8. Montsègur

10-5-2006. Salen de Foix en una mañana estupenda en ruta hacia el castillo de Roquefixade. De camino entran por carreteras secundarias para llegar en 18 km. al pueblo de Roquefixade, pequeño, tranquilo, bonito y antiguo como el castillo. En 1272, era posesión de los bienes del conde de Foix; ahora se encuentra casi en ruinas. Siguen durante un rato por el sendero que llega al castillo, pero lo dejan porque el tiempo les apremia, y les gustaría más visitar el de Montsègur, que está a menos de 15 km.

M. Pérez en la plaza del pueblo de Roquefixade, al fondo el castillo (Francia). M. Pérez en la plaza d´o lucar de Rocafixada, enta lo fundo lo castiello (Oczitania)

M. Pérez en la plaza del pueblo de Roquefixade, al fondo el castillo (Francia). M. Pérez en la plaza d´o lucar de Rocafixada, enta lo fundo lo castiello (Oczitania)

El castillo de Montsègur (monte seguro) está situado a 1.207 metros de altura en la entrada de un valle rodeado de montañas y bosques profundos, lo cual hace que en invierno caigan fuertes nieves en el conjunto defensivo, levantado en la cumbre de un peñasco rocoso.

M. Pérez en el castillo cátaro de Montsègur del siglo XIV, al fondo el pueblo de Lavelanet (Francia). Migalánchel Pérez lo castiello de Montségur d´o sieglo XIV enta lo fundo lo lucar de Lavelanet (Oczitania)

M. Pérez en el castillo cátaro de Montsègur del siglo XIV, al fondo el pueblo de Lavelanet (Francia). Migalánchel Pérez lo castiello de Montségur d´o sieglo XIV enta lo fundo lo lucar de Lavelanet (Oczitania)

A principios del siglo XIII, Montsègur era tan sólo un pequeño castillo en ruinas propiedad de la familia Perelha desde el siglo anterior.

En 1209 en plena cruzada contra los albigenses, la comunidad cátara de Languedoc pide a Raymon de Perelha rehabilitarlo y prepararlo para la defensa. El castillo de Montsègur se convierte temporalmente en sede de la iglesia cátara y refugio de los señores que habían sido desposeídos de sus tierras por la Cruzada.

Paisaje desde el castillo cátaro de Montsègur (Francia). Paisax dende lo castiello de Montségur (Oczitania).

Paisaje desde el castillo cátaro de Montsègur (Francia). Paisax dende lo castiello de Montségur (Oczitania)

Finalizado en 1229, Montsègur se convierte en el lugar de residencia de su señor Raimon de Perelha y familia; en 1232, otra vez, al menos 500 personas se refugian, repartidas entre el castillo y el pueblo construido al pie de las murallas que sostiene el castillo, convirtiéndose Montsègur definitivamente en la cabeza y sede de la Iglesia cátara.

En 1243 el Papa y el rey de Francia deciden terminar con Montsègur. Un ejército cruzado sitia al “castrum” entre mayo de 1243 y marzo de 1244. El 2 de marzo tiene lugar la rendición de la fortaleza, acordando 15 días de tregua y, a su cabo, los cátaros tendrán que elegir entre renegar de su fe o morir abrasados.

El 16 de marzo de 1244 más de 200 cátaros son quemados vivos en la hoguera. La crónica de Guilhem de Puèglaurenç resume el episodio:

Rechazando la conversión a la que fueron invitados, fueron quemados en un cercado construido con palos y estacas, y fueron pasando al interior del fuego del Tártaro (infierno)”.

Así termina la guerra contra los Albigenses, y Montsègur significa prácticamente la desaparición del catarismo. En el camino de subida al castillo, en un sitio que la tradición sigue denominando “El Prat o el camp dels cremats”, una estela erigida en 1960 recuerda la muerte en la hoguera de los cátaros de Montsegur, y dice así:

M. Martin y M. Pérez bajo el castillo cátaro de Montsègur y junto a la estela  que recuerda la muerte en la hoguera de los cátaros (Francia). M. Martin y M. Pérez chus lo castiello \

M. Martín y M. Pérez bajo el castillo cátaro de Montsègur y junto a la estela que recuerda la muerte en la hoguera de los cátaros (Francia). M. Martín y M. Pérez chus lo castiello "cataro" de Montségur e chunto a l'estela que i remera la muert d'es cataros en la chera (Occitania)

Als catars. Als martirs del pur amor crestian”. (A los cátaros. A los mártires del puro amor cristiano).

A comienzos del siglo XIV -y para contribuir a la línea defensiva de la frontera sur del reino de Francia con la de Aragón- se edifica la fortaleza actual del castillo de Montsegur, cuyos restos son los que se observan hoy en día en la cumbre.

M. Martin en el castillo cátaro de Montsègur del siglo XIV (Francia). Migalánchel Martin en lo castiello de Montségur d´o sieglo XIV (Oczitania)

M. Martín en el castillo cátaro de Montsègur del siglo XIV (Francia). Migalánchel Martín en lo castiello de Montségur d´o sieglo XIV (Oczitania)

Los Tocayos inician el recorrido de más de 30 minutos de subida hacia el castillo. A unos cientos de metros se encuentran con una taquilla donde el francés que cobra las entradas –en una grata conversación- les comenta lo siguiente:

“Uno de mis apellidos es Broto, un tío mío es del mismo lugar de Broto y tengo un antepasado aragonés del siglo XIII que estuvo y luchó en las guerras occitanas”.

Se cruzan también con unos rusos neocátaros -de influencia ortodoxa- con grandes cámaras de video que alucinan con el catarismo y que Migalánchel Martín hablando en ruso con ellos, percibe su tremenda obsesión por este tema.

Ya en lo alto, la vista es impresionante. A lo lejos, el pueblo de Lavelanet y el lago de Montbel y abajo, el pueblo de Montsègur mostrando todas las casas alineadas a las curvas de nivel; pero el recinto amurallado es como un gran patio, vacío y descubierto por dentro, solamente se ven piedras y hierbas.

El castillo de Montsègur desde el pueblo (Francia). Lo castiello de Montségur dende lo lucar (Oczitania)

El castillo de Montsègur desde el pueblo (Francia). Lo castiello de Montségur dende lo lucar (Oczitania)

Deciden bajar al pueblo de Montsègur a comer y a visitar el museo arqueológico.

El pueblo –con pocas calles- es pequeño y bonito.

El museo exhibe objetos procedentes de las excavaciones de los últimos 50 años -puntas de hierro de flechas, armas, monedas, cerámica, adornos, maquetas…, y dos esqueletos- posiblemente de la época del asedio. Les gusta todo lo que ven, pero no pueden demorarse más porque aún queda bastante itinerario.

Anuncios