10. ALAGÓN. MURALLAS DE GRISÉN

Alagón (del término prerromano y preindoeuropeo ALAÚN, con raíz hidronímica AL-, variante de AR- “río”, “ribera”, “corriente de agua”) es una localidad de la provincia de Zaragoza y capital de la comarca Ribera Alta del Ebro. Se encuentra a 25 km. al noroeste de Zaragoza capital, a 235 mts. de altitud y con más de 7.100 habitantes.

Mapa de la zona. Mapa d´a redolada

Mapa de la zona. Mapa d´a redolada

A los de Alagón les dicen “Melones”.

 

Tienen dos conocidos dichos, con algunas variantes:

Eres más caro que el salmón de Alagón”.

“El salmón a doblón,

que así lo pagaron los de Alagón”.

 

“Alagón, cuatro casas y un ladrón”.

“En Alagón en cada casa un ladrón

en casa del alcalde el hijo y el padre,

y en casa del alguacil hasta el candil”.

Y este último dicho: “Lo que desea Alagón, no venga por Aragón”.

Vista desde el aire de Alagón. Ambiesta dende l´aire  d´Alagón

Vista desde el aire de Alagón. Ambiesta dende l´aire d´Alagón

De la ya mencionada y conocida recopilación de (IDEAragón) eligen algunos topónimos interesantes de Alagón:

“Las Águilas, Alguceya, La Almuerca, Almuescas, Arco de la Guata, Arterales, Brazal del Botuello, Brazal de la Corona, Acequia de Sanduerta, Azud de Almozara, El Balán, Las Engilas, Escorredero Mejana, El Forón, El Frasno, Fuente Labogada, El Guitón, Hijuela del Pacho, Cabelzabu, Camino de Figueruela, Camino de la Pleidora, Camino de Pigueruela, Camino de la Posera, Camino Real, Camino de Servidumbre, El Caracol, Los Castillos, Colada de la Codera, Colada de Torremate, Landa Alagón, La Lueca, Marrán, Marquesado, Las Monjas, La Moraleta, La Muralla, Parapos, El Pontón, El Porro, Chopicos, Huerta del Castellar”.

Topónimo aragonés.  Topónimo aragonés

Topónimo aragonés. Topónimo aragonés

Como comparación con nuestros tiempos, transcriben algunos de los topónimos de campos, acequias, brazales y rasas existentes a principios del siglo XV, entresacados del libro “Alagón en la Edad Media” de Pilar Pérez Viñuales:

 

Campos: “Motiellas, Fraxno, Campiello, Biandalo, Puent, Cascallo, Peniella, Cerueylla, Almuezcar, Almacenes, Albalat, Alborueta, Alguzea, Chopiello, Torreziella, Yenepocos, Carrera Caccales, Albotán, Cabeza Dalbur, Huellos, Formigal, Carrera Caragoça, Carrera Grisenich, Calellas, Abecatanyet, Fuent de la Valyeziella, Baxos de Biniella, Exarea, Carrera Azuner, Corona, Condado, Sotiello, San Duerta”.

Acequias: “del Forón, de Aljazira, del Castellar, del Bally Puent, de Centén”.

Brazales: “de Piquiellos, de Piniella, del Lobo, de Cenyamenyazara, de Regacuello, de Ladronciello”.

Rasas: “de Ferrant Pérez, del Huello del Forón, del Uxuelo, de Cabez Dalbur, de la Deffesa”.

 La playa de Alagón. Revista Zaragoza nº 26 1967. DPZ.  A  placha  d´Alagón.  Rebiesta Zaragoza nº 26 1967. DPZ.

La playa de Alagón. Revista Zaragoza nº 26 1967. DPZ. A placha d´Alagón. Rebiesta Zaragoza nº 26 1967. DPZ.

La playa de Alagón junto al Ebro.  Revista Zaragoza nº 26 1967. DPZ. A placha d´Alagón, chunto l´Ebro  Zaragoza nº 26 1967. DPZ

La playa de Alagón junto al Ebro. Revista Zaragoza nº 26 1967. DPZ. A placha d´Alagón, chunto l´Ebro Zaragoza nº 26 1967. DPZ

Junto a la plaza del Castillo estuvo situada la ciudad ibérica de Alaun, la cual acuñó moneda con inscripciones íberas.

En el periodo de los romanos le decían Alauona o Allobone y era una mansión en la vía que –provenía de Caesaraugusta por Turiasu (Tarazona)- con dirección hacia Asturica (Astorga).

En el año 714 Alagún era la población islámica más importante de la Marca Superior de Al Andalus. Abderramán III durmió en 935 en su castillo.

Con los musulmanes se pobló la actual plaza de la “Alhóndiga” y calles adyacentes.

Durante la reconquista cristiana, Alfonso I el Batallador conquistó Alagón en 1119.

Iglesia de San Juan Bautista de Alagón y madre de M. Pérez. Ilesia de San Juan Bautista d´Alagón y mai de M. Pérez

Iglesia de San Juan Bautista de Alagón y madre de M. Pérez. Ilesia de San Juan Bautista d´Alagón y mai de M. Pérez

En la Edad Media en Alagón la gran mayoría de la población eran mudéjares, con una aljama judía alrededor de la replaceta Virto.

Casa de tradición mudéjar. de tradizión mudéxar

Casa de tradición mudéjar. de tradizión mudéxar

En Alagón se celebraron Cortes Aragonesas y, al ser villa principal, tenía su representante en dichas Cortes. El rey aragonés Pedro IV el Ceremonioso se casó aquí con su primera mujer, María de Navarra.

Placa del Centro Cívico "Antonio Fernández Molina" de Alagón. Retulo d´o  Zentro Zebico "Antonio Fernández Molina" de Alagón

Placa del Centro Cívico “Antonio Fernández Molina” de Alagón. Retulo d´o Zentro Zebico “Antonio Fernández Molina” de Alagón

En esta época el Monasterio de Veruela tenía alguna posesión en Alagón:

“En Alagón, lindando con la carrera que va enta Caragoça e con el río de Exalon e con la carrera de Canales e con el braçal clamado del “Lobo”, el monasterio de Veruela poseía la granja llamada del Puen, por la cual cobraba treudo”.

Vista desde el aire de la iglesia de San Pedro. Ambiesta dende l´aire d´a ilesia de San Pedro

Vista desde el aire de la iglesia de San Pedro. Ambiesta dende l´aire d´a ilesia de San Pedro

En el trabajo y recomendable libro antes mencionado, “Alagón en la Edad Media” de Pilar Pérez Viñuales con amplio repertorio en aragonés medieval- la autora presenta, entre otras informaciones, la documentada relación de algunos judíos conversos que aparecen en la villa en la primera mitad del siglo XV.

A continuación, muestran los nombres de los más curiosos, sobre todo les gusta uno en especial:

“Martín Pérez de San Salvador, Aznar Martínez de Trigo, Johan Dixea, Nicolás d’Uncastiello, Berenguer de Bardaxí, Anthon de Bardaxí y sus hijos Violantico, Migalico y Grancica…”

 Migalico y Grancica, no; Quijotico y San Chico.  Migalico y Gran Zica, no pas;  Quixotico y San Chico

Migalico y Grancica, no; Quijotico y San Chico. Migalico y Gran Zica, no pas; Quixotico y San Chico

De la misma autora, Pilar Pérez, muestan una parte de un documento de 1429 en el que lo menciona Anthon de Bardaxí en compra a Bernart, vecino de Alagón, de tejas y rejolas:

“Et yo dito Bernart vendo a vos Anthon de Bardaxí, vezino de la dita villa mil et cincientas rejolas et mil tellas de buen obrage, mercader las quales rejolas vos assigno en la forma que de present tenemos en el forno de la dita villa et las tellas a otra fornada, por precio de huytanta et cinquio sueldos…”.

La investigadora Pérez Viñuales comenta que ‘las carnicerías cristianas, o mejor las tiendas de carne y según documentos de 1429, tenían que ser dos. En una de ellas, los jurados arriendan la carnicería al nombrado judío converso Johan Dixea’:

“…Primerament que vos dito carnicero siades tenido tener abastadas de sol a sol dos tiendas de carne, separadas la una de la otra yes a saber la una de carnero et la otra de ovella, vaca o craba…”.

Puerta de la Plaza de Toros de Alagón. Puarta d´a Plaza Toros d´Alagón

Puerta de la Plaza de Toros de Alagón. Puarta d´a Plaza Toros d´Alagón

Placa conmemorativa de los 100 años de la plaza de toros. Retulo remeratibo  d´as 100 añadas de ra plaza  toros

Placa conmemorativa de los 100 años de la plaza de toros. Retulo remeratibo d´as 100 añadas de ra plaza toros

A mitad del siglo XV la población de Alagón subía a unos 700 habitantes. Con el impacto que supuso la expulsión de los judíos, en Alagón quedaron 576 personas en 1495.

 

Ayuntamiento de Alagón.  Casa La Billa  d´Alagón

Ayuntamiento de Alagón. Casa La Billa d´Alagón

Se acercan a las proximidades de la antigua fábrica azucarera. En 1900 se abrió en Alagón la azucarera “Nª Sª de las Mercedes” que funcionó hasta 1975 y que está declarada como “Bien Catalogado del Patrimonio Cultural Aragonés”.

Antigua azucarera Ntra. Sra. de las Mercedes de Alagón. Antiga zucrera  Ntra. Sra. de las Mercedes d´Alagón

Antigua azucarera Ntra. Sra. de las Mercedes de Alagón. Antiga zucrera Ntra. Sra. de las Mercedes d´Alagón

Como le decían a M. Pérez sus tías Teresa y Victoria (ésta última en una residencia de aquí, de Alagón):

 

Teresa Pérez, tía de M. Pérez

Teresa Pérez, tía de M. Pérez

Teresa: “tu abuelo Ramón -mi padre- con mi tío Bitorián y el primo Antonio iban a trabajar desde Oseja a la azucarera de Alagón, estuvieron en casa de mi prima Martina que era hija de mi tío Blas y de la tía Anica (según Ángeles Gil estos dos tíos fueron niñeros de su hijo M. Pérez en Oseja).

Victoria Pérez, tía de M. Pérez en una residencia de Alagón. Victoria Pérez, tía de M. Pérez n'una residenzia d'Alagón

Victoria Pérez, tía de M. Pérez en una residencia de Alagón. Victoria Pérez, tía de M. Pérez n’una residenzia d’Alagón

Victoria: “el abuelo Ramón quería mucho a Martina, la tenía siempre presente, decía que le pasáramos comida, vivía enfrente en Oseja.

Victoria Pérez y Angelines Gil, tía y madre de M. Pérez. Victoria Pérez y Angelines Gil, tía y mai de M. Pérez

Victoria Pérez y Angelines Gil, tía y madre de M. Pérez. Victoria Pérez y Angelines Gil, tía y mai de M. Pérez

En Alagón, cuando iba a verla, le llevaba comida que me daba mi padre de la matazía del cerdo, y a mí, la Martina me daba galleticas con nata. En Alagón la querían mucho”.

 

Victoría Pérez en Alagón

Victoría Pérez en Alagón

Dan un paseo por Alagón, sorprendidos de lo artístico e histórico ambiente de sus calles.

Recorren la comercial calle Mayor y llegan al Ayuntamiento, bonito edificio de ladrillo mudejarizante.

M. Martín buscando el Ayuntamiento de Alagón. M. Martín á la usma d´a Casa La Billa d´Alagón

M. Martín buscando el Ayuntamiento de Alagón. M. Martín á la usma d´a Casa La Billa d´Alagón

Después pasan por la plaza la “Alhóndiga”, que a su lado, está la iglesia de San Antonio del siglo XVIII,

Iglesia de San Antonio de Padua. Ilesia de San Antonio de Padua

Iglesia de San Antonio de Padua. Ilesia de San Antonio de Padua

ejemplo de arquitectura de los jesuitas, con planta de cruz latina, cúpula sobre el crucero y nave única.

Vista desde el aire de la iglesia de San Antonio de Padua. Ambiesta  airia d´a ilesia de San Antonio de Padua

Vista desde el aire de la iglesia de San Antonio de Padua. Ambiesta airia d´a ilesia de San Antonio de Padua

Continúan el recorrido por la calle “San Jorge” y después por la de “San Pedro”, llegando hasta la preciosa iglesia mudéjar de San Pedro del siglo XIV. Tiene nave única cubierta con bóveda de crucería y ábside pentagonal.

Vista desde el aire de la torre de la iglesia de San Pedro. Ambiesta airia d´a torre de ra ilesia de San Pedro

Vista desde el aire de la torre de la iglesia de San Pedro. Ambiesta airia d´a torre de ra ilesia de San Pedro

En el siglo XVI se amplió una parte y se construyo la galería superior, a finales del XVII la aumentaron nuevamente con dos capillas más.

Otra vista de la torre mudéjar e iglesia de San Pedro. Autra ambiesta d´a torre mudéxar e ilesia de San Pedro

Otra vista de la torre mudéjar e iglesia de San Pedro. Autra ambiesta d´a torre mudéxar e ilesia de San Pedro

La torre también del siglo XIV, de planta octogonal, con formas de alminar almohade y decorada con dibujos de rombos y arcos entrecruzados.

 Iglesia y torre de San Pedro. Ilesia y torre de San Pedro

Iglesia y torre de San Pedro. Ilesia y torre de San Pedro

Según el mencionado libro de “Alagón en la Edad Media” de Pilar Pérez Viñuales, en los arreglos de la Iglesia de San Pedro en 1428, se firma un documento de contrato de obra entre el arcediano de Zaragoza y el concejo de Alagón con el maestro Hamet de Fierro: El maestro tiene que: “…scobrir et cobrir de nuevo la meytat de la eglesia…et cobrirla de fusta nueva de huerta ensemble con el cavallon mayor…et meter algenz en el dito cavallon…et la partida de la otra vesant de la eglesia enca par de cierço sia tenido de recorrer aquella…Item que adobe el repicadero del campanar…”

 Iglesia de Ntra. Sra. del Castillo

Iglesia de Ntra. Sra. del Castillo

En la cercana calle de las Damas, contemplan varios edificios de ladrillo de tradición mudéjar, en uno de los cuales se lee: “Mira pecador qual vives, porqe de la misma suerte que es la vida, así es la muete”.

Inscripción religiosa en un edificio de tradición mudéjar. Inscrizión relichiosa en un edefizio de tradición mudéxar

Inscripción religiosa en un edificio de tradición mudéjar. Inscrizión relichiosa en un edefizio de tradición mudéxar

Terminan el recorrido en la esquina de la calle de la Jota Aragonesa, junto a una gran casa de los siglos XV-XVI sede actual de la “Peña Sajeño-Alagonesa”, creada tras el hermanamiento de Alagón con la localidad alicantina de Sax.

Aleros de casas en la calle Jota Aragonesa. Rafes en a carrera Jota Aragonesa

Aleros de casas en la calle Jota Aragonesa. Rafes en a carrera Jota Aragonesa

Edificio de la "Peña Sajeño Alagonesa" y la madre de M. Pérez

Edificio de la “Peña Sajeño Alagonesa” y la madre de M. Pérez. Edifizio d’a “Peña Sajeño Alagonesa” e ra mai de M. Pérez

Calle la Jota Aragonesa, delante la madre de M. Pérez. Carrera la Jota Aragonesa, debán a mai de M. Pérez

Calle la Jota Aragonesa, delante la madre de M. Pérez. Carrera la Jota Aragonesa, debán a mai de M. Pérez

Desde la villa de Alagón van a visitar las Murallas de Grisén, después de preguntar un par de veces dónde se coge la buena dirección. Es una pista asfaltada y en muy buen estado que va hacia el sur que empieza pasando una gasolinera y empieza a la altura del cementerio municipal, en la que indica “El Caracol” (4 km.). El trayecto confirma lo dicho a M. Pérez por el amigo José Luis Cervera:

es mejor camino por Alagón que por Grisén”.

Es un enclave natural y muy hermoso, situado alrededor de la encrucijada del río Jalón con el Canal Imperial de Aragón; el Canal eleva su cauce y salva el Jalón a través de un acueducto cuya construcción con formas de muralla favoreció la denominación de Murallas de Grisén.

Murallas de Grisén

Murallas de Grisén

Del facsímil “Paseo Pintoresco por el Canal Imperial de Aragón”, de 1984, con el motivo del Bicentenario del Canal Imperial de Aragón en el que se reedita la edición de 1833, se incluyen en este capítulo algunas láminas de grabados y esta reseña referente a la magna obra realizada al acercarse la construcción del Canal al río Jalón:

 

 Grabado. Vista del puente sobre el Jalón (1833). Grabato. Ambiesta  d´o puen sopre lo Xalón (1833)

Grabado. Vista del puente sobre el Jalón (1833). Grabato. Ambiesta d´o puen sopre lo Xalón (1833)

“Doce años duró su construcción hasta el de 1790… y tan sólo la inteligencia y el tesón del Señor Ramón Pignatelli pudo superar tantos obstáculos como se le opusieron…Al llegar al río Jalón enteramente varió la dirección de la Acequia antigua, haciendo el Canal pasar por encima del río, en lugar de que la dicha Acequia pasaba por debajo de este.

Grabado. Puente sobre el Jalón desde debajo de la muralla y la Almenara de San Martín (1833). Grabato.  Puen sopre lo Xalón dende baxo la muralla y l´Almenara de San Martín (1833)

Grabado. Puente sobre el Jalón desde debajo de la muralla y la Almenara de San Martín (1833). Grabato. Puen sopre lo Xalón dende baxo la muralla y l´Almenara de San Martín (1833)

Corre el río Jalón por medio de un dilatado valle que tiene de ancho poco más de un cuarto de legua, por medio del cual se debía proporcionar el paso del Canal; y no habiendo por ningún lado altura ni desigualdad del terreno en que apoyarse, era indispensable el llevarlo colgado en toda la distancia del dicho valle.

Grabado. La gran muralla sobre el Jalón por la que pasa el Canal y la Almenara de San Martín (1833). Grabato. A gran muralla sopre lo Xalón por la que ba lo Canal  y l´Almenara de San Martín (1833)

Grabado. La gran muralla sobre el Jalón por la que pasa el Canal y la Almenara de San Martín (1833). Grabato. A gran muralla sopre lo Xalón por la que ba lo Canal y l´Almenara de San Martín (1833)

Para este fin fue preciso construir un magnífico puente sobre el dicho río, todo de piedra sillería, formando cuatro grandes arcos de extraordinaria elevación, para de este modo poder alcanzar al nivel del Cauce del Canal,

Grabado. Vista de dos arcos bajo el puente del Jalón (1833). Grabato. Ambiesta de dos arcadas baxo lo puen d´o Xalón (1833)

Grabado. Vista de dos arcos bajo el puente del Jalón (1833). Grabato. Ambiesta de dos arcadas baxo lo puen d´o Xalón (1833)

dando a dichos arcos el grueso y anchura suficiente para contener con desahogo toda la caja del Canal, con sus banquetas y andenes en ambos lados: a la entrada y a la salida de este puente fue preciso prolongar una altísima y fuertísima muralla de la misma fábrica,

Grabado. Vista del Canal con el edificio de la escalera de caracol para bajar al río (1833). Grabato. Ambiesta d´o Canal con l´edefizio d´a escalera de caragol, ta baxar ta lo Xalón (1833)

Grabado. Vista del Canal con el edificio de la escalera de caracol para bajar al río (1833). Grabato. Ambiesta d´o Canal con l´edefizio d´a escalera de caragol, ta baxar ta lo Xalón (1833)

capacidad y grueso que el puente, para conducir el Canal por toda la extensión del valle, hasta enlazarlo por el un lado y el otro con el nivel y la altura de la caja que él mismo traía:

Grabado. Vista del puente del Jalón con el edificio que tiene una escalera de caracol, desde el Canal a la muralla (1833). Grabato. Ambiesta  d´o puen d´o Xalón con l´edefizio d´a escalera de caragol, dende lo Canal enta la muralla

Grabado. Vista del puente del Jalón con el edificio que tiene una escalera de caracol, desde el Canal a la muralla (1833). Grabato. Ambiesta d´o puen d´o Xalón con l´edefizio d´a escalera de caragol, dende lo Canal enta la muralla

obra soberbia y de extraordinaria magnificiencia, que causará admiración en todos los siglos, y dará una idea nada equívoca del genio sublime de su Autor.”

Grabado. Vista del puente del Jalón y de la almenara de San Martín (1833).  Grabato. Ambiesta d´o puen d´o  Xalón y de l´almenara de San Martín (1833)

Grabado. Vista del puente del Jalón y de la almenara de San Martín (1833). Grabato. Ambiesta d´o puen d´o Xalón y de l´almenara de San Martín (1833)

Del Jalón al Canal se llegaba a lo alto del acueducto, hasta hace bien poco, por un torreón con escalera interior de espiral o caracol, por eso se le conoce a este sitio como El Caracol.

Edificio con escalera de caracol. Edefizio d´a escalera de caragol

Edificio con escalera de caracol. Edefizio d´a escalera de caragol

Los Zerrigüeltaires exploran todos los alrededores durante un buen rato

Vista de una parte de la muralla de Grisén.  Ambiesta d´una partida de ra muralla Grisén

Vista de una parte de la muralla de Grisén. Ambiesta d´una partida de ra muralla Grisén

M. Martín detrás de uno de los arcos por los que pasa el Canal Imperial de Aragón.  M. Martín dezaga d´una de ras arcadas sopre las que ba  lo Canal Imperial d´ Aragón

M. Martín detrás de uno de los arcos por los que pasa el Canal Imperial de Aragón. M. Martín dezaga d´una de ras arcadas sopre las que ba lo Canal Imperial d´ Aragón

Uno de los arcos bajo el Canal. Una d´as  arcadas  baxo lo  Canal

Uno de los arcos bajo el Canal. Una d´as arcadas baxo lo Canal

y  –a pesar del calor del sol- caminan más de un kilómetro bajo la larga muralla,

Lateral de la muralla de Grisén. La muralla de Grisén, de costau

Lateral de la muralla de Grisén. La muralla de Grisén, de costau

Lateral de la muralla y el Canal Imperial de Aragón. Un costau d´a muralla y lo Canal Imperial d´Aragón

Lateral de la muralla y el Canal Imperial de Aragón. Un costau d´a muralla y lo Canal Imperial d´Aragón

con tal de ver el Canal.

 

Vista del Canal Imperial de Aragón. Ambiesta  d´o Canal Imperial d´Aragón

Vista del Canal Imperial de Aragón. Ambiesta d´o Canal Imperial d´Aragón

Otra vista del Canal de Aragón. Unautra ambiesta  de ro Canal d´Aragón

Otra vista del Canal de Aragón. Unautra ambiesta de ro Canal d´Aragón

M. Pérez le cuenta a su amigo M. Martín que ya había estado en este bonito paraje medioambiental cuando tenía unos 10 años, en una excursión con el colegio.

El Jalón junto a las murallas de Grisén. Lo Xalón  chunto las murallas de Grisén

El Jalón junto a las murallas de Grisén. Lo Xalón chunto las murallas de Grisén

Se acuerda de que vestía una camiseta de tirantes y que corría alegremente por el entorno con otros compañeros.

El Parque junto al Jalón en las Murallas de Grisén. Lo Parque á canto lo Xalón, en as Murallas de Grisén

El Parque junto al Jalón en las Murallas de Grisén. Lo Parque á canto lo Xalón, en as Murallas de Grisén

En este parque natural junto al Jalón hay mesas, bancos, asadores y una vegetación muy rica (chopos, fresno, olmos…). Como hace calor, bajo la sombra de los árboles se está de maravilla, lo cual aprovechan para comer.

Qué buen sitio para comer en que termine de hacer la foto.  Qué güen puesto ta  i minchar, en rematar la feitura de l´afoto

Qué buen sitio para comer en que termine de hacer la foto. Qué güen puesto ta i minchar, en rematar la feitura de l´afoto

Es visitado este paraje en especial el día de Jueves Lardero, el jueves anterior del Miércoles de Ceniza. En la comarca tienen la costumbre de celebrar esta fiesta merendando unas tortas especiales de pan “de estrella”, con tortilla con chorizo, longaniza y tocino.

El Canal Imperial de Aragón es una de las obras de ingeniería más importantes del siglo XVIII. Desde su nacimiento en Fontellas (Navarra) hasta Zaragoza hay 81 km. Con los aires modernizadores de esas épocas -el Conde de Aranda gran estadista y político aragonés vinculado a algunos reyes de España- apoyó continuamente todo lo relacionado con Aragón e impulsó las obras del Canal en 1768, encauzado finalmente a partir de 1772, cuando nombró Protector del Canal a su primo, el también ilustrado aragonés Ramón Pignatelli.

Retrato de Ramón Pignatelli por Francisco de Goya. Ritrato  de Ramón  Pinatelli,  por  Francho de Goya

Retrato de Ramón Pignatelli por Francisco de Goya. Ritrato de Ramón Pinatelli, por Francho de Goya

Gracias al tesón de Pignatelli y a la ayuda del Conde Aranda, las aguas del Canal llegaron a Zaragoza en 1789, aunque el objetivo esencial era hacerlo servir como vía navegable y asegurar la salida de Aragón hacia el Mediterráneo, mediante la construcción de un canal de navegación entre Tortosa y Los Alfaques. La falta de cota y las mareas acabaron por desplomar la obra fue necesario “reconvertir” el Canal.

El Canal se ha destinado para regadío y navegación. Respecto al riego, continúa siendo efectivo. En cuanto a la navegación de mercancías y personas, se utilizó hasta la segunda mitad del siglo XIX, y para regocijo de la gente en Zaragoza hasta mitad del XX. Ahora también abastece de agua a varias poblaciones, incluida Zaragoza.

Vuelven hacia Alagón por el mismo camino y desde aquí continúan 10 km. por la CV-911, llegando a Alcalá de Ebro, siguiente lugar a visitar.

Anuncios