13. Toulouse. Exploración de tarde

Parten de nuevo por la calle Taur para entrar en una librería donde consultan y compran algún libro en occitano y sobre el mundo de los cátaros. En uno de ellos hay un comentario sobre el clérigo Durán de Huesca que hacia 1220 copia y critica, en su obra “Liber contra Manicheos”, respecto a una recopilación de citas de escrituras de un tratado cátaro anónimo. Durán se convertirá en jefe de la Orden de los “Pauperes Catholici”, aprobada por Inocencio III y precursora de los mendicantes del siglo XIII.

Torre del museo de los Agustinos. Tor d´o museyo d´es Agostins.

Torre del museo de los Agustinos. Tor d´o museyo d´es Agostins.

En otra reseña del mismo libro se trata sobre los cátaros en la Península Ibérica. Lucas, obispo de la población gallega de Tuy de 1239 a 1249, escribe una obra antiherética sobre algunos cátaros detectados en León a partir de 1209, cuando era canónigo de esta ciudad. Parece ser que el volumen se encontró el 1230 en Sobrarbe, en el desaparecido castillo de Monclús, (“monte cerrado, amurallado” sinónimo de castillo).

Edificios típicos de una calle de Toulouse. Edefizios tipicos d´una carrera de Tolosa.

Edificios típicos de una calle de Toulouse. Edefizios tipicos d´una carrera de Tolosa.

Después de la Cruzada hubo cátaros que huyeron al reino de Aragón, siendo acogidos por señores feudales con los que había vinculaciones de parentesco o vasallaje. Los núcleos aragoneses con presencia cátara fueron: Jaca –barrio entero-, Alcañiz, Calanda, Cretas y Monroyo. El rey Jaime I prefería encauzar a estas familias de occitanos –sospechosos de herejía- hacia empresas de reconquista, que verles convertidos en víctimas de la represión.

Casa y una torre renacentista. Casa y tor renaxentista.

Casa y una torre renacentista. Casa y tor renaxentista.

Es indicativo de aquellas épocas lo que escribe el historiador Francisco de Moxó en la revista historia 16, nº 62 de 1981, respecto al caso de Jean Tisserand que, acusado falsamente de herejía, se defendía así por las calles de Toulouse. “Escuchadme, señores: no soy un hereje. Tengo una mujer con la que me acuesto. Tengo hijos, como carne; miento y juro. ¡Soy, pues, un buen cristiano!”.

Monasterio de los Jacobinos. Monesterio d´es Chacobins.

Monasterio de los Jacobinos. Monesterio d´es Chacobins.

Desde la librería van a ir a visitar el conjunto monástico –iglesia, claustro, sala capitular y refectorio- de los Jacobins.

Miguel Ángel Pérez haciendo una foto en un espejo en la iglesia de los Jacobinos. Migalánchel Pérez afotiando un espiello en a ilesia d´es Chacobins.

Miguel Ángel Pérez haciendo una foto en un espejo en la iglesia de los Jacobinos. Migalánchel Pérez afotiando un espiello en a ilesia d´es Chacobins.

Se crea el 1215 por la Orden de los Dominicos, por el avance de la herejía cátara y su misión era predicar el evangelio y luchar contra la herejía. El nombre de Jacobins viene del convento que la Orden tenía en la calle Saint-Jacques (San Jacobo) en París.

Claustro del convento y torre de la iglesia. Claustro d´o combento y tor d´a ilesia.

Claustro del convento y torre de la iglesia. Claustro d´o combento y tor d´a ilesia.

La torre octogonal de ladrillo les recuerda la basílica de Saint-Sernín. La iglesia les impresiona, no se lo esperaban, es una joya del arte gótico; compuesta por dos naves con siete columnas, una de éstas sustenta una bóveda con 22 ribetes que evocan una bella palmera de piedra.

Columna que sustenta la bóveda de 22 ribetes. Colunna qu´empara la güelta d´es 22 rebities.

Columna que sustenta la bóveda de 22 ribetes. Colunna qu´empara la güelta d´es 22 rebities.

Descubren el claustro del convento como un remanso de paz en pleno centro de la ciudad, en el que reina la sombra apacible de las galerías y el agradable jardín del claustro.

Jardín y claustro del Convento. Chardín e claustro d´o combento.

Jardín y claustro del Convento. Chardín e claustro d´o combento.

Camino del “Jardín des Plantes”, descubren otros palacetes e iglesias interesantes.

Hotel d'Assezat, palacete renacentista del siglo XVI. Ostal d´Assezat, palazín renaxentista d´o sieglo XVI.

Hotel d'Assezat, palacete renacentista del siglo XVI. Ostal d´Assezat, palazín renaxentista d´o sieglo XVI.

El “Jardín des Plantes” con el Jardín Royal y el “Museum d’Histoire Naturelle” forman un espacio natural magnífico.

El Parque del Jardín des Plantes de Toulouse. Lo Chardín d´as Plandas de Tolosa.

El Parque del Jardín des Plantes de Toulouse. Lo Chardín d´as Plandas de Tolosa.

El de las “Plantas” es precioso, contiene estanques, cascadas, flores, patos, estatuas….

Flores en el Jardín des Plantes. Flors en o Chardín d´as Plandas.

Flores en el Jardín des Plantes. Flors en o Chardín d´as Plandas.

después del sosiego del claustro, aquí han encontrado la tranquilidad de la naturaleza;

Un patico en el Jardín des Plantes. Un guitet en o Chardín d´as Plandas.

Un patico en el Jardín des Plantes. Un guitet en o Chardín d´as Plandas.

sólo que por poco tiempo, pues aún quieren pasear por las orillas del río Garona.

Más florecicas en el Parque. Más floretas en o parque.

Más florecicas en el Parque. Más floretas en o parque.

La ciudad y el río poco tienen que ver con Zaragoza.

Vista del río Garona. Ambiesta de l´arriu Garona.

Vista del río Garona. Ambiesta de l´arriu Garona.

Es una belleza descubrirlo a última hora de la tarde, con los puentes y monumentos reflejados en el agua.

Vista sobre la Plaza de la Daurade y  el campanario de la iglesia de los Jacobins. Ambiesta d´a plaza de la Daurada y lo campanal d´a ilesia d´es Chacobins.

Vista sobre la Plaza de la Daurade y el campanario de la iglesia de los Jacobins. Ambiesta d´a plaza de la Daurada y lo campanal d´a ilesia d´es Chacobins.

Está acondicionado para el descanso, para el paseo, todo muy limpio, tranquilo, hermoso…

Puente nuevo  de principios del siglo XVII. "Puan Nuabo" de prenzipios d´o sieglo XVII.

Puente nuevo de principios del siglo XVII. "Puan Nuabo" de prenzipios d´o sieglo XVII.

los colores rojos y verdes se funden, y las vistas de la ciudad son sugestivas.

Vista muy colorida del río Garona. Ambiasta bian colorita de l´arriu Garona.

Vista muy colorida del río Garona. Ambiasta bian colorita de l´arriu Garona.

Toulouse es conocida como la Ciudad Rosa por el color de los ladrillos, y también como la Ciudad de los Cien Jardines, pero ante todo, es una ciudad histórica ¡que está muy viva!.

Acordeón y pandereta tocados por un par de tolosanos junto al Garona. Curdión e pandereta tocatos por dos tolosans chunto la Garona.

Acordeón y pandereta tocados por un par de tolosanos junto al Garona. Curdión e pandereta tocatos por dos tolosans chunto la Garona.

Es la última noche que duermen en Toulouse, mañana continúan camino hacia Lavaur.

Anuncios