12.6. Pancrudo. Lo Forno

La berdá ye que lo Forno no tiene pierde: dende “la Plaza” se´n ba puyando por la “calle del horno” y, dimpués de bel par de zerrigüeltas, se i plega ascape.

Lo Forno pancrudino se dixó d´emplegar en as añadas 60; asinas que, amonico, yera esdebeniu un ronal.

El Horno de Pancrudo antes de la recuperación. O Forno de Pancrudo antis de l´esbielle

S´ha reconstruyiu y recuperato como “Sala de Exposiciones” en l´estiu d´o 2.009; mantenendo-ie lo forno con as miras de que torne a funzionar, anque nomás seiga qu´eszeuzionalmén u testimonial.

El recuperado edificio del horno de Pancrudo. L´esbiellau edefizio d´o forno de Pancrudo

Flor Lahoz esplicotia la estoria d´o Forno pancrudino en un completismo y decumentadismo articlo (reb. “Pancrudo”, lum. 13), ande describe bibenzias presonals d´a suya nineza, lo prozeso de feitura d´o pan (esferenzia entre “masar” la farina -cosa de mullers- y “amasar” l´alchez u lo zimén -cosa d´omes-), lo funzionamién d´o forno, quí yeran os forners, as barians de pan, bollos, tortas y pastas que se i feban…..

Se b´encluye un bocabulario espezifico, bels ditos y refrans alusibos y dica bel aragonesismo i amanix, como cuan ye esplicotiando quiénto se masaba:

“…. con la mano metida en la masa hasta el codo y más, había que dar vueltas y golpes a la masa para que salieran “bambollicas”, cuantas más salían, más esponjoso era el pan. Os aseguro que se sudaba de lo lindo, era un trabajo que requería fuerza física y más de un hombre ayudaba a masar, aunque no era algo que se confesaba a menudo….”

M. Pérez en la puerta del horno. M. Pérez en a puarta d´o forno

De ros muitos parrafos intresans de l´articlo, en trascriben istos dos:

“Lo que me llamaba la atención del horno de Pancrudo es que era diferente al que yo conocía de otros pueblos, como por ejemplo Orrios; el de Pancrudo tiene dos “bocas”, aparte de otras dijéramos, ventanitas. Los de Orrios, Rillo, Portalrubio…. tienen una sola boca por la que se metía tanto el pan como la leña. En el de Pancrudo, había una puerta para meter y sacar el pan y otra para meter la leña para calentarlo y alumbrar, debajo había otra puerta para sacar la ceniza que iba cayendo….”

(tot isto referito a “el horno nuevo”, feito en as añadas 40, pos “el viejo” lo conoxió Flor ya enrunau).

“….El horno abría lunes, martes, jueves y sábado. Cada dos horas iban tres mujeres, según el orden que les había tocado al ir a por el número. El día anterior, o a veces antes, se iba a coger número y te daban unas chapitas en las que ponía la primera, segunda o tercera hornada. A mí me hacía gracia que al horno se iba siempre con la hora solar, o sea, que te decían: “a las siete, que son las ocho”, nunca he sabido por qué razón. Se aprovechaban las horas de la mañana, sobre todo en verano, por lo que el día de ir al horno había que madrugar de lo lindo y no te digo la hornera, que debía calentar el horno antes de la primera hornada, lo que suponía unas tres o cuatro horas de trabajo anterior, hasta que el horno adquiría la temperatura adecuada….”

Por zierto que, charrando de pan, esisten dos teyorías sopre la etimolochía u sinificato de “Pancrudo”; l´auna sereba la “zeltica” u “prerromana”, con o sinificato de “altero frido” u “saso chelador”; l´autra, la “latina”: “panis crudos”, “tiarras berdas” (tardanza en a maturazión de zerials). Cualsiquiera de ras dos consona con a reyalidá: o terreno ye “fresco” de berano y “crudo” d´ibierno; y as cullitas, muito más tardanas que n´as tiarras baxas.

M. Martín en la puerta del horno. M. Martín en a puarta d´o forno

Tamién por la suya ebidén rilazión con o tema d´o pan, queremos trascribir agora “El Peiro” que Ignacia Gimeno Ejarque publica en a reb. “Pancrudo” lº 8, p.35:

“El Peiro era un personaje de leyenda que se consideraba causante de la mala cosecha. Así, cuando en una casa no había harina para amasar y tenían que trillar una parva para ir al molino, y de esta manera hacer pan para comer, se decía que había entrado “El Peiro”.

“El Peiro se apareció en el río de Martín, / lo saludé muy cortés, estoy contento de conocerlo. / En Cervera me causan mucho respeto, / en el Pajazo no tanto. / Hacia las Parras me meto, / Rillo, Pancrudo, Portalrubio y Alpeñés, / los hice rabiar un mes. / A primeros de Agosto, malamente me porté. / Una pierna la tengo en Escucha, / que me llega hasta Cabra. / La nariz en Cañizar, / pasa la venta Gargallo. / Los de Estercuel y los de Cañizar se han juntado / a comerse un burro que se habían hallado. / Como el burro era poco y ellos eran muchos, se han quedado con hambre los avechuchos.”

Ye esclatero que se trata d´a encarnadura d´a fambre y a miseria que podeba esdebenir si “beniban mal dadas”, si a cullita se malmeteba por climatoloxía u plagas, ezetra. Yera la mayor d´as contumanzias, lo que más fereda daba a os campesins. Por os lucars d´Aragón teneba diferiens anomenazions, todas pro apaixitas: Peiro, Peirod, Pairote, Pedrón, Pairó…. A begatas, tamién esdebeniba lo moñaco que se cremaba a la fin de Carnabal, acusato de toz os mals de l´añada en o lucar. Ne b´eba diferiens ditos y, mesmo, cantas a lo rispeutibe:

“a ver si sacamos a Pairó” (hacer la primera masadica de pan, Chiprana);

“En Canfrán está Peirot / más aquí Mariadura / y en Zenarbe ya no masan / por falta de levadura” (Bal de l´arriu Aragón)…. ezetra. M. Martín plega, mesmo, a planteyá-se una custión a iste respetibe: ¿no tendrá cualcosa que biyer ista anomenazión d´a fambre, a miseria, a disgrazia, con a famosa “guerra de los dos Peiros” mentata en o capetulo d´a Estoria de Pancrudo?. Lo dixamos asinas….

Pedrón, el diablo del Museo Etnológico del Museo Etnológico del Serrablo, tal vez el Peiro más famoso de todo Aragón. Pedrón, lo diaple d´o Museyo Etnoloxico d´o Sarrablo, talmén lo Peiro más famoso de tot Aragón

Os Zerrigüeltaires alufran cutios l´edefizio d´o Forno e i fan bels afotos. Como ye zarrau y no sapen ande estará lo clabero, se quedan sin beyé-li os aintros y, como lo sol ya se´n ye retirau, els ferán desiguida lo mesmo y marcharán china-chana ta “El Molino”, chitando las zagueras güelladas enta lo casalar d´o lucar

El horno y la iglesia de Pancrudo. Lo forno y la ilesia de Pancrudo

y prexinando qu´istas dos chornadas pancrudinas son estatas bian aprofeitatas. Asinas que, satisfeitos, no tardarán guaire a zenar y chitá-sen, pos a l´autro´l diya cal amadrugar pro ta continar biache.

Anuncios