1. Castiello de Jaca-Villanovilla

VALLE DE LA GARCIPOLLERA, VALLE DE ACUMUER Y SIERRA DE GUARA POR NOCITO DEL 8 AL 11 DE JULIO 2004

Este año las intenciones de Migalánchel Pérez y Migalánchel Martín son las de ir por el valle de la Garcipollera visitando Sta. Mª de Iguázel, intentando llegar al Ibón de Bucuesa por el valle de Acumuer y acercarse a Nocito y de acercarse a Nocito y a la escondida Badina Estañonero.

Salen de Zaragoza la mañana del jueves 8 de julio de 2004 camino de Sabiñánigo, en donde se hospedarán las tres noches siguientes.

A los de Sabiñánigo (Antrotopónimo latino: “Sabinius”, con sufijo celtificado) les dicen “tenazetas”, “lapizeros” y “robacampanas” y tienen un dicho:

“No te cases en ta Biescas

ni ta Búbal, ni Saqués;

cásate’n Samianigo

y berás pasar o tren.”

Después de dejar el equipaje en el Hostal, se dirigen por la carretera de Jaca hacia Canfranc parándose en Castiello de Jaca, pueblo donde se encuentra el desvío hacia la Garcipollera. Como empiezan a tener hambre, con buen criterio deciden comer aquí.

A los de Castiello les llaman “esbarranqueaus”, y tienen un dicho: “Castiello, malas lenguas”.

En terminar de comer continúan en coche por la carretera de la Garcipollera, pasando inicialmente por la granja experimental de la D.G.A. en el abandonado pueblo de Bescós. De ahora hacia delante la carretera se vuelve una la pista con el suelo cada vez peor cuanto más se acercan hacia Villanovilla. Después de pasar el puente sobre el río Ijuez, llegan a Villanovilla, un pueblo muy curioso pues, por un lado lo están recuperando, después de que estuviese abandonado (como todos los de la Garcipollera. Hay un montón de con casas reformadas muy bonitas, algún chalet y un albergue, pero por otra parte la techumbre de la Iglesia del pueblo amenaza ruina.

Iglesia semiderruida de Villanovilla. Ilesia cuasi espaldata de Billanobilla

Iglesia semiderruida de Villanovilla. Ilesia cuasi espaldata de Billanobilla

Los de Villanovilla tienen el mote de “Aguaitamatas”, y el valle de la Garcipollera tiene un dicho:

“En Larrosa hay un rosal

y en Acín una noguera

en Villanovilla una balsa

pa toa la Garcipollera.”

Los tocayos se han quedado con la imagen de este valle pueblos muy tranquilos y, a la vez, cercanos, de la llamada civilización y no descartan volver otra vez y hospedarse en el Albergue de Villanovilla para conocer mejor esa zona y, también caminar hasta la ermita románica de Santa María de Iguázel, ya que esta vez deciden que la pista hasta el abandonado pueblo de Acín a 5 km. no está en condiciones para el coche que llevan y deciden pasar el resto de la tarde en Castiello de Jaca, que M. Pérez, apenas conocía hasta este momento, sabiendo ahora también que por el mismo lugar pasa el camino de Santiago.

Torre de la Iglesia de Castiello de Jaca. Torre d\'a ilesia de Castiello de Chaca

Torre de la Iglesia de Castiello de Jaca. Torre d'a ilesia de Castiello de Chaca

M. Martín estuvo en Castiello en Marzo de 1987 conversando y grabando a algunas personas mayores del pueblo: una mujer de casa Fatás, un hombre de casa Tejedor y brevemente con un hombre nacido en un pueblo abandonado cercano a Biescas llamado Bergusa.

Castiello de Jaca y al fondo la Peña Oroel. Castiello de Chaca y a ro fundo a Peña Uruel

Castiello de Jaca y al fondo la Peña Oroel. Castiello de Chaca y a ro fundo a Peña Uruel

Les nombra los nombres de las casas, de los barrios y topónimos de Castiello:

Nombres de casas:

Piqué, Inazio, de la Bal, Cafetero, Churro, Fatás, Bizenta, O Ferrero, Garroso, Yerno, Tejedor, L’Aguazil, Calbo, Liana, Cabalero, Palazín, Sastre, Santa María, Pascualé, Roldán, Pelaire, Ambrosio, Manuel.

Nombres de barrios:

Casadioses, Alto, L’Anglata, Plaza, Iglesia.

Topónimos:

Barranco Redigüé, Landigüé, Solanieto, Fiñés, La Corona, Es Peñas Caldés, San Bartalomé, O Petrizo, El Balón, Las Biñazas, Carrascas, Piñés, La Sierra, La Cuasta, Pedrosín, Santa Ugenia, La Selba, Canals, Nuestra Señora, Paco Zenarbe, El Biaduto, Los Gorriales, Catironeros de Miranda (Arto).

Sobre el aragonés de la zona:

Antes era corriente, pero tuvimos un buen maestro que nos quitó radical la lengua d’aquí y nos enseñó a hablar bien. Hay palabras que no las “estiramos” ya, por ejemplo “cruxidar”: guardar o recoger las ovejas. Recuerdan que al médico y al veterinario les llamaban “o zijuano” y “l’albeita”. Otras palabras que dicen: “retolica”, una “lurte”,”monón” “esclafar”.

Hablan de la Garcipollera:

Todos s’han marchau de la Garcipollera, “hasta los santos de la iglesia s’han marchau”. Comentan la procesión el 2 de junio a la ermita de la Virgen de Iguázel o Santa Isabel y las reliquias de Castiello.

Al final de la conversación se une un hombre mayor nacido en Bergusa, con el que M. Martín aprovecha y le pregunta por los nombres de las casas de su pueblo.

Nombres de las casas del pueblo abandonado de Bergusa:

Esteban, Blas, Tejedor, Racimo, Francho, O Piquero, Chuanico, Pepico.

Anuncios