3. Os Figos de Lobarre

EXCURSIÓN A LA VILLA Y CASTILLO DE LOARRE EL 31 DE MARZO DE 1985

También suena mucho la narración “Os figos de Lobarre”. Agliberto Garcés lo cuenta de maravilla en la ya mencionada revista “Fuellas”, nº 19 de 1980.

Miguel Ángel Pérez en una torre del Castillo de Loarre. Migalánchel Pérez en una torre d'o Castiello de Lobarre.

“Fa ya muytos muytos años qu’el señor Obispo de Güesca vesitó Lobarre. Antonces, aun no’staba feita a carretera y p’antrar to lugar teneba que fese pu o camino qu’en lartualidá sale en ta cequia-sifón. En ta os dos laus d’icha antrada habiu toa la vida bel güerto qu’otro, con güenas hortalicias y agündante plantío de frutals que s’escolgaban os ramizos u camals pu encima d’as tapieras hasta o camino fiendo sombra, y os qu’iban a’scarra minchas n’os burros, estiraban o brazo y agazapiaban bel abridor, algún qu’otro cirgüello u tamién algún malacatón, ecetra, ecetra.

A vesita yera a mediaus de julio y en icha salida qu’antes s’ice alguardaban al señor Obispo tos os de Lobarre y os de Santa Angracia y Novalla. Desiguida de llegar entrón pu iche esbarre tos tal pueblo y el Obispo se quedó almiráu d’a güena ulor que saliba d’os güertos y se le fizo a boca agua al vier una figuera preta de figos reales. Os concejals que lo guiparon le dijon que cuando estuvián cogederos l’osequiarían con una cesta.

Remataus os aztos d’a vesita pastoral l’alcalde mandó recau a l’amo d’a figuera d’o concieto del siñor Obispo y n’a tardada la vegilaba l’aguacil dándose bella güelteta. Y miá por onde os mozos d’o lugar fízon una lifara y se comión unos gazapos asaus estregaus con ajaceite. Ya se feba de noches y uno d’os mozos alcagüetió de marchar “a vesitar a figuera de Fulano”; sen fuon tos cutios cutios enta ella jándola pelada.

A l’otrol día fue l’aguacil a coger os figos y “que si quiés Catalina”: a mangada yera total, sólo se vieban tres figos n’a rama d’a punteta. Golvió aventau l’aguacil a icile a farineta qu’habian feito os mozos, digiendole l’alcalde que rancara escapau y que cogiá os tres figos pa deseguida mandálene al siñor Obispo dentro d’una cesteta peduquera, y acompañaus d’una larga carta iciéndole to lo qu’había pasau y qu’en zagueras icía asina: …y pa que Su Ilustrisma veiga el muyto goyo que teneba est’ayuntamiento, le mandamos os tres unícos figos que dejón… y cuando madure a segunda florada pue tener a seguranza de que le bajaremos una u dos cestas…

Mandón recau a un vecino pa icile qu’à punto e día teneba que bajar en ta Güesca pa llevale un recau a l’Obispo pues l’en teneban ofreciu dende a vesita que fizo. Cosión a cesteta y con carta cerrada y bien alvertiu alcordaron con o propio que fería o mandau exautamente; y éste, al rayar l’alba, bien mudau y limpio, enganchó a cesteta y a gayata y a patica escomenzó el viaje. Pasó por metá Bolea y po’l camino e Güesca mu cerqueta d’Anzano cruzó el rio Benia, trespasó as Salamandas y entró n’o Carrascal de Castejón. Estaban espeau y cansau y aún le quedaban dos horas gollardas de caminata.

N’o carrascal feba una caloraza que s’apaicía mesmamente a l’infierno; moscallones, cicalas, cuervos, sagardianas, gachapos, ecetra, ecetra, le serviban de compañía. Le cayeba pu a cara l’agua a chorros y se posó refirmándose n’un carrasquizo. En to’l camino solo había feito qu’andar y canturriar alguna jotica. Fito a fito echó una ojada en ta cesteta, aforzó y devantó una miajeta as puntadas viendo almirau que dentro habia tres figos tapaus con hojas de parra. S’escansaba, teneba una sé grandisma, se miraba de bislay en ta cesteta, le feban goyo os figos, pasó una miajeta os dedos y s’en sacó uno, y laminándose os labios se lo jamó.

Escansau y sastiecho echó a andar; faltaba ya poqué piazo pa llegar en ta Chimillas y ya no podeba zancarriase de cansau; to sofocau y muerto e sé, s’asentó n’a mosquera d’una almendrera. Otra vez no quitaba os ojos d’a cesteta y como’l diablo ye un pillo,… sacó otro figo y se lo jaló. Desiguida enchó a’ndar y ascape fizo alto n’a laberca de Chimillas, allí s’amorró bebiéndose una güena tripada d’agua.

A icho de media mañana cruzaba o puente d’as Miguelas y por a subideta d’as eras da Cascáro en dos periquetes se plantó n’a plaza d’a Catedral. Guipó a un cura iciéndole lo qu’había, y éste en cuatro garradas subió desiguida enta Palacio; golvió escapau pa icile que l’Obispo ya s’había devantau y que l’ostaba asperando.

Entró en t’aentro y mientres se quitaba o cacherulo y s’atufaba o quisquis l’espetó:

-¡Güeno días, siñor Obispo!

Una miaja estrañau l’Obispo le contestó:

-¡Hombre, no tan bajo!

Esconcertau contestó el propio:

-¡Pos güenos días, Santismo Sacramento!

Y esta vez dijo l’Obispo:

-¡Hombre, tampoco tan alto!

Colorau como as brasas, el de Lobarre trucó n’o suelo con a gayata iciéndole:

-¡Pos güenos días, Siñá Reverencia! A lo qui veniu hi veniu: aquí tie cuatro linias y esta cesteta de parte del ayuntamiento de Lobarre.

Abrió l’obispo a carta; mientras la leyeba feba jeribetes con a caeza por to qu’había pasau n’a figuera y echando una ojada en ta cesteta escosió o trapo, queándose sin saber qu’icir al vier que solo había dentro un figo y esclamó:

-¡Caramba! ¡Aquí en la carta dicen que mandan tres higos.

-‘Pues tres!, dijo el mensajero.

Ensistió l’Obispo iciéndole:

-¡Pero hombre, aquí dentro de la cestita, como Vd. Ve, solamente hay uno!

El propio contestó:

-¡Qué enfeliz; pues uno!

-Explíqueme pues qué ha pasado o qué ha hecho usted con los otros dos.

-¡Pues mie, esto…!, y cogiéndose o figo que había n’a cesteta se lo minfló.

Pa sanmiguelada, a figuera golvió a’star preta e figos y el ayuntamiento le bajó una güena cesta, aclarándose entonces a farineta que fizo o propio qu’al volver en ta Lobarre les dijo qu’había feito o mandau esautamente como le dijon”.

Después de la visita por la villa de Loarre, se disponen a marchar hacia el Castillo.

Anuncios