20. NUEBALOS – LAS REQUIXADAS

NUEBALOS

28-V-2010. Dimpués de desayunar afotían o poliu paisax de l´entibo de La Tranquera (i abocan os arrius Ortiz y Mesa en o Piedra)

Vista de Nuévalos y el embalse de  La Tranquera. Ambiesta de Nuebalos y l'entibo de La Tranquera

Vista de Nuévalos y el embalse de La Tranquera. Ambiesta de Nuebalos y l’entibo de La Tranquera

y l´impresionán torreyón d´uno d´os Castiellos de Nuebalos.

Torreón medieval de Nuévalos. Torreyón meyebal de Nuebalos

Torreón medieval de Nuévalos. Torreyón meyebal de Nuebalos

Mesmamén, o castiello de Nuebalos -yera tenenzia d´a Orden d´o Santo Sepulcre- estió sinconquerible ta os castellans durán la guerra de los dos Peiros (sieglo XIV), pos i fizieron rabosa en dos aucasions, mesmo dimpués d´aber conqueriu Calatayú.

LAS REQUIXADAS

Marchan ta lo Sur bels kms. por l´A-202 y aturan un inte en a carretera, pos bi ha un mañifico miralgüen sopre lo Monesterio de Piedra y o suyo Parque Natural.

Parque del Monasterio de Piedra desde el Mirador. Parque d´o Monesterio de Piedra dende lo Miralgüen

Parque del Monasterio de Piedra desde el Mirador. Parque d´o Monesterio de Piedra dende lo Miralgüen

Parque del Monasterio de Piedra desde el Mirador. Parque y Monesterio de Piedra dende lo Miralgüen

Parque del Monasterio de Piedra desde el Mirador. Parque y Monesterio de Piedra dende lo Miralgüen

Continan bel poqué más dica o “Lugar Nuevo”, alparcan chunto á unas casas y se cambeyan o calzero, pos cal caminar bel par de kms. baxando por una cabañera pleniza de tascal mullato, enfilaus ta la zentral idroleutrica y o Salto de Las Requixadas (lo nome promana de l´antigo berbo “requexar”: “estreitar, encalaxar, repretar”; toponimos como Requijada, Requejada, Requejo, Requeixo….. s´estendillan por gran parti d´a Peninsula). L´orache ye umedenco y a begatas esplebinzonía, dica que preta á pleber rezio por bels menutos; por suarde lis ha bagau d´acubillá-sen en un porchegau d´una d´as casas de los triballadors d´a zentral.

A lo qu´escampa continan baxando y ascape plegan ta una escalera metalica costruyida ta salbar lo cortau por o que salta l´arriu Piedra.

Escaleras de acceso al paraje de las Requijadas. Escaleras d´azeso á lo parache de Las Requixadas

Escaleras de acceso al paraje de las Requijadas. Escaleras d´azeso á lo parache de Las Requixadas

Entre que baxan os escalerons ya ban columbrando y afotiando, á trabiés lo fuellamen d´os arbols, lo guallardo sallán, que no se ferá pro bistero dica que no arriben en o suyo pedero: espeitacular!!.  Fan os pertocans afotos y dimpués de bels menutos -agoyaus y encantuchaus con o majismo paisax-

El impresionante Salto de las Requijadas aparece entre las hojas. L'impresionán Salto de Las Requixadas aparix entre lo fuellamen

El impresionante Salto de las Requijadas aparece entre las hojas. L’impresionán Salto de Las Requixadas aparix entre lo fuellamen

M. Pérez satisfecho en las Requijadas. Migalánchel Pérez satisfeito en Las Requixadas

M. Pérez satisfecho en las Requijadas. Migalánchel Pérez satisfeito en Las Requixadas

M. Martín satisfechos en las Requijadas. Migalánchel Martín satisfeito en Las Requixadas

M. Martín satisfechos en las Requijadas. Migalánchel Martín satisfeito en Las Requixadas

M. Pérez satisfecho en las Requijadas. Migalánchel Pérez satisfeito en Las Requixadas

M. Pérez satisfecho en las Requijadas. Migalánchel Pérez satisfeito en Las Requixadas

M. Pérez satisfecho en las Requijadas. Migalánchel Martín satisfeito en Las Requixadas

M. Pérez satisfecho en las Requijadas. Migalánchel Martín satisfeito en Las Requixadas

El espectacular Salto de las Requijadas. L'espeitacular Salto de Las Requixadas

El espectacular Salto de las Requijadas. L’espeitacular Salto de Las Requixadas

 M. Martín apacible en el paraje de las Requijadas. Migalánchel Martín implazero en o parache de Las Requixadas

M. Martín apacible en el paraje de las Requijadas. Migalánchel Martín implazero en o parache de Las Requixadas

M. Pérez apacible en el paraje de las Requijadas. Migalánchel Pérez implazero en o parache de Las Requixadas

M. Pérez apacible en el paraje de las Requijadas. Migalánchel Pérez implazero en o parache de Las Requixadas

tornan por do son benius dica l´auto, pro chipiaus pero satisfeitos de raso. Se cambeyan de calzero y ropas y, á lo que ban á enchegar l´auto i aparix un “tó terrén” y un siñor lis diz que no se pué alparcar astí, lo cual que se´n i desincusan pero, ziertamén, no´n sapeban pon.

Anuncios