15. Almudévar. Pedro Saputo

En el paseo por la villa, bajando una cuesta, en plan jocoso y en voz alta hacen esta pregunta: ¿Ande bibe Pedro Saputo? Unos viejos que les oyen se echan a reír.

Pedro Saputo, fue un héroe mítico que personificaba la agudeza y el desparpajo al que el escritor turolense Braulio Foz recogió sus historias y andanzas en su novela “Vida de Pedro Saputo. Natural de Almudévar, hijo de mujer, ojos de vista clara y padre de la agudeza. Sabia naturaleza su maestra.”, publicada en 1844.

La novela recoge en muchos momentos leyendas populares de mediados del siglo XIX que la gente de Almudévar narraría -con algunos párrafos en aragonés- sucesos ocurridos en el siglo XVII, como los episodios “De dónde viene el dicho:La Justiciade Almudévar” y “Del Pleito del Sol”.

01. Portada de una de las ediciones de la novela Pedro Saputo de Braulio Foz. Tapa d´una d´as edizions d´a nobela Pedro Saputo de Braulio Foz

“La Justiciade Almudévar” se presenta como una leyenda satírica que relata como el herrero de esta villa mató a su mujer. Al ser condenado, las gentes pidieron que se ajusticiara  a un tejedor de los que andaban más sobrados, en vez del herrero, único que ejercía el oficio en la villa. Y de este modo, son los vecinos quienes ahorcan al tejedor, sin intervención de Saputo, que se queda horrorizado ante semejante atrocidad.

Por no matar un ferrero / los saputos de Almudévar / inventaron su justicia: Y así se quedarían con esta frase hecha. “La Justicia de Almudévar: que pague quien no deba”.

01a. Tapa del cuaderno 1 de la traducción del Pedro Saputo de M. Martín. Tapa d´o cuaterno 1 d´a traduzión d´o Pedro Saputo de M. Martín

De este capítulo, muestran algunas frases:

Cuando llevan al herrero a la horca, en presencia del pueblo, uno exclama:

“¿Qué is a fer, hijos de Almudévar? ¿Conque enforcaréis a o ferrero que sólo tenemos uno? Y ¿qué faremos después sin ferrero? ¿Quién nos luciará as rellas? ¿Quién ferrará as nuestras mulas? Mirad lo que m’ocurre. En vez de enforcar a o ferrero, que nos fará después muita falta, porque ye solo, enforquemos a un teisidor, que en tenemos siete en o lugar, e por uno menos o más no hemos d’ir sin camisa.

-¡Tiene razón!, ¡tiene razón!, gritaron todos; ¡enforcar un teisidor!, ¡un teisidor!…”

Cogen a uno de los tejedores, lo llevan a la horca, y dejan libre al herrero.

01b. Páginas de la traducción del Pedro Saputo de M. Martín. Pachinas d´a traduzión d´o Pedro Saputo de M. Martín

En el capítulo “Del pleito del sol”, mientras Pedro Saputo estaba enla Corte, los de Almudévar pusieron un Pleito al sol -él lo cuenta como avalándolo la tradición- y al volver a su lugar, uno del concejo se lo comentó:

“Pleito al sol, porque siempres nos fiere de frente en el camino de Huesca.

¿Vamós allá? Nos fiere de cara; ¿venimos de allá?, nos torna a ferir de cara. Y el otro día a Simaco Pérez y a Calisto Espuendas les sucedió que de así ferirles el sol se tornaron cegatos… no queremos que nos acontezca a todos, hoy uno mañana dos, porque después los de otros lugares nos farán mueca y nos llamarán ojitos y guiñosos. Y ya puedes tú que eres tan agudo y tan aquel, mirar y fer que esto no se pierda y trabajar con los jueces y letrados, que al fin bien los pagamos, que yo dié el otro día una ovella que me tocó para los gastos.

¿Qué diran los otros pueblos?, preguntó Saputo.

Que digan lo que quieran, respondió otro…; más vale que digan eso que no tornarnos cegatos y después no valgamos para cosa, y nos fagan la figa y no lo veigamos. Y ya puedes traballar, si no a volar d’icho lugar, que parece que desde que has estado en la corte del rey ya no te conocemos.

01c. Páginas de la traducción del Pedro Saputo de M. Martín. Pachinas d´a traduzión d´o Pedro Saputo de M. Martín.

Pedro Saputo les dice: Yo os doy palabra que el pleito se acabará en breve y que lo ganaremos. Después de hablar con el letrado en Huesca, se volvió a Almudévar discurriendo el modo de salir del paso, dejando a los de su lugar por tontos hasta la consumación de los siglos. Al convocarlos Saputo les cuenta: Hijos de Almudévar, os participo que hemos ganado el pleito al sol…fui al Juez y ha sentenciado a nuestro favor; e yo tomando una copia de la sentencia: “En la ciudad de Huesca…el sol en adelante no sea osado de ferilles de cara cuando vengan de Huesca y se vuelvan a su lugar, con solo y tanto que vengan por la tarde y se vuelvan por la mañana…” la multitud gritó ¡Viva Almudévar! ¡Viva Pedro Saputo!

02. Vista de Almudévar ( foto de la página web del Ayuntamiento). Ambiesta d´Almudébar (afoto d´a pachina güeb d´o Conzello)

En el capítulo “En la comisión de los tres higos”, cuenta su estancia enla Cortey al tratar con el rey alaba ante su presencia las comidas aragonesas, al alegrarse el rey de las exquisiteces de los productos de la tierra aragonesa, Saputo comenta:

“En Aragón todo está a un nivel, la excelencia de los frutos de la tierra y la nobleza de los corazones de sus naturales”.

Y para terminar, en el capítulo “Pedro Saputo da principio a la vida estudiantina”, Saputo disparará este borbollón de improperios a una anciana indiscreta que interrumpe la actuación de la tuna estudiantil a la que él acaba de unirse: “Vaya con Dios la ella, piltrafa, pringada, zurrapa, vomitada, albarda arrastrada, tia cortona, tia cachinga, tia juruja, tia chamusca, pingajo, estropajo, zarandajo, trapajo, renacuajo, zancajo, espantajo, escobajo, escarabajo, gargajo, mocajo, piel de zorra, fuina, cagachurre, mocarra, ¡pum, pum!, callosa, cazcarrosa, chinchosa, mocosa, legañosa, estoposa, mohosa, sebosa, muermosa, asquerosa, ojisucia, podrida, culiparda, hedionda, picuda, getuda, greñuda, juanetuda, patuda, hocicuda, lanuda, zancuda, diabla, pincha tripas, fogón apagado, caldero abollado, to-to-to-o-ttorrrrr…, culona, cagona, zullona, moscona, ratona, chochona, garrullona, sopona, tostona, chanflona, gata chamuscada, perra parida, moscón reventado, trasgo del barrio, tarasca, estafermo, pendón de Zugarramurdi, chirigaita, ladilla, berruga, caparra, sapo revolcado, jimía escaldada, contonera, mocílera, carrera, capagallos…” Y cesó tan alto y perenne temporal de vituperios, porque la infeliz desapareció de la vista habiendo torcido por otra calle, echando llamas de su rostro, y sudando y muriéndose de vergüenza.”

Como curiosidad, añadir que M. Martín tradujo al aragonés –por estas mismas fechas- el primer tercio de este libro, tarea que abandonó ante las tremendas dificultades lingüísticas que se le iban presentando.

De Almudévar a Zaragoza, que hay54 km. lo realizan en poco rato, y ahí se acaba.

 

RESUMIENDO: Ha sido un viaje muy productivo. El Valle de Gistau es uno de los últimos valles vírgenes, original y auténtico, en el que se descubre a través de sus pueblos la civilización pirenaica caracterizada por su personalidad y su aislamiento.

Se han admirado al ver como han conservado una ancestral riqueza cultural -con su lengua, música, tradiciones, trajes…- y su magnífico patrimonio natural -atesorado con la armonía que da el haber convivido durante siglos en un entorno inigualable pleno de silencio y paz- y si a todo ello se le suma la hospitalidad de sus moradores…

El único pero, ha sido en que al dañarse la única cámara fotográfica que llevaban, se han conservado muy pocas fotos de este viaje y han tenido que incluir otras de diferentes excursiones realizadas individualmente y en años posteriores.

Aún así, entre las excelencias mostradas en estos capítulos, se quedan con la ilusión que les ha dado encargar el traje chistabín para exhibirlo en Zaragoza con la distinción que otorga el carácter que transmite este maravilloso Valle.

Terminan deseando fervientemente que los chistabinos puedan preservar todos estos valores hereditarios y consigan permanecer en un mundo tan cambiante.

Anuncios