hubiera una población fija y defensora de los viajeros del Camino Real, amenazados por los numerosos bandidos que transitaban entonces por estos desiertos entre Zaragoza y La Almunia.

Se conservan algunos documentos sobre la creación de La Muela.

Uno de ellos es la carta de 1259 del infante don Alfonso, primogénito del rey Don Jaime I, tomando bajo la protección La Muela de Garrapinillos (como se decía entonces).

Muestran un resumen de este documento, extraído del libro “La Historia de la Muela” de Miguel Plou Gascón del año 1995:

“Sepan todos que vieren la presente carta que: Nos, el Infante Alfonso, primogénito del ilustre Rey de Aragón y su heredero, recibimos y ponemos bajo nuestra protección, y custodia, y bajo nuestro especial cuidado la población de la Muela de Garrapinillos. Y a todos sus pobladores y futuros, tanto hombres como mujeres…

También confirmamos perpetuamente para los mismos pobladores el Ovalar y vedado de cirogrillos (ahora conejos) y de pinos que les fue concedido por los Jurados y Cabildo de Zaragoza, como consta plenamente en su Carta…

Dadas en Zaragoza, por el expresado Infante, a nueve de las calendas de octubre del año del señor de mil doscientas cincuenta y nueve…”.

Como curiosidad, en 1718 vivía en La Muela José Chueca, procedente de Trasobares, igual que Francisco Ferrando que llegó en 1723 y Antonio Ferrando, en 1741.

La Muela fue barrio de Zaragoza hasta que en el siglo XIX se constituyó como municipio independiente.

Otra vista de la torre de la iglesia de San Clemente de La Muela.  Autra ambiesta d´a torre de ra ilesia de San Climén de La Muela

Otra vista de la torre de la iglesia de San Clemente de La Muela. Autra ambiesta d´a torre de ra ilesia de San Climén de La Muela

En el libro “Diccionario del habla de La Muela” de Prudencio Gimeno, publicado en 2002, se incluye un amplio léxico y expresiones típicas de La Muela. Un buen trabajo del que seleccionan algunas palabras y expresiones y aragonesas curiosas:

“Aguarte, Alfarrazar, Arbillo, Arcijo, Azicuaco, Azogue, Barbau, Buchaca, Burina, Cané, Canzel, Carracloso, Coda, Cojotia, Configau, Conociencia, Contiparar, Con mi, Con tú, Coz coz, Cuacar, Cuajau, Chafachorras, Chancharramanchas, Chemecar, Chinchimpalla, China chana, Debantar, Diaunde, Disvel, Enronar, Escarramau, Escoyuntau, Escuchiminizau, Espurnar, Falaguera, Falca, Ganchera, Glarima, Gurrupera, Inflau, Joriar, Joropo, Lebrel, Llebre, Maitiniar, Marcolfa, Mocé, Moscarra, Ni zarrapita, Ñapa, Ocurrencia, Punzar, ¿Qué tal vaiso?, Rader, Rechichibase, Rechumar, Relojiar, Remejer, Sarinochazo, Solimán, Sumancio, Tarquín, Tastar, Trallazo, Ubiá, Urza, Usma, Ventestate, Vislai, Zampiau, Zarapita”.

 

“Está la mañana tuerta”.

“Me estás volviendo chichota”.

“Vas más templau que el cierzo”.

“Lo suelgo comprar”.

“T’as comido el queso el cura”.

“Échate un trago é vino».

«Menudo mandoble ha sacudido».

«Vamos a bailar las marianas ».

“Ya lo ha escudillau todo”.

“Ya vendrás de caicear”.

“Tú lo que eres un chafarrias”.

“Esto paice casa e giro”.

“Se tiene que buscar la coqueta”.

“Antes con antes”.

“Tico taco iremos”.

“Qué, ha sido la nuez cocona”.

“Que vas a llevar una chola”.

“Yo soy el que pago el coñaco”.

“Cojo el pendingue y me voy”.

“Eso no cale ni velo”.

“Coje el toli y tira”.

“Paices un abadejo de canto”.

 

De la ya mencionada recopilación de (IDEAragón), eligen algunos topónimos curiosos de La Muela:

“Abalerizas, El Águila, Aljibe de Fornazos, Los Alberges, Almendrones, El Arrodeo, La Haya del Cuartal, Vagos del Cabeso del Sillón, La Baila, Val de la Azadica, Val de los Vascos, Val de Górriz, Valdejota, Val de Concejo, Valdelarto, Balsa de Castillón, Val de la Cerdena, Barranco de Val Madre, La Boya, Dehesa de Vallobar, Dehesa del Marqués, El Forcallo, Cabaña del Roncal, Cabezo la Muela, La Calerica, Camino de Bárboles a Bardallur, La Carrasca, La Carbonera, Lobaco, Camino del Cortijo, Camino de Peñarroya, Camino de la Plana de Lobaco, Camino de Roda, Camino de Sabinar, Cañada de Ganados, Cado de los Zorros, La Caracha, Casa de Castillona, Castellón, Clementico, Cuarto de las Cabras”.

 

Para completar, añaden otros pocos topónimos curiosos del siglo XVI, relacionados en el mencionado libro “Historia de La Muela” de Miguel Plou:

“La Atalaya, Cuesta Gaconterio, Balsa de la Jupe, El Espligar, Montarones, Zuellos, Paniquesa, Baluenga, Ontinar, Val de Riglos, Pueyo Coronal, Zafranales, Alcofertas, Almazarro, Val del Daso, Val de Xerica, Val de Cuadros, Cabezo de Rioja, Podio de los Ladrones”.

 

Después de algún despiste para marchar de La Muela, con salida nuevamente por la antigua carretera (llamada “el caracol”), circularán correctamente por la carretera Madrid con destino El Frasno, situado a 44 km. y junto a la autovía.

Anuncios