6. Os Fratos de L’Omenax

Parlotean sobre el significado de “los fratos de l’Omenax” (esplucas de l’Omenax), o “foratos de Lomenás” (cuevas de la lomera grande; esta segunda pronunciación parece ser más moderna). Recordando también M. Martín los versos que, al respecto, publicó ya hace mucho y que, mejorados, dicen así:

(Adedicato a Manuel Frauca y Matías Oliván, os más biellos d’a Bal de Broto)

M. Pérez, en A Zercosa. Dezaga, una buarda y, al fondo los “Fratos de l’Omenax”. M. Pérez en A Zercosa. Dezaga, una buarda y, ta ro fundo, ros Fratos de L´Omenax

M. Pérez, en A Zercosa. Dezaga, una buarda y, al fondo los “Fratos de l’Omenax”. M. Pérez en A Zercosa. Dezaga, una buarda y, ta ro fundo, ros Fratos de L´Omenax

“Dentrando por Bal de Broto / en o más Aldo Aragón / trobamos denzima de Torla / ra Peña de San Antón.

Dend’antis más ne b’ha astí / armita d’albocazión / a ixe polito santo / y renombrato barón, / tamián ne b’eba y ne b’ha / una espluca amagata / “Os fratos de l’omenax” / a chen de Torla ra clama; ye en un puasto pro ripedo / y enredoliato de zinglas, / ye difízil de nabesar / pos o boscache lo te priba.

Son majizos ros petruscos / que n’ixa espluca se i beyen / con brilos y colorins / que a ro que i plega esturdezen / (segundes a yo me contón / bels biellos qu’astí puyaban / antis más cuan yeran pastors).

¿Estió astí an Carlomaño / con Roldán y os pars de Franzia / nombró a o rai de ras Bals / cuan tornaba t’a suya patria, / y le i fizon l’omenax / os de Broto y sus montañas? / ¡Quemisió ra de secretos / que en ixas peñas se i guardan! / Querés plegar ta ixe puasto / y quedar-me-ne alifrato / güellando con emozión / a belleza d’ixos fratos.

Y anque tiango a turuntela / será difízil, puéstar, / trobar a chen que me’n puye / ta os fratos de l’omenax.”

Migalánchel MARTÍN. Torla, Mayo de 1987 (Publicado en Fuellas, lumero 65, páx. 14)

Una borda en “la Zercosa”, detrás la entrada de Ordesa. Una buarda en A Zercosa. Ta ro fundo, l´endratuero d´Ordesa

Una borda en “la Zercosa”, detrás la entrada de Ordesa. Una buarda en A Zercosa. Ta ro fundo, l´endratuero d´Ordesa

Intentan buscar el mejor camino para seguir la subida a los Fratos. No lo ven muy claro, pero por algún sitio tendrán que empezar… como decía señor Manuel Frauca hace 20 años: “arizons y allagas”; hoy, unidos a los altos arbustos y pinos, frenan el avance de los Zerrigüeltaires. Van ascendiendo tan despacio, más y más mojados por la humedad de los arbustos, arañados por las zarzas y cubiertos por una vegetación tan densa que –a veces- no caminan por el suelo, sino por un infinito entramado red de hierbas, troncos y raíces…

Vista de la entrada de Ordesa. Ambiasta de l´endratuero d´Ordesa

Vista de la entrada de Ordesa. Ambiasta de l´endratuero d´Ordesa

Al final, debilitados del todo, deciden volverse.

¡Lástima de la ilusión!; por más que les apetecía no han podido conseguir llegar a los Fratos de L’Omenax. Por lo que se ve, a ningún organismo oficial (Ayuntamiento, Comarca, Turismo, etc.) no se le ha ocurrido -o no han tenido interés hasta ahora- de limpiar alguno de los antiguos caminos que, con muy poco recorrido desde las bordas, acercaban a los Fratos. Desean y esperan que a no tardar, se conciencien de la presencia de este rico patrimonio natural; pudiendo mostrarlo a los visitantes forasteros, y además como alternativa novedosa y complementaria del Parque Nacional de Ordesa…

La Cascada de Carpin, camino de Bujaruelo. O Saldo de Carpin, camin de Buxargualo

La Cascada de Carpín, camino de Bujaruelo. O Saldo de Carpín, camín de Buxargualo

Después del “éxito”, marchan en coche durante siete km. y medio de principio al fondo del valle de Bujaruelo. Por el camino notan que ahora está precioso, muy verde, cayendo el agua por todo en pequeñas y grandes cascadas como la de Carpín. Cuando llegan al fondo del valle, comen en la terraza del Mesón, y Refugio, del antiguo Hospital de Peregrinos (construido por la Orden de Monjes Caballeros “Hospitalarios de San Juan”, llegados del vecino valle francés de Gavarnie en el siglo XII), junto a la ermita de San Nicolás y el puente románico.

Camino de Bujaruelo, el rio Ara . Camin de Buxargualo, l´arriu Ara

Camino de Bujaruelo, el río Ara . Camín de Buxargualo, l´arriu Ara

Después de comer dan un pequeño paseo junto al Ara, afluente del Cinca; nacido en el macizo del Vignemale (o Comachibosa), en la cara sur del pic Meillon (o Chabarrou), es el único río virgen de los Pirineos, pues no está represado en los 69 km. de su recorrido. El paisaje de ribera y prados es muy hermoso, pero el cielo continúa nublado y empiezan a caer las primeras gotas, así que deciden volver al coche y a Torla.

Edificio del Museo etnológico de Torla. Casal de ro Museyo Etnoloxico de Torla

Edificio del Museo etnológico de Torla. Casal de ro Museyo Etnoloxico de Torla

En el pueblo visitan el museo etnológico situado en la antigua casa parroquial, donde se guardan algunos restos arqueológicos del Castillo, así como utensilios de oficios tradicionales del campo, del ganado y objetos de empleo doméstico.

Anuncios