7. Camino del Pico Marboré

9-9-2007. Se levantan a las 5 de la mañana, desayunan y a las 5h 45’ quedan con Toni, el guía que les encaminará. Con el coche de M. Martín se van los cuatro hacia Nerín, donde se montará en el autobús de 32 plazas que sube a las 7 a las Cornisas de Ordesa: dejándoles en la pista, próximos al Mirador de Brecha de Arazas.

Ordesa, al fondo el Pico Marboré, el Cilindro de Marboré, el Monte Perdido y Pico de Añisclo. Ordesa, enda ro fundo ra Punda Marmurés, O Zelindro Marmurés, Mon Perdito y Pundañisclo

Ordesa, al fondo el Pico Marboré, el Cilindro de Marboré, el Monte Perdido y Pico de Añisclo. Ordesa, enda ro fundo ra Punda Marmurés, O Zelindro Marmurés, Mon Perdito y Pundañisclo

Un poco antes de las 8 empiezan a marchar por un sendero en dirección al refugio de Góriz, y -si están con fuerzas-, llegar hasta donde puedan camino del pico Marboré.

M. Pérez camino de Góriz. Migalánchel Pérez camin de Góriz

M. Pérez camino de Góriz. Migalánchel Pérez camín de Góriz

ITINERARIO A GÓRIZ – PICO MARBORÉ

BASE: Pista a la altura del Mirador Brecha de Arazas, (2.135 mts.).

DESTINO: Refugio de Góriz (2.195 mts.), Ciudad de Piedra (2.600 mts.) Faixa Roya (2.740 mts.), As Crepatas (2.940 mts.), Pico de Marboré, (3.248 mts.)

HORARIO: 6 a 7 horas – Pico Marboré (ida)

DIFICULTAD: Media-Alta y Dura


Desde la pista en Cuello de Arenas (2.135 mts. alt.) se continúa hacia el norte por una pradera que termina en lo alto de la Sierra de las Cutas, un poco antes de llegar al mirador Brecha de Arazas, dejándolo a la izquierda y siguiendo por un sendero que pasa por la Brecha de Sierracils. Continúa por Cuello Gordo, después por Sierra Custodia, enseguida por encima del Circo de Soaso hasta llegar al Refugio de Góriz, a 2.195 m. de altitud.

Panorámica realizada por el amigo Alfredo Barberán con el nombre de todos los picos, cercanos a Góriz. Panoramica feita por l\'amigo Alfredo Barberán  con o nome de totas as pundas proxemas ta Góriz

Panorámica realizada por el amigo Alfredo Barberán con el nombre de todos los picos, cercanos a Góriz. Panoramica feita por l'amigo Alfredo

Desde el refugio de Góriz se va pendiente arriba, siguiendo un sendero marcado con mojones de piedra. Se sube por el mismo camino que lleva al Monte Perdido. Al llegar a la cota 2.700 aproximadamente, a la altura de unos grandes bloques de piedra se gira a la izquierda para bordear el Cilindro y acometer la cumbre desde As Crepatas. La subida se realiza con grandes pedregales hasta llegar a la cima del Pico de Marboré.

El guia Toni, Migalánchel Martin y Alfredo Barberán camino de Góriz. O guida Toni, Migalánchel Martin y Alfredo Barberán camin ta Góriz

El guía Toni, Migalánchel Martín y Alfredo Barberán camino de Góriz. O guida Toni, Migalánchel Martin y Alfredo Barberán camín ta Góriz

A estas horas hace frío, pero en que empiezan a caminar, entran poco a poco en calor. Transitan por una pradera hasta que llegan a la altura de la Sierra de las Cutas donde observan a la izquierda una grandiosa vista del Valle de Ordesa. Por delante marcha primero el guía, después M. Martín y detrás M. Pérez y Alfredo, estos dos últimos inmortalizando estos panoramas retratándose con sus respectivas cámaras de foto y de vídeo.

Desde la Faixeta de Ziarrizils, la cascada de la Cola de Caballo con poco agua. Dende ra Faixeta de Siarrazils, o Saldo de ra Coda Caballo con poqueta d\'augua

Desde la Faixeta de Ziarrizils, la cascada de la Cola de Caballo con poco agua. Dende ra Faixeta de Siarrazils, o Saldo de ra Coda Caballo con poqueta d'augua

Continúan por el camino de la Faixeta de Ziarrizils, oteando desde arriba la cascada de la Cola de Caballo –con poco agua-. Pasan por Cuello Gordo y Sierra Custodia; después, en dirección Noreste, siguen por una senda muy llana. Por el camino van observando hacia el fondo los tres picos más altos del macizo de Monte Perdido o Treserols: Pico de Añisclo o Soum de Ramond, Monte Perdido y Cilindro de Marboré, junto a este último se asoma, casi escondido, un cuarto gigante: El Pico Marboré.

El Pico de Marboré y el Cilindro de Marboré. A Punda Marmurés y ro Zelindro

El Pico de Marboré y el Cilindro de Marboré. A Punda Marmurés y ro Zelindro

Julio Soler Santaló, (explorador, montañero, fotógrafo, escritor y conferenciante de principios del siglo XX) expresaba lo siguiente sobre el Monte Perdido:

… el gran macizo llamado en todo el Aragón las Tres Sorores, Seroles o Serores (hermanas) y que nuestros vecinos de Francia lo transforman con el nombre de Monte Perdido.

De las diferentes versiones existentes de la leyenda de estas montañas, han seleccionado estas dos:

Al fondo el Pico Marboré, el Cilindro de Marboré, el Monte Perdido y Pico de Añisclo, debajo el refugio de Góriz. Punda Marmurés e Tres Serols enda ro fundo. Debaixo, lo cubilar de Góriz

Al fondo el Pico Marboré, el Cilindro de Marboré, el Monte Perdido y Pico de Añisclo, debajo el refugio de Góriz. Punda Marmurés e Tres Serols enda ro fundo. Debaixo, lo cubilar de Góriz

La leyenda de las Tres Sorores (1)

“Cuentan que cada una de estas cimas surgió del cuerpo de una doncella. Fueron tres hermanas bellísimas que murieron bajo las flechas de los guerreros de una tribu enemiga. Tras su muerte, sobre el cuerpo de cada una de ellas, se levantó una montaña. De este origen deriva el nombre de Tres Sorores”.

Vista de Ordesa desde encima de Góriz. Ambiasta d\'Ordesa dend\'aldo de Góriz

Vista de Ordesa desde encima de Góriz. Ambiasta d'Ordesa dend'aldo de Góriz

La leyenda de las Tres Sorores (2)

“Tres princesas moras se escaparon de la Aljafería de Zaragoza. El rey Mohamend se enfadó, y mandó a sus mejores hombres a buscarlas. Sólo uno pudo seguir sus huellas, subiendo de Zuera a Huesca, luego a Laguarta y a Boltaña.

Las princesas ya estaban de camino de Francia, cuando advertidas por las gentes del lugar de la gran nevada que iba a caer, hicieron caso omiso, y les sorprendió en el camino. Desaparecieron los hombres de Mohamend y las tres princesas murieron acurrucadas cerca del río Cinca, tanta nieve les cayó que se formaron estas tres montañas hermanas, las Treserols”.

Miguel Ángel Pérez en el refugio de Góriz. Migalánchel Pérez en o refuxio de Góriz

Miguel Ángel Pérez en el refugio de Góriz. Migalánchel Pérez en o refuxio de Góriz

No van muy deprisa, pero apenas se detienen, llegando al Refugio de Góriz en casi dos horas y media; aquí comen algo y descansan unos 15 minutos.

Alfredo Barberán en el refugio de Góriz. Alfredo Barberán en o refuxio de Góriz

Alfredo Barberán en el refugio de Góriz. Alfredo Barberán en o refuxio de Góriz

Desde el Refugio de Góriz, en dirección Norte, toman un sendero bien marcado que en cortas curvas superando los pedregales y praderas del Barranco de Góriz; en algunos sitios abruptos, les viene bien el apoyo y experiencia de Toni.

Alfredo Barberán eligiendo sendero. Alfredo Barberán eslixindo sender

Alfredo Barberán eligiendo sendero. Alfredo Barberán eslixindo sender

Continúan el sendero entre un terreno de grandes bloques de piedra denominada “Caos de Roca” o “Ciudad de Piedra”, junto al desvío que sube hacia la derecha del pico del Monte Perdido.

Pedregal por encima del Barranco de Góriz con el gu�a Toni, Migalánchel Mart�n y Alfredo Barberán. Espetregal por aldo de ro Barrangóriz con o guida Toni, M. Mart�n y A. Barberán

Pedregal por encima del Barranco de Góriz con el guía Toni, Migalánchel Martín y Alfredo Barberán. Espetregal por aldo de ro Barrangóriz con o guida Toni, M. Martín y A. Barberán

Enseguida entran en la denominada “Faixa Roya”, donde ya empiezan a encontrarse un poco cansados; M. Martín nota desde hace buen rato bastante molestia estomacal, y que las piernas no le trabajan como deberían, pero va a continuar con sus amigos hasta que buenamente pueda.

Bloque de piedras denominado “Caos de Roca” o “Ciudad de Piedra”. Conchundo rocazer anomenato \

Bloque de piedras denominado “Caos de Roca” o “Ciudad de Piedra”. Conchundo rocazer anomenato \

Siguen en dirección noroeste entre mojones de piedras que indican el camino hacia As Crepatas, justo debajo el pico Marboré. Atraviesan por Los Taquetons -piedras calizas de varios colores- bordeando la base sur del Cilindro de Marboré,

Una marmota rodeada de rocas. Una mormota enredoliata de catens

Una marmota rodeada de rocas. Una mormota enredoliata de catens

donde se encuentran con una marmota que fotografían rápidamente, antes de que se esconda bajo una roca.

M. Martin a punto de pararse totalmente en la subida al Pico Marboré. M. Martin a pundo d’aturar-se de raso en a puyata enda ra Punda Marmurés

M. Martín a punto de pararse totalmente en la subida al Pico Marboré. M. Martín a pundo d’aturar-se de raso en a puyata enda ra Punda Marmurés

Superados los 2.700 metros de altitud, M. Martín –muy cansado y con molestias estomacales- se da por satisfecho de la excursión, y dice que “vale”. A la vez el guía Toni calcula el horario y les dice a los otros dos amigos que pueden probar de subir al pico Marboré, pero habría que ir a un fuerte ritmo. M. Pérez y Alfredo lo piensan un momento y enseguida deciden continuar probando sus fuerzas.

M. Mart�n, M. Pérez y Alfredo junto a la Faixa Roya, a 2700 m. de altura. M. Mart�n, M. Pérez y A. Barberán en a Faixa Roya, a 2.700 mts. d\'aldaria

M. Martín, M. Pérez y Alfredo junto a la Faixa Roya, a 2700 m. de altura. M. Martín, M. Pérez y A. Barberán en a Faixa Roya, a 2.700 mts. d'aldaria

Mientras tanto, M. Martín les esperará en la Faixa Roya, justo encima del Rincón de ro Flaire.

Anuncios