7. Sahún

Mapa de la zona. Mapa de la redoltada.

27-5-2009. Lingüísticamente, en la Ribagorza se hablan modalidades de dos lenguas: en la franja oriental, catalán de aragón; en la zona central, mezcla de aragonés y catalán y en la parte occidental, aragonés oriental. Todas estas modalidades presentan peculiaridades locales junto a rasgos y vocables propios de la Ribagorza.

Sahún desde el camino a Ramastué en 1986. Saúnc dende´l camino enta Ramastué en 1.986.

El aragonés del valle de Benasque es una típica modalidad de transición. Por estar en la unión y encrucijada de tres dominios lingüísticos (Aragonés -chistabín y alto ribagorzano-, Catalán -alto ribagorzano-, y Gascón –luchonés y aranés-) el benasqués tiene mezcla de los tres, por léxico y gramática, en proporción más o menos del 40, 30, y 15 por ciento, respectivamente; queda el otro 15 % restante para los localismos del valle, formas ribagorzanas, galicismos y castellanismos de reciente introducción. (Todavía, hilando más fino, estos porcentajes cambian un poco en cada uno de las tres formas lingüísticas del valle). La variedad benasquesa del aragonés es denominada tradicionalmente por sus hablantes: “patués”.

Iglesia de Sahún en 1986. Illesia de Saúnc en 1.986.

En los siguientes capítulos –entre otros temas- van a mostrar ejemplos del benasqués hablado en los respectivos pueblos del valle que van a visitar, comenzando por Sahún.

Casa típica de Sahún. Casa tipica de Saúnc.

Sahún (del precelta “seg-onko”: “curva grande”, o “sahat-kun”: “sauce” ‘lugar de sauces’, incluso de “saúnco”) es un municipio a 134 km. de Huesca capital y a 7 km. al sur de Benasque, cerca del Ésera y a 1.135 mts. de altitud. Los 140 habitantes cuentan con Ayuntamiento propio, del que dependen los lugares de Eriste y Eresué.

Inscripción en una ventana de piedra. Inscrisión a una bentana de pedra.

A los de Sahún les dicen “Trabucs”  y “Minchafabes” y es un pueblo muy bello.

Casa Estefanía. En un dintel de ventana reaprovechada en el muro, grafía de 1761, en el dintel de la puerta grafía de 1764. Casa Estefanía de Saúnc. Grafía de 1.761 a´l cabesal d´una ventana reprofitada a´l muro; grafía de 1.764 a´l cabesal de la puerta.

Les encantan las antiguas grandes casas con amplias galerías y tejados de pizarra, las cruces talladas en los dinteles de algunas ventanas y los callejones con pasos elevados.

Callejón en Sahún. Carrerón a Saúnc.

M. Martín se pone a hablar con una vecina del pueblo y ésta le comenta que en Saúnc, un día a la semana, “les fan patués” a los niños de la escuela, esta mujer comenta también que “com bufe la sarsina” (u sersina) güe” y que aquí en el lugar dicen “pomes”, y en el Solano “pomas”.

M. Martín y Ch.Casaus en el valle de Benasque en octubre de 1.986. Ch. Casaus y M. Martín a la ball de Benás en otubre de 1.986.

Al acabar octubre de 1986, el zerrigüeltaire M. Martín y el amigo Chesús Casaus estuvieron algunos días en el valle de Benasque, haciendo excursiones y visitando pueblos, en todos hablando con gente del país. Lo más curioso de lo que les comentaron algunos vecinos de Sahún es esto:

Respecto a los habitantes de Sahún: “Pocs, sen persones, poca chen”. “De sen persones ya no’n yará més que güeit que siguen güens”.

Sobre sus fiestas: “Les fiestes son dan bailes y jotes com a tots es llugars. A Sáunc  son el benticuatre de junio y el güeit de septiembre”.

Comentan de la toponimia urbana: “El bar ye a la segunda pllaseta; la primera pllaseta ye chiqueta. Ixa ye cá de Torrero; la dueña d’así, d’ista casa, ye enfermera a Güesca. Me’n boi a bere si repllego alfals”.

Relativo al tiempo: “De l’ibert yey chelo y neu, pero astí  no fa molto fret. He estau en Saragosa y así no Febe fret y allí Febe un fret que pa qué, un “cierzo”!; así se le diu “aire de puerto” y a begades yey turberes y torbellines que fa l’aire dan la neu mescllau…”.

Otras palabras típicas: Abaix y abaixo, baques, chobens, espaltrigá…”. También les nombran les revistas “La Mancheta” de Benás y “Guayén” de Saúnc.

Ayuntamiento de Sahún. Achuntamén de Saúnc.

Continúan con el paseo llegando a la plaza, aquí observan el bonito edificio de mampostería de piedra del Ayuntamiento, donde M. Martín entra para preguntar por un libro recién publicado sobre la lengua en el municipio, el cual muy amablemente le regalan ese libro: “Los nombres y la tierra”, Estudio onomástico de Eriste, Sahún y Eresué del autor José Antonio Saura Rami. Un gran detalle del Ayuntamiento.

Casas de mampostería de piedra típicas de Sahún. Casas tipicas de Saúnc, de pedras manposadas

En dicho libro se indican los nombres de las casas de Sahún que son estas:

Albá, Albardero, Alquesera, Ambrosi, Andreu, Aneta, L’Antonia, Antoniet, Badía, Baquera, Bernadot, Bringué, Budí, Campanero, Carpintero, Catalán, Catevila, Clleto, Colás, Colaset, Coma, Consuelo, Crabot, La Creu, Chaimisans, Chongai, Chuan, Chuanón, Chulián, Enfisié, La Era, Escalona, Estafanía, Falisia, Farrero, Farrís, Fustero, Gairí, Galino, Garié, Grasián, Grima, Juaquín de Mata, Manuela, Martina, Mata, Menchiques, Miguel, Mingot, Monsarrat, El Nen, Olivé, Palleret, Pallero, Parvives, Pascual, Pep, Pepe Farrero, Porté, Portiella, Pulsana, Rafél, Remunchuan, Riu, Romaldos, Rufat, Sabatero, Saravellano, Sastre, Secretario, Sesilia, La Soltera, Tabernero, Tabiernes, Teclla, Tomasa, Torrero.

Tejados de Sahún. Llinats de Saúnc.

Algunos topónimos urbanos y extraurbanos de Sahún que les llaman mucho la atención:

La Portiella, La Puyadeta el Nen.

L’Andresera, El Cantal de Rafél, El Comafurno, Comaguana, El Covarchet, L’Estadiello, La Farraya, La Fuen de Fenarguals, La Guarata, La Maire, El Tusal de Muntaniello, Panapaniello d’Alto, El Rebunco, La Regata, El Carrerón de la Tusaleta la Reguala, La Tellera, El Tusalet del Siso, La Tuca el Mallo.

Iglesia de Sahún. Illesia de Saúnc.

La iglesia de Sahún era originalmente románica, reformada en el siglo XVII. En la entrada al pueblo hay una ermita románica del siglo XII dedicada a San Aventín.

Portalada de la iglesia de Sahún. Portalada de la illesia de Saúnc.

Las fiestas mayores son para el 24 de junio en honor a San Juan Bautista y para el 8 de septiembre, cuando se va en romería al santuario de Guayente. “Les falles” se hacen la noche de San Juan: los jóvenes cogen cortezas de abedul, las introducen en varas de avellano y bajan con las antorchas encendidas desde la montaña hasta la plaza, añadiéndolas a la gran hoguera colectiva, encendiendo el fuego el último recién casado. Antaño se recogían los restos de “les falles” y después se extendían por los huertos, para protegerlos del pulgón.

Una cruz esgrafiada en la piedra. Una crus espunchoniada a la pedra.

El pirineísta francés Antoine Benoist, visitó el santuario de Guayente y Sahún en las fiestas del 8 de septiembre de 1891. Referente a Sahún relataba lo siguiente:

“Cuando llegamos a la plaza donde se bailaba, estaba todavía tan soleada que era un auténtico horno; dejé a mis compañeros disfrutar del espectáculo del baile campestre y me fui por las calles desiertas del pueblo a buscar sombra y descanso en una bonita pradera, al lado de la iglesia y el cementerio. Era el lugar idóneo para contemplar el paisaje y, entre sueños, dejar transcurrir así las horas más cálidas. Sólo cuando el sol desapareció detrás de la montaña que protege Sahún, al atardecer, me aventuré a volver a la sala de baile al aire libre. Allí, sobre un suelo poco cómodo, los jóvenes giraban intrépidamente hasta la noche, sucediéndose polkas, valses, chotis, insuficientemente interrumpidos, a mi modo de ver, por el único baile interesante y original del país que es la jota aragonesa.

…Así pues, me fui a cenar a casa de mi amigo Cabellud, una de las más bonitas del pueblo. Su encantadora y joven esposa así como toda su familia me recibieron admirablemente. Mi anfitrión me dio de comer sarrio que había cazado él mismo. También comí buñuelos hechos por su suegra.”

Rincón típico de Sahún. Racón tipico de Saúnc.

De aquí se acercan al santuario de Guayente.

Anuncios