29. CARIÑENA

Continúan viaje y, como quieren estar en Zaragoza a la hora de comer, no les da tiempo de parar un momento -como les hubiese gustado- en Cariñena, capital de comarca y del vino de su denominación de origen. Su importancia vinícola proviene de muchos siglos atrás, lo que unido a su situación estratégica en las rutas a Madrid y Valencia le ha dotado de una rica historia y de gran visibilidad institucional, siendo visitada históricamente por numerosas personalidades, entre las que sobresalen muchos monarcas desde el siglo XIV -cuando el rey Pedro IV el Ceremonioso juntó aquí las Cortes de Aragón- hasta la actualidad.

La ciudad de Cariñena está especialmente vinculada con la lengua aragonesa por el hecho de haber publicado su “vicario perpetuo”, el licenciado Matías Pradas, una composición poética en esta lengua -con el pretexto de la boda del rey Felipe IV con Mariana de Austria- en el libro “Palestra Numerosa Austriaca en la victoriosa ciudad de Huesca” (1650):

Portada del libro Palestra Numerosa Austriaca.... (Huesca, 1650). Portalada d'o libro “Palestra Numerosa Austriaca en la victoriosa ciudad de Güesca” (1650)

Portada del libro Palestra Numerosa Austriaca…. (Huesca, 1650). Portalada d’o libro “Palestra Numerosa Austriaca en la victoriosa ciudad de Güesca” (1650)

“Del Licenciado Matías Pradas, Vicario perpetuo de Cariñena, natural de Zaragoça.

                                               

                                                  Romance

Encara que no he fablado

mai con ella, ni con él,

nueso Rei, y mi Señora

nuesa Reina (frescamén).

5          Y encara que en eija corte

güello ni orella no entré,

para ver ni oír usanças

de fablar a sus Mercés.

Ya que a boca plena, y plena

10        mi igreja de buena chen,

prego a Dios y canturriado

que El vos quiera mantener.

No por bella golosina

del chubon, quen dan a quien

15        vos endone norabuenas,

lo millor que pueda ser.

Mas por puro y puro goyo,

quen bulle en mi peito fiel,

que de vuesas Señorías

20        sen de goyen santamén.

Me arrisco a fablar eijas

ilustríssimas que seds,

sin yo tener pon ni mica

de bufón ni de micer.

25        Que como seds los más grandes

Señores que el mundo tien

millor que homes y mulleres,

Vucelencias mende oireds.

Endemás que no soi home,

30        yo tampoco, si mocets

y mocetas no men mienten,

porque Moseñe men ven.

Digo, pues, las mis altezas

en nombre de Dios y de

35        su Madre, Señores nuesos,

y encara vuesos, pardiez,

Que men de he folgado muito,

luego que a saber plegué,

que como homes y mulleres

40        vos seds marido y muller.

Yo quixera ser Arcánchel,

como el nuncio Garabiel,

a vuesas Maestades ido,

con un fillo cada mes.

45        Y para que eija buena casta,

de los dos de tanto prez

año por año a dozenas,

sen viera reflorecer

Dios vos la repare buena,

50        como yo len prego, amen,

para que al mezquino mundo

de bendición fruito deds.

Y el goyo vos dé cumprido

dende luego con fazer

55      que tengads en nueue meses

un garridiello moced.

Y que como flor herguida

de zafrán en el crexer,

lo veigads en una noite

60      tocho de buena vellez.

Para guardarlo os nembíe

su conseruador Rafel.

que a fe de quien soi vos churo

lo lleue adelán mui bien.

65        Endemás, si Rafelico

clamar el chicot quereds,

ahusadas, que el Anchel santo

vos lo faga luego auer.

En edad vos colle a entrambos

70        de endonarnos más de cien,

fillos cabeças de Reinas,

fillas costiellas de Rei.

Recolled los parabienes

que os endonan todos, pues,

75        de aueros matrimoniado

tan linda y tan justamén.

Y de estos que yo os endono,

catad que no os olvideds,

que encara que son tan planos

80        no son de itarles el pied.

Su poquiello de cabeça

sen lleuan, y en buena he

que a lo muito de eijas vuessas

basta y rebasta un poquet.

85        aquel que os las dio sabihondas,

pues sabe y puede, vos dé

buena fortuna, que vale

muito más que el no saber.

Y a mí para enfortunarme

90        en más campanudamén,

darosne otras norasbuenas,

de Cura men quiera fer.

Sin cuidar allenas vidas

reposado Sagristén,

95     que repique campaniellas

quatro a quatro u tres a tres.

Por brauas fortunas vuessas

y fillos vuessos que

la gloria de todo endonen

100   al que gloria en Cielo ye.”

Esta poesía fue publicada y estudiada con otras 2, también en aragonés- por Jesús VAZQUEZ OBRADOR en la revista Argensola, (Huesca, 1981): “Poesías en aragonés de la Palestra Numerosa Austriaca (Huesca, 1650)”. Por aquella misma época también escribió en aragonés doña Ana Abarca de Bolea, pues entonces se puso de moda en los círculos aristocráticos escribir “en sayagüés”, definido por la R.A.E. como: “Habla arrusticada que se finge dialecto leonés de la comarca de Sayago, utilizada por personajes villanescos en el teatro español de los siglos XV al XVII”. Está claro que en el caso que nos ocupa, se trata de un aragonés neto, lo que hablaba entonces la población rural del Centro de Aragón, que ya les chocaba a las capas sociales urbanas, letradas y aristocráticas -totalmente castellanizadas-; estando relacionada esta literatura  con Pastoradas, Matracadas y Motadas de los Dances aragoneses y siendo un precedente, lejano pero claro, del baturrismo de los siglos XIX y XX.

Paran un momento para fotografiar la iglesia de la Asunción, barroca con torre campanal gótica, remanente de la antigua muralla medieval de Cariñena.

02La iglesia de la Asunción de Cariñena con la torre medieval. La ilesia  de l'Asunzión de Cariñena con la torre meyebal

La iglesia de la Asunción de Cariñena con la torre medieval. La ilesia de l’Asunzión de Cariñena con la torre meyebal

Ya nos le da más tiempo, así que continúan 48 kms. hasta Zaragoza y terminan la Zerrigüeltada del 2010 haciendo una última foto a los Pirineos desde la autovía, cuando pasan al lado de Cuarte de Huerva.

03 Los Pirineos desde la Autovía Mudéjar, cuando pasan junto a Cuarte de Huerva. Os Pirinés dende l´Autobiya Mudéxar, á lo que pasaban chunto á Cuarte de la Güerba

Los Pirineos desde la Autovía Mudéjar, cuando pasan junto a Cuarte de Huerva. Os Pirinés dende l´Autobiya Mudéxar, á lo que pasaban chunto á Cuarte de la Güerba

RESUMIENDO: Ha sido un viaje pleno de vivencias interesantes, visitando parajes y lugares preciosos e importantes en la cultura e historia aragonesas, de algunos valles al sur del Ebro, como Fuendetodos, Huesa, Cutanda, Monasterio de Piedra, Ateca… Especialmente placentero para M. Martín es haber podido recordar con su tocayo M. Pérez los recuerdos juveniles y orígenes familiares, en pueblos como Cuarte de Huerva, Calamocha y Pancrudo.

Anuncios