21. San Martín de Veri – Renanué – San Feliu de Veri – Veri

San Martín de Veri (en las Décimas de Castejón, a principios del s. XI, “SANCTO MARTINO”). El patrón del pueblo –lógicamente- es San Martín. Es una aldea perteneciente al municipio de Bisaurri, a 4,3 km., a 8 km. de Castejón de Sos, a 135 km. de Huesca capital,  a 1.302 metros de altitud y tiene 10 habitantes.

Mapa de la zona. Mapa de la redoltada.

En este lugar comienza otra zona lingüística del aragonés con una intensificación de los rasgos catalanes, que se harán dominantes en la otra versión del Coll de Fadas.

A los de este lugar les dicen “Pitarroys”, como expresan estos dos dichos relacionados con otros pueblos cercanos: “Pinarretas de Gabás, pitarroys de San Martí y trencanoces de Berí” y “Pitarroy de San Martí / que pasa por Castilló  / y llega a Sesué / ya sabe lo que ye padesé / perque a Castilló els pelen”.

Casa típica de San Martín. Casa tipica de Sa Martí.

Tanto el pueblo, situado en la margen izquierda del barranco de Rigabás como la iglesia, están muy reformados, pero guardan la estética de la arquitectura tradicional del país.

Paisaje desde San Martín de Veri. Paisache dende Sa Martí de Berí.

El paisaje, pleno de verdor, es precioso, muy bonito, y lugar de nacimiento del agua denominada “Veri” que embotellan en Bisaurri.

Detalle de una reja en una ventana. Detalle d´una rella a una bentana.

En el libro “Toponimia del municipio de Bisaurri” de J.M. de las Pueblas y M.A. Hidalgo, se mencionan los nombres de las casas de San Martín, Renanué, San Feliu, Veri y otras aldeas,  y que se irán citando por este mismo orden.

Respecto a San Martín, son las siguientes:

Caseta, Coronas, Daniel, Juana, Lagaya, Martín, Micalet, Miquelet, Palací, Palasí, Pedro, Betranet.

Primavera en San Martín de Veri. Primabera a Sa Martí de Berí.

Algunos topónimos curiosos de San Martín de Veri:

Prau el Poso Cuartal, Prau la Roca la Pinialla, Fuen Roya, Prau la Crusialla, Fuen de las Cuastas, Prau la Liana, Prau la Tusaleta del Pinaret.

Casa e iglesia de San Martín de Veri. Casa y illesia de Sa Martí de Berí.

Aunque por pista el pueblo de San Feliu está muy cerca, deciden ir por la carretera, volviendo hacia Bisaurri y parando por el camino a Renanué, 14 km en total.

Renanué (del vasco ARRI-AND-OI “lugar de la gran roca o peña”; o de  ARRI-UNANU-OI “el de los asfódelos de roca”; o del antropónimo de origen prerromano,  RENANUS), es una aldea pequeña de Bisaurri del que dista 3,5 km. Se encuentra al borde de la carretera que va de Castejón a Pont de Suert, entre Bisaurri y el acceso a San Feliu. A 7 km. de Castejón de Sos, a 138 km. de Huesca, a 1.263 m. de altitud y 9 habitantes (tenía en 1991).

Paisaje desde Renanué. Paisache dende Renanué.

Lugar de gran belleza a pie del Coll de Fades, con muy buenas vistas. La iglesia de San Esteban, reformada, es de estilo románico rural, la esbelta torre es más tardía.

Iglesia de Renanué. Illesia dende Renanué.

A los de Renanué, les dicen “Llanudos”. Ya lo señala este dicho: “En Renanué son llanudos, / Bisaurri, estripamardans, / en Urmella carambellas, / Vilaplana rematats”.

Referente a los nombres de las casas de Renanué:

Erbera, Gabacha, Muria, Palasí, Ramonic, Sallén que continúa desde el s. XV.

Algún topónimo interesante:

Tusal Castiello, Prau de Fontisialla, Barranco la Tosca.

Continuan la carretera hacia el Coll de Fades durante 3 km, aquí sale el desvío hacia San Feliu de Veri (etimológico de FELICEM. En las Décimas de Castejón, a principios del s. XI, “Sancto Felice”) es una aldea perteneciente al ayuntamiento de Bisaurri, del que le separa 9,5 km., dista de Castejón de Sos 13 km., de Huesca capital 175 km, está a  1.415 metros de altitud y tiene 42 habitantes. A San Feliu le dicen “El Llugaret” y “nido de neu”. El mote que les dicen es “Matapolls en cobertera”.

San Feliu –igual que Veri- está ubicado en la sierra que separa los barrancos de Garganteras y Las Cuastas, que se juntan entre Veri y San Martín para formar el mencionado barranco Rigabás. El pueblo les ha gustado mucho, con algunas casas tradicionales dignas de mención. La iglesia está dedicada al patrón San Feliu y es del siglo XVI, destacando su torre campanario.

Iglesia de San Feliu. Illesia dende San Feliu.

Mencionado ya en otros capítulos, el pirineísta francés Maurice Gourdon, en su viaje alrededor del Turbón en mayo de 1888, al pasar por San Feliu escribió lo siguiente:

“Desde el collado de la Muria,… hacia…el río de Gabás o de la Muria…se cruza el río…Después de media hora de fácil subida a través de campos y praderas llegábamos a San Feliu…a pedir cobijo en casa Pallás.

Las mujeres estaban solas en casa en aquel momento, pero nos recibieron amablemente. No eran todavía las cuatro y ya se preocupaban en prepararnos la cena…

Durante la velada, mientras tomaba el té y fumaba unos cigarrillos con el señor Pallás, hablamos de la montaña, principalmente del Turbón. La idea de verme ascenderlo…

Se hacía tarde, y como contaba con irme antes del amanecer, deseé buenas noches a la familia, y nos fuimos a dormir. La cama era excelente y limpia, y eché un sueño hasta las dos y media de la madrugada.

Levantarme y correr hacia la ventana sólo fue cuestión de segundos. El cielo completamente despejado tenía en aquel momento un tono rojo escarlata, como el fuego de una aurora boreal brillando con los destellos de millones de estrellas. Mal presagio: llovería antes de la noche. ¡Pronto, pronto! Marchémonos, si no el Turbón se nos escapará…”

Portalada de una casa de San Feliu.

Los nombres de las casas relativos a San Feliu de Veri son: Tomasa, Chorchi, Morens, Pallás, Peret, Farroloro, Raso, Farrero, Semeli, Lacreu,  L’Abadía.

Los topónimos que han elegido de San Feliu de Veri: Carrera Basellas, Pena Guara, Fuen de la Muria, La Montañeta.

Paisaje de San Feliu. Paisache de San Feliu.

Del libro mencionado en otro capítulo, “A l’aire” (Garbas), Mª Jesús Nicolau Barrau maestra y nacida en San Feliu, escribiendo sobre su pueblo empieza así:

“San Feliu de Berí ye un llugá de la parte més oriental de la Ball de Benás. En temps ba sé prou importán pero ara s’ha tornau com els moltos llugás de la montaña qu’ha perdeu la chen y poc á poc se ban quedán buedos…”.

En los alrededores de San Feliu están sus cuatro barrios, casi deshabitados, Veri, Dos, La Muria y Buyelgas. En la mitad del siglo XIX había más de 400 personas, hoy solamente quedan 14 personas todo el año. De todos estos barrios, el que van a ver es Veri.

Veri (nombre personal latino VERINUS, documentado como ACCIUS VERINUS. En las Décimas de Castejón, a principios del s. XI, “Berín”). Veri dio nombre a los vecinos San Feliu de Veri y San Martín de Veri, a 1, 5 km. los dos.

Casa de Veri. Casa de Berí.

Veri está rodeado de verdes prados. A los de aquí les dicen “Saltamatas” y “Trencanoces”.

Los nombres de las casas de Veri son:

Betrana, Serbera, Chuan d’Arcas, Albañil,  Brunet, Erbera, Irene, El Freixe, Sastre,-Verí Sempiri, Vicent, Visén y un topónimo curioso: Tusal Castellá.

Dos (latín DOSSU-DORSUM “espalda”) está a 1.425 metros de altitud; se va a documentar en el siglo X la existencia de un castillo. Se desvían 500 m. antes de lllegar a San Feliu y, sin bajar del coche, ven las casas.

A los de Dos les dicen “Chicas-Damas”. Tienen un dicho referente al nombre del pueblo, o al número según se quiera mirar: “De dos a tres, vecinal”.

Los nombres de las casas de Dos son: Chuanet, Chuanriu, Sastre, Teixidó, Valeri. El topónimo más chocante es: Prau de Chinastral.

Buyelgas (latín BOVILICAS “establos para ganado bovino”) se encuentra a la izquierda, por una pista, en un lugar aislado. A los de Buyelgas les dicen “Malpeinaus”.

Los nombres de las casas de Buyelgas son: Aqués, Puyol, Fondevila.

Su topónimo más curioso es: Prau las Comiasas.

La Muria (aragonés BORIA “heredad”, o MUELA “elevación del terreno”) está en una pista que sale a la izquierda de la entrada de San Feliu. El entorno es de una gran vegetación. Dicen que desde aquí se ve el Aneto y es punto de partida para el Turbón.

Los nombres de las casas de La Muria son: Presala, Rubiella, Rosó, Felip, Ticatac.

Antes de llegar a Laspaúles -en la carretera N-260- ven Piedrafita y San Valero. Aunque el límite del valle de Benasque es el Coll de Fades, estas aldeas pertenecen a Bisaurri.

Piedrafita (PETRAM FICTAM “piedra clavada”, “límite”), a 1.410 mts. de altitud. Tiene dos casas habitadas –una es de turismo rural- e iglesia de los ss. XVI-XVII, reformada en 1887; antes tenía cura propio. Quedan aisladas casa de Rins y casa Fadas de los ss. XVI -XVII. Hay muy buenas vistas desde aquí.

Los nombres de las casas de Piedrafita, son: L’Abadía, Cornell, Mora, Javier.

Iglesia de San Valero. Illesia de San Baleri.

San Valero (dedicado al obispo de Zaragoza) es un lugar muy cercano a Piedrafita, a 1432 m. de altitud. San Valero pertenecía a Piedrafita, y tenía capilla propia. La iglesia rústica del siglo XVII está separada de la aldea. Hoy no vive nadie.

Los nombres de las dos casas de San Valero son: La Pedrosa, Tomás, Rafel.

Anuncios