9. Puivert – Camon – Mirepoix

La próxima parada es Puivert a 24 km. Aquí se detienen unos minutos para hacer un par de fotos a la población y a un cerro donde ven una parte del castillo, que le dicen también “Castillo de las Cortes de Amor” por haber sido el escenario de un famoso encuentro de trovadores. Hacia el oeste se mantienen los vestigios del “viejo castillo”, conquistado en 1210 por Simón de Monfort a sus defensores ayudados por soldados “aragoneses”. Hacia el este, la torre construida en el siglo XIV conserva varias salas con bóvedas ojivales.

Puivert, al fondo la torre del siglo XIV (Francia). Puivert, enta lo fundo la tor d´o sieglo XIV (Oczitania).

Puivert, al fondo la torre del siglo XIV (Francia). Puivert, enta lo fundo la tor d´o sieglo XIV (Oczitania).

En Puivert, una leyenda dice que en 1279, una princesa “aragonesa” que aquí residía –de apodo “la dama Blanca”- ordenó rebajar el nivel de agua del lago que había al pie del castillo para poder caminar por sus orillas. Las labores fueron llevadas de una forma muy imprudente: la riada se llevó a trabajadores y princesa y sepultó -entre otros pueblos- Mirepoix y Chalabre.

Una casa tipica del pueblo de Camon (Francia). Un casal tipico de lo lucar de Camon (Oczitania)

Una casa típica del pueblo de Camon (Francia). Un casal tipico de lo lucar de Camon (Oczitania)

El siguiente pueblo es Camon, a 15 km, y poco más de 4.000 habitantes.

 

La iglesia del Reloj de Camon (s.XII) (Occitania). La Ilesia de lo reloch de Camon (s.XII) (Oczitania).

La iglesia del Reloj de Camon (Occitania) hacia 1900. La Ilesia de lo reloch de Camon (Oczitania) enta 1900.

Visitan la villa fortificada del siglo XV-XVI con su impresionante abadía y rodean la muralla.

La abadia y la muralla de Camon (Francia). La badia e la muralla de Camon (Oczitania).

La abadía y la muralla de Camon (Francia). La badía e la muralla de Camon (Oczitania).

Cuenta una leyenda que la abadía de Camon fue fundada por el futuro Carlomagno en 778. A finales del siglo XV, dicha abadía estaba en ruina, y siguió abandonada hasta que Philippe de Levis, obispo de Mirepoix, la restauró. Los diferentes priores que le sucedieron, completaron las fortificaciones.

Camino de Mirepoix está el Castillo de Lagarde, fue del reino de Aragón hasta que pasó a los Condes de Foix. Camín de Mirepoix ye o Castiello de Lagarda, estió d'o raino de Aragón dica que pasó ta's Contes de Foix.

La catedral de San Mauricio de la villa de Mirepoix (Francia). La catedral de Saint Maurice de la billa de Mirepoix (Oczitania)

La catedral de San Mauricio de la villa de Mirepoix (Francia). La catedral de Saint Maurice de la billa de Mirepoix (Oczitania)

A 13 km. está el último alto en el camino, Mirepoix. Es una villa que albergó a los herejes cátaros, entre ellos al señor de la ciudad, Roger de Mirepoix. En 1206 seiscientos de ellos participaron en un concilio y pidieron a Raimundo de Péreilhe que reconstruyera las defensas del castillo de Montsegur; y así se hizo.

Porches y arcadas de madera en la villa de Mirepoix (Francia). Porchegatos y arcatas de tiera en la billa de Mirepoix (Oczitania)

Porches y arcadas de madera en la villa de Mirepoix (Francia). Porchegatos y arcatas de tiera en la billa de Mirepoix (Oczitania)

Mirepoix conserva rasgos medievales. La gran plaza del General Leclerc -con un florido jardín- tiene casas de madera de los siglos XIII y XIV, con arcadas también de madera y la catedral de San Mauricio consagrada en 1298 –restaurada en los siglos XIV y XV- es considerada como una de las más anchas de las iglesias góticas francesas.

Disfrutan paseando por su calle principal, ojean libros en las librerías bajo los porches y hacen fotos.

Una carrera de casals tipicos con porchegatos de tiera, en Mirepoix (Oczitania).

Una carrera de casals tipicos con porchegatos de tiera, en Mirepoix (Oczitania).

De aquí salen ya rápidamente hacia Carcassonne -la capital del departamento de Aude- que está a 52 km.

Como el hotel está cerca de la ciudad medieval, se acercan a cenar al aire libre en una plaza y a ver un rato el ambiente de sus calles.

Anuncios