28. ENCINACORBA

Han pensado en visitar este lugar incitados por los numerosos datos e informaciones surtidos por Chusé Mª Cebrián Muñoz (Almohaja, Teruel, 1951) -a quien M. Martín define como “Agitador sociocultural del Sur de Aragón” y con quien ha mantenido la relación de amistad y compañerismo desde los míticos y ya lejanos tiempos de la Colla de Fablans d’o Sur-, en sus blogs:

http://enzinacorba.blogspot.com

http://cuadernosdelavirgendelmar.blogspot.com

http://marianolagasca.blogspot.com

http://www.encinacorva.blogspot.com

http://cuadernosturolenses.blogspot.com

http://miscelaneaturolense.blogspot.com

Chusé Mª Cebrián es el autor de “Paisaches”, el primer libro escrito en aragonés en Teruel desde la Edad Media, y autor de innumerables textos, escritos y artículos en diferentes publicaciones aragonesas. También era -a finales del siglo XX- el editor de publicaciones como “Ruxiada” y “Nivelación Social”.

Presentación de la C.F.S. en Teruel (27-XII-1989). De izquierda a derecha Chusé Mª Cebrián, M. Martín y Ch. C. Laínez. Prisentazión d'a C.F.S. en Tergüel (27-XII-1989). De cucha ta dreita Chusé Mª Cebrián, Migalánchel Martín y  Ch.C. Laínez

Presentación de la C.F.S. en Teruel (27-XII-1989). De izquierda a derecha Chusé Mª Cebrián, M. Martín y Ch. C. Laínez. Prisentazión d’a C.F.S. en Tergüel (27-XII-1989). De cucha ta dreita Chusé Mª Cebrián, Migalánchel Martín y Ch.C. Laínez

Portada de "Paisajes" de Chusema Cebrián, primer libro en aragonés en Teruel desde la Edad Media. Portalada de "Paisaches" de Chusema Cebrián, primer libro en aragonés en Tergüel dende ra Edá  Meya

Portada de “Paisajes” de Chusema Cebrián, primer libro en aragonés en Teruel desde la Edad Media. Portalada de “Paisaches” de Chusema Cebrián, primer libro en aragonés en Tergüel dende ra Edá Meya

Número 6 de la Revista "Nibelazión Sozial".  Lumero 6 d´a rebista "Nibelazión Sozial"

Número 6 de la Revista “Nibelazión Sozial”. Lumero 6 d´a rebista “Nibelazión Sozial”

Terminación del poemario "Birabolas" con el poema "Migal" y "¿Qué ye a libertá?". de Chusema Cebrián (reb. Ruxiada lº 24). Remate d´o poyemario "Birabolas" con o poyema "Migal" y "¿Qué ye a libertá de Chusema Cebrián" (reb. Ruxiada lº 24)

Terminación del poemario “Birabolas” con el poema “Migal” y “¿Qué ye a libertá?”. de Chusema Cebrián (rev. Ruxiada nº 24). Remate d´o poyemario “Birabolas” con o poyema “Migal” y “¿Qué ye a libertá de Chusema Cebrián” (reb. Ruxiada lº 24)

O binclo de Chusé Mª con ista poblazión ye la muller suya, María Esther Auré Casanova, natural de Lezinacorba.

Fotos de Encinacorba de la década de 1970de Mª Esther Auré . Afotos de Lezinacorba de ra decada de 1970 de Mª Esther Auré

Fotos de Encinacorba de la década de 1970de Mª Esther Auré . Afotos de Lezinacorba de ra decada de 1970 de Mª Esther Auré

Qué mejor forma de presentar esta localidad que con el texto de Chusé Mª Cebrián en cuadernosturolenses.blogspot.com, del año 2009:

“LECINACORBA

Vista genefal de Encinacorba. Ambiesta cheneral de Lezinacorba

Vista general de Encinacorba. Ambiesta cheneral de Lezinacorba

A 53 km de Zaragoza y a 7 de Cariñena, la villa de Encinacorba, con sus 762 metros de altura sobre el nivel del mar y sus 3.674 hectáreas de superficie, es un municipio de contacto con la sierra de Algairén en el que la vid y la encina dominan el paisaje.Celtíberos, romanos, musulmanes y cristianos hicieron posible el nacimiento y desarrollo de una villa cuya misión fundamental fue controlar el puerto del Alto de San Martín en la vía romana Cesaraugusta-Laminium.Aunque se le quiere dar un origen legendario conforme se refleja en su primitivo escudo parlante, encina-corva o encina torcida, la historia más cercana la sitúa refundada en 1175 por Alfonso II y entregada a los templarios. En el año 1176, el obispo Pedro les dona la iglesia y en 1177, el maestre del temple, Pedro Arnaldo de Tarroga, otorga a sus habitantes carta de población a fuero de Zaragoza.Al menos desde 1315 es villa, y con la disolución del temple pasará a estar regida por la orden del Hospital de San Juan de Jerusalén, primero, y por el Señorío de las Órdenes, después. En 1834 funda Ayuntamiento, y sobre 1841 se desamortizan las propiedades de la encomienda. En 1903 llega la filoxera, y en 1933, el ferrocarril.Actualmente pertenece a la provincia de Zaragoza, al partido judicial de Daroca y a la comarca del Campo de Cariñena.Conserva un importante legado patrimonial con edificios singulares tales como la iglesia parroquial de Nuestra Señora del Mar, de estilo gótico-mudéjar, o la ermita de santa Quiteria, de rarísimo estilo pregótico. Tiene en la calle Mayor dos casas y una fuente renacentistas, así como un arco de entrada a la villa, resto de la desaparecida muralla que la perimetraba. Los restos de un viejo castillo perviven junto a la iglesia que guarda, como gran tesoro, un cristo gótico del siglo XIII procedente de la ermita del Esconjuradero, una talla en alabastro de la Virgen del Mar fechada en el XIV, un extraordinario órgano barroco del siglo XVIII, un busto en plata de San Esteban, un retrato de San Francisco, un retablo plateresco de la Virgen del Rosario, así como diversas tablas góticas en proceso de restauración.El término municipal lo riega el río-arroyo Frasno, cuyas aguas no llegan al Jalón, pues sufre endorreísmo al llegar a la Virgen de Lagunas (Cariñena). Produce excelente moscatel, pajarilla y uva de regalo o cribatinaja. La villa acredita una banda de música, fundada en 1880, que alegra las fiestas mayores en honor de la Virgen del Mar, a primeros de agosto, o la romería de Santa Cruz, para la Cruz de Mayo.En la calle Mayor se encuentra el Ayuntamiento, el Casino Agrícola y una casa de turismo rural. Pueden practicarse numerosos deportes tanto en plena naturaleza como en el pabellón cubierto, y es un rincón ideal para los amantes de la micología y de la botánica. Produce afamados jamones y excelentes frutas y hortalizas. Su importante caserío llegó a albergar hasta 1.207 habitantes en el año 1888.”

 

Respecto al nombre, transcriben de la voz “Lezinacorba” en Biquipedia:

“Apareixe en textos antigos como Encinacorba. Seguntes Borao quan os templers concedioron en 1135 Carta de Puebla a lurs vecins y vasallos, estos fundan un lugar cristián en o terreno dito Media Villa amán de una carrasca tuerta que i destacaba en o paisache, y d’on prenió nombre o lugar. Agustín Ubieto Arteta data a mención más antiga Encinacorva en 1176. En un documento latín de 1293 d’o Libro vermello de l’Archivo colechial de Daroca podemos leyer Lezinacorba y Lazinacorba bellas vegatas: “prefatum terminum de Villar de Teylo non est in termino de Lezinacorba, et ecclesiam de Lezinacorba, sive comentadorem ipsius”.

Juan Antonio Pellicer y Pilares, un cervantista de Lecinacorba, fació una edición d’O Quixot a fins d’o sieglo XVIII y i escribe: “Lo que se ignora de las villas de Cosuenda y Carinyena, que es su origen, se sabe de la de Encinacorba. Poblola el Gran Maestre de los Templarios Artaldo de Torroga en el mes de marzo del anyo de 1215, imponendo a sus colonos la obligación de estar a las costumbres y fueros de la Casa del Templo de Salomón, y a los de la ciudad de Zaragoza. Una copia de ella se conserva en el archivo de la villa en que se la llama Lecina-corba. Llamose antes este sitio (según se dice) la Gran Selva, por los muchos y espesos montes que había en él”.

Hay que añadir a esto, que actualmente, se suele denominar popularmente acortando “La Encina”, que pronunciando rápidamente resulta “Lanzina”. Ahora hay escasamente una población de 250 habitantes, denominados “zarceros”, según esta jotica recogida por Rafel Andolz: “Encinacorba, zarceros/  Paniza, longanizeros/  Cariñena, pajareros/  y los de Mainar, naberos”.  

Principales tradiciones:

      

— Dance y “Bajadica” danzada de la Virgen del Mar, a primeros de agosto.

Dance de Encinacorba, años 70. Danze de Enzinacorba, añadas 70

Dance de Encinacorba, años 70. Danze de Lezinacorba, añadas 70

Dance de Encinacorba, años 70 (2). Danze de Enzinacorba, añadas 70 (2)

Dance de Encinacorba, años 70 (2). Danze de Lezinacorba, añadas 70 (2)

— Romería de la Cruz de mayo.

— Camino de San Vicente Mártir (Roda de Isábena-Huesca-Valencia), pasa por Encinacorba.

— Camino de los Azagra. Dice Chusé Mª Cebrián en el blog: “Miscelánea Turolense”: “…..el camino por el que circulaban los señores de Albarracín desde Azagra (Navarra) hasta el señorío Independiente “heredado” de los Aben Razín. Los Azagra hacían el camino de ida (Azagra-Albarracín) saliendo de la villa del mismo nombre por el valle del Ebro hasta Zaragoza. Desde Zaragoza tomaban la vía romana “Cesaraugusta-Laminio”. El primer puerto de montaña que encontraban era el de El Alto de San Martín, en Encinacorba, y allí establecieron casa que todavía perdura. Seguían ruta por Campo Romanos y por la Venta del Cuerno bajaban al valle del Jiloca. En el Jiloca, a la altura de Villafranca, subían hasta Peracense y girando a la izquierda llegaban a Almohaja, Pozondón y, finalmente, a Albarracín. Este atajo o “alcorce” era seguro por la existencia de estos dos castillos. Cuando desaparece el señorío, deja de tener función la Torre del Buco (macho cabrío, cabrón), o Castillo de los Ares. Si seguían la ruta normal, es decir, siguiendo la vía romana Cesaraugusta-Laminio llegaban a Cella. Desde este punto, buscando el Guadalaviar por  Gea (Exea), subían hasta Albarracín, un camino más largo”.

Los Tocayos empiezan la visita fotografiando la imponente iglesia parroquial de Nª Sª del Mar,

Iglesia de Nª Sª del Mar de Encinacorba. Ilesia de Nª Sª del Mar de Lezinacorba

Iglesia de Nª Sª del Mar de Encinacorba. Ilesia de Nª Sª del Mar de Lezinacorba

M. Martín delante de la iglesia de Encinacorba. Migalánchel Martín debán d´a ilesia de Lezinacorba

M. Martín delante de la iglesia de Encinacorba. Migalánchel Martín debán d´a ilesia de Lezinacorba

un rótulo sobre los principales atractivos históricos y culturales de la localidad

Rótulo informativo de los principales atractivos culturales de Encinacorba. Retulo informatibo de ros prenzipals atrautibos culturals de Lezinacorba

Rótulo informativo de los principales atractivos culturales de Encinacorba. Retulo informatibo de ros prenzipals atrautibos culturals de Lezinacorba

y un gran mural titulado: “2014 AÑO LAGASCA”,

Mural 2014 AÑO LAGASCA en Encinacorba. Mural  2014    AÑO  LAGASCA en Lezinacorba

Mural 2014 AÑO LAGASCA en Encinacorba. Mural 2014 AÑO LAGASCA en Lezinacorba

en referencia a que en ese año se cumplirán los 175 años de su fallecimiento.

Sin duda, la personalidad más importante y universal de Encinacorba es Lagasca. Veamos lo que dice la Wikipedia sobre él:

Mariano Lagasca y Segura (Encinacorba (Zaragoza), 4 de octubre de 1776 Barcelona, 23 de junio de 1839) fue un botánico español director del Real Jardín Botánico de Madrid.

Lagasca inició estudios eclesiásticos en Tarragona, se aficionó tempranamente a la botánica y estudió medicina en Zaragoza, Valencia y Madrid, donde sería discípulo de A. J. Cavanilles. Realizó numerosas viajes de recolección por España, formando un extenso herbario. En 1800 se traslada a Madrid donde conoce a Antonio José Cavanilles. En 1801, año en que Cavanilles es nombrado director del Real Jardín Botánico, Lagasca trabaja junto a José Demetrio Rodríguez como alumno en el Real Jardín ocupándose del herbario y semilleros. En 1801 publica junto a Demetrio Descripción de algunas plantas del Real Jardín Botánico de Madrid.

A la muerte de Cavanilles fue nombrado viceprofesor de botánica del Real Jardín Botánico de Madrid en 1806 y profesor de Botánica médica en 1807. Junto a Simón de Rojas Clemente y Rubio publicaría en 1802 una serie de artículos bajo el nombre Introducción a la Criptogamia en los Anales de Ciencias Naturales.

Tras la Guerra de la Independencia (18081814), Lagasca es nombrado director del Real Jardín Botánico. De 1816 data su Elenchus plantarum quae in Horto Regio Botanico Matritensi colebantur y Genera et species plantarum, quae aut novae sunt (…). Entre 1815 y 1823 adquiriría un gran prestigio nacional e internacional. Elegido diputado en las Cortes del Trienio Liberal, participó en la redacción del Plan de Estudios de la época y en 1823 hubo de abandonar el país con la restauración del absolutismo en 1823. En su huida perdería su herbario y manuscritos.

Lagasca continuó sus trabajos y publicaciones en Londres y Jersey, hasta que pudo regresar a España en 1834, tras 11 años de exilio fue repuesto en su cargo como director del Real Jardín Botánico, donde continuó hasta su muerte”.

Y Chusé Mª Cebrián comenta en “Cuadernos de Mariano Lagasca”:

“…..No olvidemos la doble vertiente de Lagasca: se educa en la ideas de la Ilustración y desarrolla toda su labor en el liberalismo romántico de la primera mitad del siglo XIX. Diputado por Aragón en el Trienio Liberal (1820-23), iluminó con su saber la primera propuesta de una Ley de Instrucción Pública que, puesta en práctica más tarde, declararía la universalidad y la gratuidad de la enseñanza primaria. Pero, la pregunta sigue vigente: ¿qué ha aportado Lagasca a la ciencia? ¿En qué ha contribuido a su desarrollo un hombre que no formuló nunca una teoría? La respuesta vino desde Rusia cuando su famosa Ceres fue estudiada por uno de sus científicos: Lagasca se adelantó 100 años a la Teoría de la Evolución de la Especies en los vegetales, después de que se comprobara con los insectos y mucho antes de que Darwin formulase la famosa Teoría General de la Evolución de las Especies. Las nuevas especies vegetales son fruto de la hibridación. Esta es la gran aportación de Lagasca a la ciencia universal. Por eso, Lagasca no puede ser ignorado y debe ser permanentemente reivindicado. Encinacorba y Aragón le deben a Lagasca un museo o un centro de interpretación de su obra; un lugar donde poder practicar y hacer viva entre los jóvenes la ciencia botánica. En estos momentos de nuestra historia en que se exalta y enaltece todo lo que lleva la palabra ecológico o ecología, Lagasca es un modelo a imitar en este campo del conocimiento de la naturaleza”.

Folleto sobre Mariano Lagasca de la Asociación "Cuadernos de Encinacorba". Fuelleto sopre Mariano Lagasca de l´Asoziazión "Cuadernos de Encinacorba"

Folleto sobre Mariano Lagasca de la Asociación “Cuadernos de Encinacorba”. Fuelleto sopre Mariano Lagasca de l´Asoziazión “Cuadernos de Encinacorba”

Los Zerris marchan hasta la cercana ermita de Santa Quiteria -raro ejemplo en la provincia de gótico primitivo-, protagonista de un largo “currículo” de desidia y desinterés institucional, con la aparición frecuente en la prensa de novedades “desagradables” al respecto, como algunas de esta primavera del 2010:

Artículo en Heraldo de Aragón sobre el lamentable estado de la ermita de Santa Quiteria de Encinacorba.  Articlo en Heraldo de Aragón sopre lo penible estau de l'armita de Santa Quiteria de Lezinacorba

Artículo en Heraldo de Aragón sobre el lamentable estado de la ermita de Santa Quiteria de Encinacorba. Articlo en Heraldo de Aragón sopre lo penible estau de l’armita de Santa Quiteria de Lezinacorba

 

Otro artículo en Heraldo de Aragón sobre  el lamentable estado de la la ermita de Santa Quiteria de Encinacorba. Atro articlo en Heraldo de Aragón sopre lo penible estau de l'armita de Santa Quiteria de Lezinacorba

Otro artículo en Heraldo de Aragón sobre el lamentable estado de la la ermita de Santa Quiteria de Encinacorba. Atro articlo en Heraldo de Aragón sopre lo penible estau de l’armita de Santa Quiteria de Lezinacorba

Esperan que el futuro aporte mejoras sustanciales en esta ermita, que de candidata a monumento reconocido ha pasado a un irreconocible estado de abandono.

Santa Quiteria de Lecinacorba entre carrascas y viñedos. Santa Quiteria de Lezinacorba entre carrascas y biñals

Santa Quiteria de Lecinacorba entre carrascas y viñedos. Santa Quiteria de Lezinacorba entre carrascas y biñals

La ermita de Santa Quiteria y hacia el fondo la iglesia de Encinacorba. L´armita de Santa Quiteria y, enta lo fundo, la ilesia de Lezinacorba

La ermita de Santa Quiteria y hacia el fondo la iglesia de Encinacorba. L´armita de Santa Quiteria y, enta lo fundo, la ilesia de Lezinacorba

M. Martín, Santa Quiteria y la iglesia de Encinacorba. Migalánchel Martín, Santa Quiteria y la ilesia de Lezinacorba

M. Martín, Santa Quiteria y la iglesia de Encinacorba. Migalánchel Martín, Santa Quiteria y la ilesia de Lezinacorba

M. Pérez, Santa Quiteria y la iglesia de Encinacorba. Migalánchel Pérez, Santa Quiteria y la ilesia de Lezinacorba

M. Pérez, Santa Quiteria y la iglesia de Encinacorba. Migalánchel Pérez, Santa Quiteria y la ilesia de Lezinacorba

Anuncios