6. Ibón de la Escarpinosa

El Ibón de la Escarpinosa en Agosto de 1988.

El ibón de la Escarpinosa se encuentra muy cerca del ibonet de Batisielles, entre la Aguja de Perramó y las Tucas de Ixeia.

El Ibón de la Escarpinosa en Agosto de 1988. L’ibón de la Escarpinosa en Agosto de 1988

ITINERARIO AL IBÓN DE LA ESCARPINOSA

BASE: Ibonet de Batisielles (1.940 mts.)

DESTINO: Ibón de la Escarpinosa (2.060 mts.)

DESNIVEL: 120 mts.

HORARIO: 30 minutos (ida)

DIFICULTAD: Fácil

Ibón de la Escarpinosa. Afoto d'un bidio de M. Martín el 1-7-1989.

Ibón de la Escarpinosa. Afoto d’un bidio de M. Martín el 1-7-1989.

Migalánchel Martín en l'ibón de la Escarpinosa. Afoto d'un bidio de M. Martín.

Migalánchel Martín en l’ibón de la Escarpinosa. Afoto d’un bidio de M. Martín.

Desde el ibonet de Batisielles en dirección sur se coge una senda por la derecha en el mismo sentido de la marcha. Durante buena parte del recorrido el camino avanza por una cuesta entre pinos  y junto al cauce del río, hasta que en una media hora se alcanza el ibón de Escarpinosa.

Los pastos que rodean el ibón son de un verde pálido, debido a que la nieve se ha mantenido sobre la hierba hasta hace muy poco tiempo; y que al derretirse, y no haber hecho aún el suficiente calor, da la impresión de que esté como quemada, seca.

Al fondo el Valle de Estós. Enta lo fundo la Ball d´Estós.

Por eso mismo todavía no se ven muchas flores.

Las Tucas de Ixeya. Les Tuques d´Ixeya.

Del mencionado poeta José Sanmartín Sopena, continuando con el recorrido:

“…Si puyes a Batisielles / y arribes a Escarpinosa, / ojo al baixá no t’esllises y te caiges y t’espanlles; / que si pllou ye peligroso / y yey que baixá a poquet, / si corres te expondrás molto / y aixó no u sabe la chen…”

Al fondo el Valle de Estós. Enta lo fundo la Ball d´Estós.

Continuando con el camino, disfrutan encontrándose cada vez con más nieve; y aunque por el momento no ven peligro, conforme se van acercando hacia el ibón y en una buena pendiente, la senda desaparece por un buen manto de nieve; pero al final pueden llegar sin problemas al poderla pisar sin apenas riesgo.

De espaldas, camino del Ibón de la Escarpinosa. Camino de l´ibón de la Escarpinosa, de reculas.

Llegados aquí, en un bonito circo glaciar, disfrutan del bello ibón de Escarpinosa (terreno de “Escarpins” ‘erizones’)

El Ibón de la Escarpinosa. L´ibón de la Escarpinosa

surtido por las aguas que descienden del ibón de Perramó, que se halla por encima, de la Aguja de Perramó (2.525 mts.) y de las Tucas de Ixeia (vocablo vascón “Exea” de “txe: “casa”) (2.835 mts.).

M. Pérez con el Perdiguero al fondo. Migalánchel Pérez dan lo Perdiguero ta´l fundo.

Además que, a sus espaldas, observan unas magníficas vistas hacia la otra parte del valle de Estós, (Portillón de Oò y sobre todo, del  Perdiguero (3.221 mts).)

El Ibón de la Escarpinosa. L’ibón de la Escarpinosa

El gran pirineísta francoirlandés del siglo XIX, el conde Russell, describió estos paisajes de esta forma:

“En la confluencia de los dos valles (Perramó-Batisielles), en un paraje encantador, dentro de un lecho de abetos, de rocas y flores, dos pequeños ibones (d’Escarpinosa) dormitan apaciblemente. Allí el valle de Perramó, que se ensancha y se oculta tras un bosque de negros abetos, se convierte en un solitario lugar crepuscular y romántico, que recuerda al mismo tiempo a Suiza e Inglaterra….. Descendemos por los bosques, entre cascadas de flores y bajo catedrales de hojas”.

Les hubiera gustado rodear el Ibón –que en algunos sitios aún conserva hielo- acercarse hacia la gran cascada de Perramó o visitar el pequeño montículo en el ibón, pero no ven claro continuar con la nieve que hay, decidiendo comer ante el admirable espectáculo natural, pues, además, el tiempo ya se ha aclarado mucho.

M. Pérez en el Ibón de la Escarpinosa. M. Pérez a l´ibón de la Escarpinosa.

En estos ibones ya habían estado hace más de 20 años, pero ahora es la primera vez que han ido juntos.

El Ibón de la Escarpinosa y la cascada que viene del Ibón de Perramó. L´ibón de la Escarpinosa y el sallén probinién de l´ibón de Perramó.

Poco a poco, con tranquilidad, se vuelven por el mismo camino haciendo algunas fotos más, a la vez que saborean el bonito recorrido de esta excursión tan magnífica.

Las aguas que vienen de los ibones de Perramó y de la Escarpinosa. Aiguas baixaderas d´es ibons de Perramó y la Escarpinosa.

Anuncios