5.2. Camino del Plano. Entrevista a Blas Ondé

Pero el chalet del Camino del Plano estaba amenazado por un proyecto de macrourbanización: una amplia calle iba a pasar por aquí; por eso en 1986, cuando se presentó la ocasión de venderlo, los Martín-Pardos no lo dudaron:

A la izquierda estaba el chalet de los Martín. Ta ra cucha yera o chalé de ros Martín

el Camino del Plano y su micromundo de chalés, caminos, huertos, paseos y excursiones por la ribera del Huerva se fueron para siempre, y tan rápido como suele escapar el cenit de un crepúsculo sanguinoso en el agónico atardecer…

M. Martín en donde estaba el garage del chalet. Migalánchel Martín en do yera o garache d'o chalé

Todavía llegó a visitar M. Martín alguna vez a los Macipes –señor Blas y su mujer, Felisa- en su casa de Cuarte, la última en 1989, cuando les hizo una pequeña grabación magnetofónica respecto a algunas cosas del pueblo y –especialmente- sobre una vieja foto del señor Blas que, amablemente, le habían dejado para que se hiciese una copia. Transcriben lo más interesante surgido de esa grabación:

M. Martín en donde estaba la chimenea del chalet. Migalánchel Martín en do yera a chaminera de ro chalé

“Me llamo Blas Ondé Pinilla, de “los Mazipes” de Cuarte, y nací en marzo de 1.909; el mote venía de mi padre, porqu´era el que más peso cargaba en el pueblo, en la Casa´l Lugar había un yunque y no se lo cargaba a l´hombro nadie más qu´él; ninguno de los dos hijos pudimos cargánoslo -y eso que yo m´hi cargau hasta 112 kilos- y como había un picador (de toros) que picaba tan bien, le decían a mi padre de jovencico: “éste, como Mazipe el picador será”, porqu´este Mazipe era tan fuerte que no dejaba llegar el toro al caballo, lo paraba antes con la pica….”. “Tamién había una familia de Mazipes -d´apellido- (1) en el Puente la Muela (2), a estos los conocí mucho después cuando trabajaba pu´allí con el camión….”.

Blas Macipe golbiendo de dallar, Cuarte de Güerba, 1935.

“Esta es la foto que me hicieron en 1.935, cuando volvía a Cuarte después de dallar. Esto fue poco antes del Pilar”. (Interviene señora Felisa) -“Al poco de casános, a los pocos meses”. -“Venía de dallar d´ande la casilla los camineros, te lo voy a esplicar todo: llevo alpargatas de cañámo, sombrero de paja, el coped con agua pa llevar la piedra p´afilar la dalla, los hierros de picála: yunque y martillo. La dalla, con restillo, cordeles y una cañica que le puse yo pa qu´estuviesen al drecho cuando dallaba l´alfalze, y el mango con sus agarres pa las manos;  Ah!, tamién llevo una correa pa sujetar el coped y un pañuelo po´l cuello pa´l sudor, mientres dallaba me lo ponía por los riñones…. y venga a hacer rías -así l´iziamos a las ringleras d´alfalze cortau-“ (interrumpe señora Felisa) -“Mi padre llevó el pañuelo a la cabeza toda su vida; murió en 1.934 y fue l´ultímo de Cadrete que lo llevó”. (Seguidamente se presenta) -“Me llamo Felisa Lobaco (3) Obensa y nací en Cadrete en 1.912″.

Señor Blas continúa explicando la foto: “Hay tres edificios en la foto, que no se ven mucho porque los tapo yo: la casilla de los camineros (4), una paridera y una ermita, esto era por la tarde y volvía de l´Acampo Don Roque, de dallar. Resulta que ya ni m´acordaba (habían pasau varios años), bajé un día a Zaragoza y me ven unos amigos y me izen: ” Oye tú, fanfarrón!, ¿d´ande venías de dallar tan presumido?”. Y es que ya no m´acordaba de que m´habían retratau, pero la foto estaba en la Feria Muestras, en una esposición, y allí la conseguimos…”

Para relacionar los topónimos del pueblo señor Blas y M. Martín van por detrás de la iglesia hacia un mirador con amplia vista hacia la vega del Huerva, desgraciadamente hace un cierzo muy fuerte y la grabación saldrá muy estropeada. Estos son los topónimos y comentarios que se pueden recoger:

Acampo Barta, Acampo Fita, El Plano, Acampo Martín, Loserna, Las Arboleras, El Castillo Palomar, Las Canales, Barranco Las Almunias (“el más grande, viene de La Plana”), La Poza (“la parte baja del pueblo”), Los Campos del Lugar, La Funtaneta, La Ballonde, La Bal de Consejo (“allí había unas minas en tiempos, con agua que se trasminaba de la Güerba”), Cabezo La Garnacha, La Cueva del Barranco Las Canales (“empezaba en la Güerba y pasaba por debajo´l pueblo a salir arriba del todo, ande estaba el Castillo”), El Cabezico Redondo (“ibamos allí a comer pa celebrar el Cinco de Marzo; los carlistas atacaron Zaragoza, pero les echaron aceite rusiente y todo eso y se retiraron, parte aquí y parte a La Zaida, porqu´es qu´el padre de los Esponera-que iban al mando- era de La Zaida. Casualmente, a mí en la guerra me tocó llevar a l´hombro a un Esponera herido, familia d´aquellos carlistas”) (5).

Aunque no aparece en la grabación, M. Martín recuerda que “el tió Mazipe” nombraba a veces “el Barranco la Muerte, en los montes de Torrero cerca del termíno de Cuarte; allí siempre imos sentido que hubo una batalla mu gorda y corría la sangre como en un río”(6).

Otros comentarios: “La bola la tirábamos po´l Camino los Güertos y el Camino´l Ciminterio. El barrón lo tirábamos en la Plaza´l pueblo; luego, me tocó d´ir a tirar la barra adetrás de l´Aseo (7), tendría yo unos benti´años. Ibamos de muchos sitios y el que más tiraba, Bazán (8); tamién ibamos mucho a tirar al garaje Solano, en la carretera Castellón.”

Manuel Bazán primer campeón de Aragón de Barra. Manuel Bazán primer campión d'Aragón de Barra

Una vez, trabajando pa Jorge Jordana -que fue alcalde de Zaragoza y tenía mucha tierra por estos pueblos-(9) me dijeron qu´echase un saco al carro y luego va y me ize: “animal!,que no sabes lo qu´has hecho!”, porque pesaba 112 kgs… Se corrió por todo el pueblo, pero no les estrañó porque decían: “este ha salido Mazipe, como su padre”.

 

Jorge Jordana y Mompeón (1.857-1.931).

“Otra vez iba con un burro que no podía con la carga, entonces cogí yo la carga y me monté en el burro, pero el pobre se tumbó; no podía con la carga, aun menos con los dos, claro…. entonces haciamos muchas animaladas….”

“Me acuerdo de algunos motes de Cuarte, esto ya es antiguo y sólo los conocen los viejos como nosotros, los jovénes nada…. y los que han venido de fuera´l pueblo -que aura son la mayoría-, menos!: los Mazipes (el nuestro), el tió Rayo, el tió Barrena, el Barrenica (sobrino de l´anterior), el Cocinero, el Molleja, los Romaldos, los Rolas, el Gurruche, los Maduros….”

 

Señor Blas, después de ser labrador y dallador de joven y de haber participado en la guerra civil “ande me tocó”, trabajó como camionero y después de jubilado se dedicó a lo que más le gustaba: hortelano. Sirvan estas líneas como recuerdo y homenaje a estos abueletes, campesinos de Aragón como tantos otros, que sabían adaptarse a las circunstancias de toda clase que les tocaba vivir y que salían delante de la mejor forma que podían.

NOTAS

(1) “Macipe” es un apellido frecuente en Aragón. En aragonés antiguo y catalán “Macip” significa: “aprendiz”, “novato”, “sirviente”, “mandadero”.

(2) “El Puente La Muela” está entre los barrios de Valdefierro y Montecanal, es el actual cruce de la N-II con el Canal Imperial, a 2 kms. de la nueva Feria de Muestras.

(3) “Lobaco” se le dice a  un morrón –vértice geodésico- de 597 mts. en la Sierra La Muela, coronando “Las Vales de Cadrete” –enfrente de este lugar-, a la otra parte de la Autovía Mudéjar y en la frontera con los términos de María, La Muela y Zaragoza.

(4) Las casillas de los peones camineros constituían antiguamente la red de mantenimiento de las carreteras y caminos principales. Cada una era el centro de trabajo y la vivienda de uno o dos peones camineros y sus familias; además solían tener un terrenico unido empleado, por un regular, como huerto. Cada peón caminero tenía asignados algunos kms. de carretera que cuidaba, arreglaba y mantenía en jornadas “de sol a sol” y todos los días de la semana; lo cual, más que depender de un horario laboral, la vida de los peones camineros parecía atrapada en un “régimen carcelario”…

(5) Se trata de Juan Cabañero y Esponera, cabecilla de la arremetida de los carlistas contra Zaragoza el 5 de marzo de 1838, durante la 1ª  guerra carlista. La derrota que sufrieron frente a los liberales –tropas, milicia y pueblo llano zaragozano- es el origen de la popular fiesta de la “Cincomarzada”.

(6) “El Barranco de la Muerte” baja desde el Cabezo las Zorras (zona de las Canteras, en los montes de Torrero), después de pasar por los vallejos de las Zorras y la Mormaga pasa por detrás de “Puerto Venecia”, del cementerio de Torrero y por la parte de atrás del barrio de La Paz y la Quinta Julieta; su cauce cruza el término de Miraflores y termina en la “Paul de la Filla” en las Fuentes; todavía sale al Ebro cuando baja alguna oleada grande de agua, entre el Soto Cantalobos y la Vuelta la Cabañera. (Informaciones dadas por el amigo Chesús Casaus). El tramo entre el cementerio y “Puerto Venecia”, se ha arreglado, no hace mucho, como zona verde y área recreativa. Aquí se enfrentaron en 1710 las tropas de los Borbones y los Austrias –“Batalla de Zaragoza”, durante la “Guerra de Sucesión” – con el resultado de más de 5.000 muertos y la victoria de los Austrias (aunque, al final, perdieron la guerra). Dicen que el nombre del barranco proviene de esa batalla, aunque hay quien piensa que es muy anterior, de cuando los almorávides que venían de Valencia a socorrer Saraqusta intentaron sorprender a los cristianos de Alfonso I el Batallador, avanzando desde María por la Plana hasta los Montes de Torrero, donde ya les esperaban los cristianos –escondidos y al acecho, haciendo muchos muertos… (otra teoría dice que los refuerzos moros huyeron sin pelear, veáse el capítulo de María de Huerva).

(7) Es típico del habla popular este cambio de género: “l’afoto”, “l’amoto”, “l’arradio”…

(8) Manuel Bazán, de Miralbueno, mantuvo el título de mítico campeón de la barra aragonesa desde 1935 hasta 1977. Otro tirador de barra muy famoso de los tiempos de Bazán era precisamente Macipe “El Picador”, de quien provenía el mote de la familia del señor Blas, “los Macipes” de Cuarte.

(9) Se trata de Jorge Jordana y Mompeón (1857-1931); efectivamente, fue alcalde de Zaragoza en 1930-31. Empresario agropecuario, jefe del asociacionismo agrario y entusiasmado regeneracionista costista, fundó en 1910 la “Federación Agraria Aragonesa” y fue presidente de la Casa de Ganaderos de Zaragoza, desde donde empujó el cooperativismo. Además, se dedicó a temas culturales, pues el “Estudio de Filología de Aragón” le publicó en 1916-17 una “Colección de Voces Aragonesas”, dentro del proyecto fallido de esta entidad de un gran “Diccionario Aragonés”. (Actualmente, la Sociedad Cultural “Aladrada” proyecta editar todos estos desconocidos materiales filológicos aragoneses del primer tercio del siglo XX).

 

Los Zerrigüeltaires recorren el Camino del Plano, mientras M. Martín va comentando algunas de estas cosicas con M. Pérez. Con muchos apuros va reconociendo la zona donde se encontraba el chalet, pero le cuesta un poco orientarse, pues el paisaje está cambiado totalmente: lo que antes eran campos, descampados, arboleras y caminos de tierra, se ha cambiado a urbanizaciones con edificios y nuevas calles. Por fin, encuentra el emplazamiento de los otros chalets vecinos –que todavía existen- y comprueba cómo el chalet familiar se ha convertido ahora en encrucijada del Camino del Plano con la calle César Augusto. M. Pérez le hace un par de fotos en ese puesto, donde transcurrieron tantas jornadas de su juventud, y echando una última ojeada a los alrededores reemprenden la vuelta a Zaragoza, donde dormirán esa noche.

Anuncios