5. La batalla de Muret

12 de septiembre de 1213, empiezan los altercados. El ejército cruzado, en una maniobra de distracción, sale de Muret haciendo un simulacro de fuga. El ejército del rey de Aragón se apresta a salir deprisa a perseguir a los cruzados. Hay tres líneas de caballeros; el rey desconfía del conde de Tolosa y lo deja en la zaga junto con el de Comminges, encabezando Pedro II la fila central, en posición mucho más arriesgada y que, en la zaga, resultará determinante. Los cruzados atacan en tromba a la vanguardia donde ven el estandarte real –la fila del conde de Foix y los catalanes- que no resisten la embestida y huyen. Al verlo, el rey con su imponente figura de más de dos metros se lanza hacia los franceses, que aprovechan la ocasión para rodear a Pedro II, aislándolo del resto de sus tropas.

El rey Pedro II de Aragón (Foto del Lycée Pierre d'Aragon de Muret). Lo rai Peiro II d´Aragón (afoto d´o lycée "Pierre d´Aragon" de Mureth).

El rey Pedro II de Aragón (Foto del Lycée Pierre d'Aragon de Muret). Lo rai Peiro II d´Aragón (afoto d´o lycée "Pierre d´Aragon" de Mureth).

La “mainada” del rey, institución aragonesa de nobles y caballeros cuya misión es la escolta y la protección personal del rey (ad regis aciem, ubi vexillum eius noverant, se convertunt… magnates plures de Aragonia circa eum) tratan de salvarle la vida, pero se ven superados. Bastantes de estos nobles aragoneses como Miguel de Luesia, Aznar Pardo, su hijo Pedro Pardo, Gómez de Luna, Miguel de Rada, Aznar de Rada, Sancho de Antillón, Gil del Castellar, Pedro de Bisomius y García Gómez mueren con el rey de Aragón; algunos se salvan como Blasco de Alagón, Rodrigo de Lizana, Guillermo de Pueyo, Juan Gil, Vasco de Huesca, Pedro de Navascués, Arnaldo de Alascún, Arnaldo Palacín, Ato de Foces, Juan Peitavín, Matalón de Frescano, Pascasio del Rey de Aragón, Bernardo de Castillazuelo, Mengoto, Pedro López de Sádaba, Pedro de Pomar, Ramón de Caserras, Guillermo de Calasanz y otros como los Justicia de Tarazona y Calatayud.

Torre de la iglesia de San Jaime de Muret. Tor d´a ilesia de Sant Jacme de Mureth.

Torre de la iglesia de San Jaime de Muret. Tor d´a ilesia de Sant Jacme de Mureth.

Según la versión aragonesa de la “Crónica de San Juan de la Peña”:

“El dito Rey (Pedro) assí como aquel qui non podía sostener ni devía que mal prendiessen sus hermanas, vino con grant poder en ayuda del conte de Tolosa, con el qual era el conte de Foyx con muytos de otros varones, et todos ensemble encalçaron tan cuytadament el dito conte de Monfort que lo fizieron encerrar en un castiello quel dizen Morel, et el dito Rey con los contes que alli eran avieron batalla con el dito Simón; et en continent los ditos contes de Tolosa et de Foyx fuyeron, et el dito Rey, queriendo mas morir con honor que non bivir con desonor, por tal porque ningún tiempo en batalla que fues non giró cara, murió en aquella”.

Otra versión en la Crónica dice: “Simon de Monforch que tenia la guerra por el Rey de Francia recolliesse con sus gentes en Murel, el Rey d’Aragon fuelo cercar con el conte de Foyx et otros contes de Gasconnya et querriase render al rey d’Aragon a la buena merce de Francia et non quiso el Rey recebielo. Los franceses, viendose muertos, yxieron en el alborada et non caceron por ren entro que plegoron al rey et matoronlo et a los otros contenidos de suso. Et murieron con él muytos barones d’Aragón entre los quales morieron Aznar Pardo et Pero Pardo su fillo, Gomez de Luna et Miguel de Luessia et otros muytos d’Aragón, mas ninguno de Catalunya no y murió. Et murió el dito Rey Pero en hedat de XL annos, en el anno de Nuestro Senyor M CC XIIII, era millessima CCLII….

El Rey desus dito era ydo en aquellas partidas por razón de dar ayuda tan solament a sus hermanas segunt que es de suso dito, et al Conte de Tolosa; non porque dasse ayuda a ningún infiel o enemigo de la fe christiana, en la qual él muyt fiel sin toda tacha estuvo et perseveró todos tiempos enta Nuestro Sennyor Dios”.

El arzobispo de Toledo, Rodrigo Jiménez de Rada, autor bien informado y externo a la Corona de Aragón, relata en su obra “Historia de España” (1243-1247):

“En la batalla murieron el rey con los aragoneses, porque sólo éstos resistieron virilmente, no así los condes de Foix y Tolosa con algunos catalanes”.

Más adelante lo confirma el rey Jaime I en el “Llibre dels feits”, dando algunos nombres de catalanes:

“…y estuvieron allí de Cataluña En Dalmau de Creixell y En Hug de Mataplana y En Guillem d’Horta y En Bernat de Castellbisbal, y éstos huyeron con los otros…”.

Llegada a Muret del rey de Aragón y su ejército. Arribata en Mureth d´o rai d´Aragón e la suya armata.

Llegada a Muret del rey de Aragón y su ejército. Arribata en Mureth d´o rai d´Aragón e la suya armata.

Según la “Cançon de la Crotzada”, ya mencionada:

“Que’l bos reis d’Arago es mortz e recrezutz, / E tant baro dels autres que so mortz e vencutz. / Jamais tan grans dampnatjes non s’era receubutz! / Ab tant es de Garona fors de l’aiga issutz. E’l pobles de Toloza, e lo grans e’l menutz, / S’en son trastuit essems ves l’aiga corregutz, / E passon cels que pogon, mas mots n’i a remazutz: L’aiga qu’es rabineira n’a negatz e perutz. / E remas ins e’l camp trastotz le lor traütz. / Don fo lo grans dampnatjes per lo mon retendutz, / Carmans om i remas, totz morts e estendutz, / Don es grans lo dampnatges!

Mot fo grans lo dampnatges e’l dols e’l perdementz / Can lo reis d’Arago remas mort e sagnens, / E mot d’autres baros, don fo grans l’aunimens / A tot crestianesme et a trastotas gens”.

Jaime I, en el mencionado libro “Llibre dels feits”, cuenta respecto a su padre Pedro II:

“…y aquí murió nuestro padre. Porque así lo han hecho siempre los de nuestro linaje en las batallas que hicieron y en las que Nos haremos, vencer o morir“.

Monolito que recuerda la batalla de Muret y al rey Pedro II de Aragón. Peironet que remera la baralla de Mureth e lo rai Peiro II d´Aragon.

Monolito que recuerda la batalla de Muret y al rey Pedro II de Aragón. Peironet que remera la baralla de Mureth e lo rai Peiro II d´Aragon.

El ejército del rey aragonés era superior en fuerzas y provisiones, pero actuó con precipitación, desorganización, imprudencia y con exceso de confianza, siendo derrotados en la batalla. En conocerse la muerte de Pedro II las tropas del rey se desbandan y huyen perseguidos y masacrados por los cruzados, o ahogados en el Garona.

El río Garona. L'arriu Garona

El río Garona. L'arriu Garona

En 1875, una fuerte crecida del río hace aparecer en la zona miles de huesos humanos esparcidos, muestra clara de la gran catástrofe ocurrida siglos atrás.

Anuncios