11. ALCALÁ DE EBRO – PEDROLA

Alcalá de Ebro (topónimo árabe QALA’T: “castillo”, “fuerte”, “fortaleza”) es una localidad de la provincia de Zaragoza y de la comarca Ribera Alta del Ebro. Se encuentra a 41 km. de Zaragoza capital, a 296 mts. de altitud y con  3.700 habitantes.

 

A Alcalá de Ebro le dicen “Tres Torres” y a los vecinos “Engañapobres” y “Arguellos” en este dicho: “En Cabañas malas mañas, en Alcalá los arguellos”.

De la conocida recopilación de (IDEAragón) eligen algunos topónimos interesantes de Alcalá de Ebro:

“Los Angostios, Acequia Real, Acerollera, Ebro Viejo, Escarihuela, Escorredero de la Pulliguera, La Faguera, Fendoces, Foguera, Cagainero, Guarche, Guitones, Hijuela de los Cahices, Cabecicos, Caineros, Camatimón, Camino Tella, Camino de la Torna, Campo de Layunque, Los Campos de Motapán, Campo Pencas, Callizo, Cospilares, Landas, Piaretes, La Ramera, El Raso, Tello, Huarche, Tamarizal”.

Vista desde el aire de Alcalá del Ebro.  Ambiesta dende l´aire d´Alcalá  d´Ebro

Vista desde el aire de Alcalá del Ebro. Ambiesta dende l´aire d´Alcalá d´Ebro

El 9 de mayo se celebra el día de San Gregorio.

Las fiestas patronales de Alcalá se festejan el primer fin de semana de agosto con los danzantes y el Paloteau, costumbre mantenida desde 1929 en las formas actuales.

El 4 de diciembre se celebra Santa Bárbara.

Según la tradición, la fundación del monasterio de monjas Bernardas de Trasobares en 1152, estuvo ubicada originalmente entre Luceni y Alcalá de Ebro, pero lo trasladaron a Trasobares para librarse de las incursiones árabes.

Les preguntan a unos vecinos en la terraza de un bar de Alcalá, si por casualidad conocían esta historia. La respuesta es que no.

En el barrio Alto están los restos del castillo de Alcalá, de origen musulmán, que formaba parte del sistema defensivo de la ciudad de Zaragoza.

En 1118, después de la conquista de Zaragoza, el castillo será incorporado a los primeros señoríos de la Ribera Alta del Ebro.

La propiedad de Alcalá correspondió a la casa de los Luna y después a Pedro de Quesada. Con el tiempo y con sucesivos matrimonios,terminó vinculado a la casa de los Duques de Villahermosa de Pedrola. Junto a los restos del castillo está una antigua casa de los mencionados duques.

De camino a la margen del río Ebro, para ver la escultura de Sancho Panza “Gobernador de la Ínsula Barataria”, pasan por delante de la iglesia barroca de la Santísima Trinidad, del siglo XVII. Del interior de la iglesia es destacable el retablo de San Antonio de Papua, de finales del siglo XVI.

Iglesia de la Santísima Trinidad de Alcalá de Ebro. Ilesia d´a Santisma Trenidá d´Alcalá d´Ebro

Iglesia de la Santísima Trinidad de Alcalá de Ebro. Ilesia d´a Santisma Trenidá d´Alcalá d´Ebro

Llegan al margen del Ebro, con una muy bella vista hacia la aparente ínsula,

La Ínsula Barataria de Alcalá de Ebro descrita por Cervantes. A  Insula  Barataria  d´Alcalá d´Ebro, descrita por Cervantes

La Ínsula Barataria de Alcalá de Ebro descrita por Cervantes. A Insula Barataria d´Alcalá d´Ebro, descrita por Cervantes

el Parque de la Barca

El Parque de la Barca en Alcalá de Ebro. Lo  Parque de la Barca, en  Alcalá d´Ebro

El Parque de la Barca en Alcalá de Ebro. Lo Parque de la Barca, en Alcalá d´Ebro

y la curiosa escultura a Sancho Panza.

La escultura de Sancho Panza.  A escoltura de Sancho  Panza

La escultura de Sancho Panza. A escoltura de Sancho Panza

El “Gobernador” se encuentra en la famosa pose descrita por Cervantes:

“…inclinó la cabeza sobre el pecho, y poniéndose el dedo índice de la mano derecha sobre las cejas y las narices, estuvo como pensativo un pequeño espacio, y luego alzó la cabeza y mandó…” (Capítulo XLV)

Según la mayoría de expertos en la obra cervantina, Alcalá de Ebro es la “Ínsula Barataria” que describió Miguel de Cervantes y Saavedra en el libro “El Quijote de la Mancha”. El célebre personaje, Don Quijote, cedió el protagonismo en ese final del libro a su escudero Sancho Panza, para que ejerciese de insigne gobernador de dicha ínsula:

“…lo que puedo dar os doy, que es una Ínsula hecha y derecha, redonda y bien proporcionada, y sobremanera fértil y abundosa, donde si vos os sabéis dar maña, podéis con las riquezas de la tierra granjear las del cielo.” (capítulo XLII)

En el capítulo XLV del Quijote, Sancho llega a Alcalá:

“Digo, pues, que con todo su acompañamiento llegó Sancho a un lugar de hasta mil vecinos, que era de los mejores que el duque tenía. Diéronle a entender que se llamaba “la ínsula Barataria”, o ya porque el lugar se llamaba “Baratario” o ya por el barato con que se le había dado el gobierno. Al llegar a las puertas de la villa, que era cercada, salió el regimiento del pueblo a recebirle, tocaron las campanas y todos los vecinos dieron muestras de general alegría y con mucha pompa le llevaron a la iglesia mayor a dar gracias a Dios, y luego con algunas ridículas ceremonias le entregaron las llaves del pueblo y le admitieron por perpetuo gobernador de la ínsula Barataria”.

Don Quijote y Sancho Panza.  Don  Quixot  y  Sancho Panza

Don Quijote y Sancho Panza. Don Quixot y Sancho Panza

Más que una ínsula, Alcalá de Ebro era una península que el río abrazaba en meandro. En otros capítulos Cervantes cuenta la belleza del Ebro:

“…al salir el alba siguieron Don Quijote y Sancho su camino buscando las riberas del famoso río Ebro.” (capítulo XXVIII) “…y el verle fue de gran gusto a Don Quijote, porque contempló y miró en él la amenidad de sus riberas, la claridad de sus aguas y el sosiego de su curso y la abundancia de sus líquidos cristales, cuya alegre vista renovó en su memoria mil amorosos pensamientos…” (capítulo XXIX)

Después de visitar Alcalá de Ebro marchan hacia el suroeste 3 km., donde se encuentra la villa de Pedrola.

Pedrola (del sustantivo latino PETRA + sufijo diminutivo –OLA: “piedra pequeña” o PETRAOLA: “alto”, “pequeño cerro”) es una localidad de la provincia de Zaragoza y de la comarca Ribera Alta del Ebro. Se encuentra a 40 km. al noroeste de Zaragoza capital, a 223 mts. de altitud y con  275 habitantes.

 

A los de Pedrola les dicen “Apatuscos”.

De la mencionada recopilación de (IDEAragón), eligen algunos topónimos interesantes de Pedrola:

“Aval, Agostinos del Molino, Alcadín, Alpazara, Altos de las Reclizas, Antigua Pursal, Arbolico, Los Argadiles, Acequia de Lafuén, Acequia de Regatiel, Atalaya, Babaquel, Badina, Barranco de Bielsa, Barranco de Los Candés, Barranco del Lobo, Barranco del Salto, Vereda Malas Bragas al Collado de Tipte, Villahermosa, Boquera, Eras Riolafuén, Escalda, Esparteta, La Figuera, Filas Cortas Carboné, Forano, La Fuenpudia, Gallipuén, Jaloncillo, Juncare, Cabecicos, Cacaruelo, Camino de Alman, Camino de la Paridera de Chelico, Canteras de Alzaparán, Los Cados, Carrera Borja, Carrialampero, Codada de la Cueva, Cuarto la Carne, El Cubilar, Cuca, Cucurilla, El Papo, Paridera del Putete, Puyamaro, La Sardeta”.

La villa ha tenido siempre una gran producción agrícola, gracias al agua del Jalón y del Canal Imperial. Lo cual le ha otorgado a Pedrola la denominación, de “granero de la comarca”.

La iglesia parroquial de Pedrola con el nombre de Nuestra Señora de los Ángeles, es un edificio que es el resultado de las ampliaciones de los siglos XVI a XVIII sobre un templo del XIV del que sólo queda el último tramo de la nave y parte de la puerta.

Como curiosidad, en el siglo XVI Dª Luisa de Borja y Aragón, mandó realizar un pasadizo desde el Palacio de Villahermosa a la iglesia para poder acceder directamente.

 

Respecto a la mencionada denominación de Pedrola, hay que añadir que esa piedra, pequeña roca en el cerro, sirvió para establecer un primitivo asentamiento donde situaron un castillo medieval del que no queda nada. Sí quedan vestigios de un torreón medieval del siglo XV, perteneciente a un castillo que los señores de Pedrola edificaron en la Baja Edad Media.

Escudo heráldico en bajo el balcón de una casa de Pedrola. Escuto  eraldico  chus lo balcón d´un casal de Pedrola

Escudo heráldico en bajo el balcón de una casa de Pedrola. Escuto eraldico chus lo balcón d´un casal de Pedrola

En 1119 Pedrola fue conquistada por Alfonso I el Batallador, pero convivieron hasta finales del siglo XV musulmanes, judíos y cristianos.

Pedrola fue gobernada por señores vitalicios en nombre del rey; desde el primero, Lope Ferranch de Luna en 1289, hasta el vigésimo y último, José Antonio de Aragón en 1812, ya que las Cortes de Cádiz clausuran por Ley los señoríos.

Desde el XIII duque de Villahermosa, y descendientes, han conservado su jerarquía social en la villa. D. Álvaro Urzaiz Azlor de Aragón es el actual Duque.

Los Zerrigüeltaires sólo visitan en Pedrola de los alrededores del Palacio de los Duques de Villahermosa. Entran por la calle del Velasco y pasan por un arco que hace de entrada a la Plaza de España, donde se encuentra el Ayuntamiento y un lateral de dicho palacio. Por la adyacente, calle Duquesa  Villahermosa se llega al otro lado del enorme palacio.

Palacio de los Duques de Villahermosa del siglo XVI en Pedrola.  Palaz  d´os Duques de Villahermosa, d´o sieglo XVI, en Pedrola

Palacio de los Duques de Villahermosa del siglo XVI en Pedrola. Palaz d´os Duques de Villahermosa, d´o sieglo XVI, en Pedrola

El palacio de los Duques de Villahermosa es un magnífico edificio particular del siglo XVI, hecho por D. Alfonso Felipe de Gurrea y Aragón y por su hijo Martín. Es de estilo renacentista con añadidos barrocos y neoclásicos, manteniendo dentro importantes cuadros de Tiépolo, Bayeu, Goya y Sorolla. Un jardín rodea el palacio y el resto de la localidad.

Parece ser que en 1569, Miguel de Cervantes formaba parte de una comitiva encaminada hacia Roma -como paje de Monseñor Julio Aguaviva y Aragón- hizo estancia por unos días en el palacio de Pedrola, para visitar a su pariente, el Duque de Villahermosa D. Martín de Gurrea y Aragón.

Muchos estudiosos ubican la investidura de Sancho Panza del gobierno  de la “Ínsula Barataria” en el palacio de los Duques de Villahermosa, y en este mismo sitio se podría situar el capítulo XL, en el que Don Quijote y Sancho cabalgan sobre la loma de Clavileño.

Sin más dilación se dirigen a Bárboles, a 15 kms.

Anuncios