8. Pico Marboré

Toni el guia y Alfredo Barberán -junto con M. Pérez- en la última y brevisima parada por las Crepatas en la Espalda del Marboré. O guida Toni y A. Barberán -chundo con M. Pérez- en a zaguera y breguisma aturadeta por As Crepatas de ra Espalda Marmurés

Toni el guía y Alfredo Barberán -junto con M. Pérez- en la última y brevísima parada por las Crepatas en la Espalda del Marboré. O guida Toni y A. Barberán -chundo con M. Pérez- en a zaguera y breguisma aturadeta por As Crepatas de ra Espalda Marmurés

Inician una intensa subida detrás del guía remontando varios barrancos, hasta que descienden a una especie de hondura donde descansan breves momentos. Los dos compañeros se encuentran bastante apurados.

Desde la Espalda de Marboré, vista hacia atrás subiendo hacia el Pico Marboré. Ambiasta enda zaga dende ras Crepatas, en a puyata enda ra Punda Marmurés

Desde la Espalda de Marboré, vista hacia atrás subiendo hacia el Pico Marboré. Ambiasta enda zaga dende ras Crepatas, en a puyata enda ra Punda Marmurés

Siguen en dirección norte debajo de la Espalda del Marboré –pico de 3.073 mts.- y las Crepatas, por unas pendientes de piedras frente a unos neveros. El recorrido con esta celeridad se les hace muy duro.

Desde la Espalda de Marboré, subiendo hacia el Pico Marboré. Dende ras Crepatas, puyando ta ra Punda Marmurés

Desde la Espalda de Marboré, subiendo hacia el Pico Marboré. Dende ras Crepatas, puyando ta ra Punda Marmurés

Van observando que las proximidades de la cumbre, de caliza arenosa se torna de color anaranjado que desentona con el conjunto gris del macizo.

El Cilindro de Marboré, desde los últimos metros de la subida al Pico Marboré. O Zelindro, dende ros zaguers metros de ra puyata ta ra Punda Marmurés

El Cilindro de Marboré, desde los últimos metros de la subida al Pico Marboré. O Zelindro, dende ros zaguers metros de ra puyata ta ra Punda Marmurés

Hacen una última y brevísima parada antes de llegar a la cumbre.

Miguel Ángel Pérez y Alfredo Marboré en el Pico Marboré (3.248 mts.), detrás el Pico Cilindro, asomándose detrás el Monte Perdido. M. Pérez y A. Barberán en a Punda Marmures (3.248 mts.), dezaga ro Zelindro y, acucutando engara más tazaga,ro Mon Perdito

Miguel Ángel Pérez y Alfredo Marboré en el Pico Marboré (3.248 mts.), detrás el Pico Cilindro, asomándose detrás el Monte Perdido. M. Pérez y A. Barberán en a Punda Marmures (3.248 mts.), dezaga ro Zelindro y, acucutando engara más tazaga,ro Mon Perdito

A duras penas alcanzan el pico Marboré o Plan de Marmurés, una gran meseta que hace frontera con Francia y que se extiende hasta el Cilindro.

Del pico Marboré comenta el anteriormente mencionado Soler Santaló:

… llana y amplia cima del llamado pico de Marboré. Este altivo pico, que se eleva por encima de los heleros que lo enmarcan por todas sus laderas, presenta sus murallas septentrionales encrespadas en una altiva cresta con acentuada curva, y su concavidad queda resguardada al SSE. y desciende al collado de Astazú…la divisoria entre el pico de Marboré hasta el de Ordiceto, forma la cabecera N. de la valle de Bielsa, y por su cota más alta queda trazada la línea fronteriza con Francia.

La vista de las montañas más importantes que se ven desde aquí es, más o menos, la siguiente:

Foto de Gavarnie desde Marboré cedida por el amigo Alfredo Barberán, que ha subido por segunda vez el 12-9-2009. Afoto de Gabarnia dende Marmurés dixata por l'amigo Alfredo Barberán que ha puyato por segunda begata o 12-9-2009

Desde el pico Marboré, circo y pueblo de Gavarnie. Foto cedida por el amigo Alfredo Barberán, que ha subido por segunda vez el 12-9-2009. Dende ra Punda Marmurés, ziárgol y lucar de Gabarnía. Afoto dixata por l'amigo Alfredo Barberán que ha puyato por segunda begata lo 12-9-2009

Al Oeste: Taillón y Circo de Gavarnie; al Oeste-noroeste: Vignemale, Gran Facha, Balaitous, Ossau, Infiernos; al Nor-noroeste: el pueblo de Gavarnie, Ardiden; al Norte: Midi de Bigorre; al Nor-noreste: Astazú o Marmorés del Cul, Néouville,; al Este-noreste: La Munia o Sierra Morena, Robiñera, Lago de Marboré; al Este: Valle de Pineta, Punta Suelza, Posets; al Sur-sureste: Monte Perdido y su glaciar, Cilindro de Marboré; al Sur-suroeste: Guara.

Desde el Pico Marboré, los picos de La Munia o Sierra Morena, Robiñera y el Lago de Marboré. Dende la Punta Es Marmurés, es picos de L\'Amunia u Sierra Morena, Robinnera e l\'Ibón de Marmurés

Desde el Pico Marboré, los picos de La Munia o Sierra Morena, Robiñera y el Lago de Marboré. Dende la Punta Es Marmurés, es picos de L'Amunia u Sierra Morena, Robinnera e l'Ibón de Marmurés

Sobre el paisaje que observan hacia el mencionado Lago y el balcón de Pineta, reseñan que Julio Soler se refería como “Altiplano de Marmurés”, y contaba que los belsetanos lo maldicen en una canción que dice: “en la montaña de Marmurés s’hundan vacas y vaquers, i no queden escudillés ni morters, i la nieve que allí caiga no se’n vaya més”.

del Cul, el Midi de Bigorre, y Néouville. Dende la Punta Es Marmurés en primer plan Marmurés del Cul, ta\'l fundo Meidia de Bigorra e Neuvielha

Desde el Pico de Marboré, en primer plano el Astazú o Marmorés del Cul, el Midi de Bigorre, y Néouville.

Una versión parecida la recoge Enrique Satué Oliván en el libro “El Pirineo contado”: “Ya se funda Marmorés, / con vacas y vaqués, / escodillas y mortés. / La nieu qui yay / que no sen vaya / nunca més”; todavía hay otra versión procedente de Antonio Badía Margarit en el libro “El habla del Valle de Bielsa”: “Aquí’s funda Marmorés / entre vacas e vaqués, / escudillas e mortés: / que tota la nieu que caiga, / que nunca més se n’y vaiga”.

Desde el Pico Marboré, el glaciar de Monte Perdido y abajo y al fondo el valle de Pineta y los picos de Punta Suelza y borrosamente el Posets. Dende la Punta Es Marmurés o Glaziar de Mon Perdito e, abaixo e ta\'l fundo, la Balle Berde de Pineta con es picos de Punta Suelza e -esborrato- Lardana

Desde el Pico Marboré, el glaciar de Monte Perdido y abajo y al fondo el valle de Pineta y los picos de Punta Suelza y borrosamente el Posets. Dende la Punta Es Marmurés o Glaziar de Mon Perdito e, abaixo e ta'l fundo, la Balle Berde de Pineta con es picos de Punta Suelza e -esborrato- Lardana

Las sensaciones son agridulces. Han conseguido hacer un pico de más de tres mil metros, pero -por premura de tiempo- sólo han disfrutado de una rápida y fugaz visión de innumerables montañas, ibón, valle, circo, pueblo, glaciar,… y así-así.

Alfredo Marboré y Tony el guia pasando una zona de nieve en el Pico de Marboré. A. Barberán e Toni nabesando por un chelegal en a Punda Marmurés.

Alfredo Marboré y Tony el guía pasando una zona de nieve en el Pico de Marboré. A. Barberán e Toni nabesando por un chelegal en a Punda Marmurés.

La vuelta, hasta que coinciden con M. Martín, bajan rápidamente y sin parar ni un momento. Ya todos juntos, en la Faixa Roya, M. Pérez y Alfredo Barberán beben liquidos –no lo habían hecho desde antes de la cima- y descansan unos minutos mientras el guía y M. Martín marchan por delante.

M. Martin volviendo de Góriz. Migalánchel Martin tornando de Góriz

M. Martín volviendo de Góriz. Migalánchel Martín tornando de Góriz

Al poco tiempo de proseguir los cuatro juntos el descenso, M. Pérez comienza a darse cuenta que tiene dolor en el dedo gordo del pie derecho y rozaduras en otros dedos y plantas de los pies. Durante un rato aguanta las molestias ingenuamente, pero al final tiene que detenerse. Se coloca varias tiritas y se cambia de calcetines, notando una ligera mejoría.

Migalánchel Martin de vuelta con los bastones. Migalánchel Martin con os bastons, ya de tornata

Migalánchel Martín de vuelta con los bastones. Migalánchel Martín con os bastons, ya de tornata

M. Martín lleva su ritmo –bastante fastidiado por la dolencia gástrica y el dolor de rodillas; mientras Alfredo –que baja rápido y sin erosiones en los pies- se está pensando si vuelve desde Góriz bajando a pie por el valle de Ordesa….

Al fondo el Pico Marboré, el Cilindro de Marboré, el Monte Perdido y Pico de Añisclo, debajo el refugio de Góriz. Punda Marmurés e Tres Serols enda ro fundo. Debaixo, lo cubilar de Góriz

Al fondo el Pico Marboré, el Cilindro de Marboré, el Monte Perdido y Pico de Añisclo, debajo el refugio de Góriz. Punda Marmurés e Tres Serols enda ro fundo. Debaixo, lo cubilar de Góriz

En el refugio, M. Pérez se vuelve a poner bien las tiritas y, a pesar del desazón en pies y dedos, espera no empeorar, pues debido el desnivel hasta llegar al autobús es pequeño.

Vista de Ordesa desde la Cornisa. Ambiasta d’Ordesa dende ras suyas Zinglas

Vista de Ordesa desde la Cornisa. Ambiasta d’Ordesa dende ras suyas Zinglas

Alfredo Barberán decide volver por el fondo del valle hasta el aparcamiento de Ordesa, donde cogerá el autobús hacia Torla.

Paisaje en el atardecer de montañas, desde la pradera, esperando el autobús. Paisax de mondañas en a tardata, dende ro tascal endre qu’aguardan l’autobús

Paisaje en el atardecer de montañas, desde la pradera, esperando el autobús. Paisax de mondañas en a tardata, dende ro tascal endre qu’a

La vuelta de los Tocayos es lenta y se les hace interminable, pero el guía va controlando para llegar a la hora prevista.

Migalánchel Martin descansando de la paliza en la pradera, esperando el autobús. M. Mart�n discansando de l’escamallo en o tascal, endre qu’aguardan l’autobús

Migalánchel Martín descansando de la paliza en la pradera, esperando el autobús. M. Mart�n discansando de l’escamallo en o tascal, endre qu’aguardan l’autobús

Mientras esperan el autobús se echan en una pradera a descansar y hacen algunos estiramientos.

Migalánchel Pérez –autofoto- descansando de la paliza en la pradera, esperando el autobús.

Migalánchel Pérez –autofoto- descansando de la paliza en la pradera, esperando el autobús.

El autobús les deja en Nerín y desde aquí, como M. Martín continúa con la molestia estomacal, Toni que conoce bien estas carreteras conducirá el coche rápido hasta Torla.

Los Zerrigüeltaires haciéndose una foto en el autobús de bajada a Ner�n. Os Zerrigualdaires en l’autobús, de baixata enda Ner�n

Los Zerrigüeltaires haciéndose una foto en el autobús de bajada a Nerín. Os Zerrigualdaires en l’autobús, de baixata enda Nerín

En el pueblo ya se encuentra Alfredo que -según cuenta- le ha salido todo muy bien. Se duchan, cenan juntos y se acuestan rápidamente porque ya no pueden más.

Anuncios