15. Lagrasse

12-5-2006. Después de desayunar salen de Carcassonne hacia el primer destino del día, que es Lagrasse.

Lagrasse, a 108 m. de altitud y a unos 35 km. al sureste de Carcassonne, tiene 636 habitantes. Se encuentra en el bajo Corbiéres, en el hermoso valle del río Orbieu, rodeado de colinas cubiertas de pinos y vegetación mediterránea.

M. Pérez, el pueblo de Lagrasse, el puente del siglo XII sobre el rio L’Orbieu y al fondo la Abadia Sainte Marie d’Orbieu (Francia). Migalánchel Pérez, lo lucar de Lagrassa, lo puen d´o sieglo XII sopre l´arriu Orbieu y -enta lo fundo- la bad�a Sainte Marie d´Orbieu (Oczitania)

M. Pérez, el pueblo de Lagrasse, el puente del siglo XII sobre el río L’Orbieu y al fondo la Abadía Sainte Marie d’Orbieu (Francia). Migalánchel Pérez, lo lucar de Lagrassa, lo puen d´o sieglo XII sopre l´arriu Orbieu y -enta lo fundo- la badía Sainte Marie d´Orbieu (Oczitania)

Lagrasse se dice así por las tierras ricas y “grasas” -fértiles en Occitano- que la rodean. Este lugar vive ahora del cultivo de las vides, produciendo un excelente vino de calidad, del comercio y turismo; son numerosas las tiendas de productos artesanales.

El pueblo nació alrededor de la abadía benedictina de Sainte Marie d’Orbieu. El acta de fundación de ésta fue firmada por Carlomagno en 779. Las donaciones percibidas le permitieron conseguir gran poder territorial y político –entre los siglos XI y XIII- llegando a dominar hasta 6 abadías, 25 prioratos, 67 iglesias y 91 lugares del reino de Francia, del condado de Rosellón, e incluso, de Aragón.

La Aljafería de Zaragoza fue donada por Alfonso I el Batallador a los benedictinos del monasterio crassense y al abad Berenguer de Lagrasse en 1129 para que construyese una iglesia, teniendo derecho a percibir los diezmos y primicias de las tierras del castillo. En realidad sus monjes no llegaron a establecerse, pues nunca se cumplió el testamento del rey. La iglesia cisterciense de la Aljafería –dedicada a San Martín- se construyó a finales del siglo.

En 1226 durante la cruzada cátara contra los cátaros, Benoît d’Alignan -abad de Lagrasse-, desempeñó el papel de intermediario en el sometimiento de Carcassone al rey de Francia.

En la revolución francesa, la abadía fue vendida en subasta en dos partes y la comunidad de 14 monjes se disolvió. La abadía de Lagrasse –situada en la otra orilla del Orbieu, enfrente del pueblo- conserva todavía los estilos arquitectónicos del siglo XI al XVIII.

M. Martin con la construcción de piedra y madera “Les Halles” del siglo XIV en Lagrasse (Francia). M. Martin en "Les Halles" (costruzión de pietra e biegas d´o sieglo XIV) de Lagrassa (Oczitania)

M. Martín con la construcción de piedra y madera “Les Halles” del siglo XIV en Lagrasse (Francia). M. Martín en "Les Halles" (costruzión de pietra e biegas d´o sieglo XIV) de Lagrassa (Oczitania)

En Lagrasse hoy, aunque está nublado, la temperatura es muy agradable. Transitan por sus pintorescas y estrechas callejuelas con numerosas casas medievales, pasan por la iglesia de Saint Michel del siglo XIV y desembocan en una bella plaza donde se encuentran Les Halles, una construcción de diez pilares de piedra, armazón de madera y tejado. Es una obra del siglo XIV dedicada a mercado y que llena íntegramente toda la plaza.

Llegan al viejo puente de tres arcos del siglo XII -sobre el río Orbieu- reformado en los siglos XVII y XIX . Desde aquí observan un precioso paisaje con la villa de Lagrasse, el río, un cercano puente moderno, peñascos, vegetación y de fondo, la Abadía. Zerrigüeltean un rato hasta que encuentran la panorámica apropiada para hacer las fotos desde el puente nuevo.

Les queda bastante itinerario, así que tienen que salir rápidamente.

A 15 km. de Lagrasse se encuentran con el pueblo de Villerouge-Termenès. Junto a la carretera se detienen para contemplar –en medio del pueblo- el castillo del siglo XII con las cuatro torres redondas almenadas, perteneció a los arzobispos de Narbona hasta la Revolución Francesa.

Villerouge-Termenès está muy ligado con el fin del catarismo. En 1321 Guilhem Bélibaste, último “perfecto” cátaro occitano conocido fue quemado vivo en este lugar. Guilhem se convirtió en “perfecto” (sólo los “perfectos” podían transmitir esta religión) y se refugió en Aragón; cuando volvió, por alguna denuncia, le capturaron.

Anuncios