5. O Castiello de Lobarre. Istoria

ESCURSIÓN ENT´A BILLA Y CASTIELLO DE LOBARRE, O 31 DE MARZO D´O 1.985

O Castiello fue costruyiu n´o sieglo onzeno, anque n´ixe puesto do s´alcuentra yeba en primeras un castro ibero, y dimpués una fortaleza romana que os istoriadors almiten podese sier “Calagurris Fibulariensis”.

Cúpula de la capilla del Castillo de Loarre. Cupula d\'a capiella d\'o Castiello de Lobarre

L´edefizio ( a torre de l´Omenax, a d´a Raina y a ilesia de Santa María ) lo mandó fer o rai Sancho III O Mayor de Nabarra, pa parar as furicadas cuentr´a bizina localidá de Boleya, prenzipal plaza musulmana d´a redolada, con Ayerbe.

Mientres o rainau de Sancho Remírez enamplan o castiello y fundan n´o 1.O71 o monesterio de San Pietro, d´estilo romanico chaqués. D´o sieglo uzeno t´aibán o castiello cambeyará de mans por bellas begadas, mesmo bendiu a nobles y chen de bara alta por os rais aragoneses.

Ista fortaleza fue a capetal d´a regüelta encapezada por Chaime d´Urchel y enfilada por Antón de Luna, en o 1.413, cuentra Ferrando I d´Aragón (Fernando de Antequera), qu´iba estau eslexiu rai en o Compromís de Caspe.

Miguel Ángel Pérez en cuclillas encima de una de las torres del Castillo de Loarre. Migalánchel Pérez en cocletas denzima d´una d\'as torres d\'o Castiello de Lobarre

Don Antón de Luna y a chermana suya, doña Biolán,(abatesa d´o monesterio zistelziense de Trasobars) fuon capuzaus n´a fosqueta por l´exerzito reyal, enfilau por Pietro d´Urreya, y siguión presos bels meses en Lobarre. A la fin, l´abatesa quedó libre por enfluyenzia d´o Papa Luna.

N´as zagueras d´o sieglo XVI o castiello quedó albandonau de raso, pero continó baxo alcaidía d´os Urriés d´Ayerbe, lo cualo que se´n salbó d´o escuarterize decretau por Zelipe II , I d´Aragón.

Miguel Ángel Mart�n y Miguel Ángel Pérez en situación comprometida en una torre del Castillo de Loarre. Migalánchel Mart�n y Migalánchel Pérez en a pinganeta, n´una torre d\'o Castiello de Lobarre

Como dispidida d´o Castiello refirman os sentimientos de dos escritors aragoneses, qu´esprisan con radida parola o que lis sochiere o Castiello de Lobarre:

Pedro Arnal Cavero iziba d´o Castiello:

“Para verlo basta una hora;

para admirarlo, un día;

para estudiarlo, un mes;

para sentirlo, comprenderlo y

amarlo hay que visitarlo diez veces”.

Ramón José Sender en comentaba tamién:

“En Loarre se siente uno satisfecho de ser aragonés y orgulloso de un pueblo que haría honor a los pueblos más nobles de Europa”.

Anuncios