13. URREA DE JALÓN

Urrea de Jalón (preindoeuropeo y prerromano de raíces vasconas, con muchas hipótesis etimológicas: UR = “agua”; HURREAN “cerca, junto”; URI “villa”, ORRE “enebro”; URR “colina, cerro”; o HURRA “avellana”) es una localidad de la provincia de Zaragoza y de la comarca Valdejalón. Situada a 46 km. de Zaragoza capital, a 284 mts. de altitud y con 414 habitantes. La primera mención es del siglo X, con el nombre de Orosa.

 

Mapa de la zona.  Mapa d´a redolada.

Mapa de la zona. Mapa d´a redolada

A los de Urrea les dicen “Faciosos”.

Iglesia de Urrea de Jalón.  Ilesia d´Urreya de Xalón.

Iglesia de Urrea de Jalón. Ilesia d´Urreya de Xalón

Las fiestas de Urrea en honor a San Sebastián se celebran el 20 de enero, en las que -cada cuatro años- se hace el “Dance de Moros y Cristianos”; el próximo, el 2012; antes se celebraba el Dance para la Virgen del Rosario el primer domingo de octubre. La cofradía del Rosario, en el siglo XVII, contrataba a un gaitero para ese día.

Los Zerrigüeltaires, saben que hace unos años, en Urrea de Jalón se descubrió en una casa unos manuscritos mudéjares-moriscos. A este respecto, M. Martín viene preparado, trayendo el libro “Relatos Píos y Profanos del MS. Aljamiado de Urrea de Jalón” de Federico Corriente Córdoba.

Lo comentan con un vecino de Urrea que se han encontrado, que casualmente, les dice que esos manuscritos los encontraron en casa de su hermana. Este señor, Carmelo Lavella Jarabe, de 89 años, les dice que ahí al lado vive la hija de su hermana y les invita a conocerla para comentar también con ella las circunstancias de esa aparición.

La sobrina de Carmelo, Mª Cruz Lavella García, les atiende en su casa con mucha amabilidad, luego se les junta una hermana suya. Les cuentan que: “salieron los manuscritos en el inmueble de su madre, en una pared vieja del pajar, al reformarlo salió como entre dos paredes. Era el año 1984 y estaba en aljamiau (con tinta royenca, comenta el Sr. Carmelo).

La familia avisó al párroco del pueblo que también era historiador D. José A. Lasarte, quien se puso en contacto con el historiador Ángel Canellas, y éste a su vez llevó los manuscritos al Director del Departamento de Árabe de la Universidad de Zaragoza D. Federico Corriente”.

Las sobrinas de Carmelo les enseñan un libro titulado “Urrea de Jalón. De la Prehistoria al siglo XIX”, escrito por el mencionado José A. Lasarte en el año 1981, antes del hallazgo de los aljamiados. Los Zerrigüeltaires muestran, en cambio, el libro del Aljamiado de Urrea de Jalón, publicado en 1985. Las hermanas Lavella creen que también lo tienen.

Portada del libro de José A. Lasarte.  Portalada d´o  libro  de  José A.  Lasarte

Portada del libro de José A. Lasarte. Portalada d´o libro de José A. Lasarte

Aprovechan la ocasión para preguntarles por topónimos y motes de Urrea, y la familia, muy amablemente les nombra los que se acuerdan:

Topónimos. Monte: “La Désa, La Cagüerca, La Cuartal, Periquillo, Cabezo del Meyo, La Escalerilla, Peña Amarilla”.

Huerta Alta: “El Puente del Baño, el Semental, El Raso, El Campo Hondo, La Mayuela, La Peña.”

Huerta Baja: “Moraleta, Maroñales, El Regañal, Río Viejo, Los Mojones, El Rosal, El Salau.”

Motes: “Pajaricos, Cachirulos, Gordos, Pepe Chiquito, Medalla, Los Juanos, Los Cachorros, Chorreretes, Lancero, Chorizo, Zurdos, Cabezas Rotas, Perico Campanero, Cascarro, Mujerines.”

Se despiden agradeciendo a las hermanas Lavella la información sobre el hallazgo de los manuscritos, como así mismo, a su tío Carmelo Lavella por su disposición a llevarles al antiguo pajar -ahora vivienda-, donde les enseña la pared en la que se hallaron los manuscritos; al sr. Carmelo le hacen una foto en la puerta de esa casa.

Carmelo Lavella en la puerta de la casa donde se hallaron los manuscritos.  Carmelo  Lavella  en a puarta d´a casa  do  se  i  troboron os manescritos

Carmelo Lavella en la puerta de la casa donde se hallaron los manuscritos. Carmelo Lavella en a puarta d´a casa do se i troboron os manescritos

Antes de ser expulsados de España en 1610, moriscos del valle del Jalón (Almonacid de la Sierra, Morata de Jalón, Saviñán, Urrea de Jalón) escondieron entre los muros de sus casas, envueltos en trapos o paños de lino, manuscritos en grafía árabe y lengua romance –mezcla de aragonés y castellano antiguo- denominada lengua aljamiada (extranjera). Es creíble que los moriscos aragoneses no llegasen jamás a hablar el árabe o la perdiesen enseguida, cambiado primero por el mozárabe prearagonés del Valle del Ebro (muy parecido al aragonés) y después de la reconquista por el aragonés con influencias de los idiomas vecinos de Aragón.. Además, hay la posibilidad de que los moriscos de Aragón se mantuviesen más fieles al aragonés que el resto de aragoneses de la Tierra Baja, que ya empezaban a castellanizarse. También dicen que pudo influir la fidelidad morisca al aragonés en el desprestigió que cogió en la población cristiana.

El manuscrito de Urrea de Jalón reúne textos sobre todo narrativos, la mayor parte de sentido religioso con relatos de personajes bíblicos, islámicos, hazañas legendarias de la expansión islámica, relatos edificantes y ejemplos morales, relatos profanos, oraciones y consejos para hacerlas. El Códice consta de 204 folios, aunque las primeras y últimas hojas se han perdido. Está sin fecha, pero parece posterior a la ordenación de conversión al cristianismo de 1526; además, las variaciones de lenguaje de unos textos a otros sugiere la presencia de diferentes autores, o copias de textos más antiguos.

Del manuscrito aljamiado de Urrea de Jalón.  De lo manescrito  alxamiau d´Urreya de Xalón

Del manuscrito aljamiado de Urrea de Jalón. De lo manescrito alxamiau d´Urreya de Xalón

Muestran una pequeña selección original de frases y palabras aragonesas incluidas en los manuscritos del Aljamiado de Urrea de Jalón, entresacada del libro de F. Corriente:

“amuytecimiento, kunplibas, feba, entrepieçan en las kagarrullas, dakia que fizo plorar, dexart-e ir tu karrera, el diya de guey, a tú, de tú, trasku estas?, ye, fan, esfeguzeç, piadat, soç, prenderéç, guellos, peyto, goyo, jinollos, çaga la orella, maxiellas, guaytanta, malatia, sobrancaria, piera, bergueña, la no-kosa, kí, testemuñança, pex, koda, bueytere, d-esturucio, ye, lonbo de máskulo, presona, rrebibko, moneta, eskricón, murjékalo, eskarabato, tarataña, alaqrab, truyta, wey, fert-é, eskrucon, mur, alkaguet, prenga, fuellas, dirt-é  se ye, rridyóse, kon-tú, kiyeste posar?, frawó, malició, gran, la millor dellas la-ke ye grosa y muyta su-ley, ye dulç, pansas, kuesko, malgranas?, prieskos, ye amariella, aw, ke-s-feba, se-feba, luniellas, por ké kosa?, la-otro, peren, por-a tú, ke-y-a, sab, ceñado l-as, ke prenga a tú, los kreyentes i las kreyentas”. 

En el número 11 de la revista RUXIADA (C.F.S., primavera de 1992) Migalánchel Martín publicó el artículo “O manuscrito alxamiato de Urreya de Xalón (una alfaya literaria de ros mudéxares aragoneses)”, en el que explica algo sobre el contenido de este libro y añade algunos párrafos del mismo, por ejemplo éste de la página 209:

“Dixo: “Yá mancebo, do lexas los kamellos kornudos?”. Dixo: “Léxolos en los billeros ke pasen las fuellas de las pieras”. Díxole Alhajáj: “Las piedras tienen fuellas, yá asno?”. Díxole el mancebo: “y los kamellos kuernos, yá loko?”. Dixo que tenía Alhajáj una piedra en su mano i díxole: “Yá mancebo, fesme a saber esta piedra se ye másqulo o fembra”. Dixo el mancebo: “yá Hajáj, lebántale la koda i dirt-é se ye másqulo o fenbra”. Dixo ke rridyóse Alhajáj i los ke eran con él. Díxole: “Yá mancebo, muyto nos plaze estar kon tú”.

De la nombrada recopilación de (IDEAragón), seleccionan algunos topónimos relativos a Urrea de Jalón  no incluidos en los mencionados por la familia Lavella:

“Ajadica, La Alfondiga, Aljibe, Aspro, Val del Lugar, Barranco la Mina, Boteja, Dehesica, El Espartal, Gazo, Balsa del Almazarro, Camino de Regañal, Candecar o Caudecar, Castillo de Urrea o de Orosa, El Castilluelo, Caulor, Chopos Escopaos, Fuente Amarga, Maraviñales, Montes Blancos, Montolar (hace 250 años el bosque de Montolar fue talado por creer que los árboles eran causa de unas dañinas tormentas), Castillo Moros, Mudada, Noria, Los Olivos de los Manqueros, Pallarés, Peracorba, La Pontarra, El Regañal, Río Viejo, Salobrar, Las Torres, Tremacequias”.

 

Se han encontrado piezas de cerámica y sílex de entre 5.000 y 1.500 años a.C. en “La Peña Amarilla”. En el yacimiento celtibérico de ”La Peña” aparecieron restos de murallas, viviendas y una necrópolis que  bien pudiera ser el antiguo “Centóbriga”.

Urrea como población documentada existe desde el s/III d.C. “de rivo Xalonis”.

Aún quedan restos del primitivo castillo Orreia del siglo X. Este castillo era como un palacio de placer o lugar de descanso de nobles o regios moros de Zaragoza.

Tras la toma de Urrea a los moros en 1119, Alfonso I otorga el señorío del castillo y la villa a su cuñado Maximiliano, adoptando el apellido de la villa: De Urrea (escrito a menudo “durreya” en documentos medievales), según este texto: “…Oppidum de Urrea occupauit ab i lloque cognomen assumpsit…”. Ahí empieza el linaje y apellido de los Urrea, más tarde Condes de Aranda.

Uno de los Urrea, Miguel, nació en el castillo en 1250. En 1309 llegaría a ser obispo de Tarazona, gozando estima del rey Jaime II; el cual le concedió en 1316 -para él y sus sucesores en la Sede- la moneda “forera” del pueblo de Oseja. Murió en 1317.

Del mismo conjunto defensivo quedan restos de la torre cilíndrica conocida como “el Castilluelo”. Aquí dicen que se refugió huyendo de Madrid Antonio Pérez, secretario de Felipe II.

En 1809 el alcade de Urrea se llamaba Juan Trasovares y en 1835, Luis Trasovares.

En 1885 viven en Urrea 852 habitantes, 100 de ellos de 77 lugares: Bardallur, Bárboles, Trasobares entre otros.

La calle La Parra de Urrea de Jalón.  A carrera  La Parra d´Urreya de  Xalón

La calle La Parra de Urrea de Jalón. A carrera La Parra d´Urreya de Xalón

Hacen un pequeño recorrido por la población, en la que destaca el urbanismo morisco, con muchos arcos que comunican la plaza de España con las calles contiguas y muchas casas con escudos: en la calle Barrichuelo el de los Aso, en la Baja o de Juan de Latienda el de los Giles y el de los Trasobares (provenientes de Tudela desde 1515 y en Urrea desde 1772), con el escudo sobre la puerta,

Escudo de la casa de los Trasobares en Urrea.   Escuto d´a casa  de  los  Trasobares  en  Urreya

Escudo de la casa de los Trasobares en Urrea. Escuto d´a casa de los Trasobares en Urreya

y la calle La Parra,  el de los Estepa. La calle Barranco va subiendo hasta los restos del Torreón.

La iglesia del Salvador es del siglo XVI con una sola nave de dos tramos, tiene una bella fachada decorada con rombos, cruces y esquinillas en ladrillo resaltado, similar al de la torre. Ésta tiene tres cuerpos, el tercero de finales del siglo XVIII.

Portada de la iglesia del Salvador del siglo XVI.  Portalada  de ra ilesia  d´El  Salvador,  d´o sieglo  XVI

Portada de la iglesia del Salvador del siglo XVI. Portalada de ra ilesia d´El Salvador, d´o sieglo XVI

El día no da para más. Terminan el recorrido por Urrea y vuelven a Zaragoza.

Anuncios