11. Aproximación – Aínsa

15-9-1985. Al otro día se levanta tarde, desayuna y marcha hacia la salida del pueblo, carretera hacia Campo y Benasque. La intención es llegar a Aínsa haciendo auto-stop. Va a estar con esta idea durante un rato, el que va a tardar en aparecer un coche hacia Benasque que para y lo recoge, dejándole en Campo al menos, en el cruce con la carretera a Sobrarbe donde, después de un par de horas, otro conductor que va de Aínsa lo recoge y lo deja en destino.

El rey cristiano Garci Ximeno y su séquito en la Morisma de A�nsa. O rai crestián Garzi Ximeno e lo suyo siguizio en a Morisma d´A Insa

Aínsa se encuentra a 589 metros de altitud en la confluencia de los ríos Ara y Cinca, a 119 km. al norte de Huesca capital, en la comarca del Sobrarbe y con 1.300 habitantes más o menos. La baja densidad de población llevó a una crisis a mitad del siglo XX, superándose después mediante el desarrollo del comercio y turismo.

Las Moras de la Morisma de A�nsa entrando en la plaza mayor. As moras d´a Morisma de L´A�nsa dentrando en a Plaza Mayor.

A los de Aínsa les dicen: “moricos”, ya lo dice el primero de los siguientes dichos:

“En Aínsa los moricos,

y en Boltaña los tozuelos”.

“¡A L’Aínsa nabateros!

mucha bolsa y pocos dineros”

“Los dioses de Aínsa son tres: Bielsa, Casimiro y Fes”.

Los Moros en la Morisma de A�nsa. Os moros en a Morisma de L´A�nsa.

Aínsa tiene de dos partes distintas; la comercial y moderna que brota alrededor del cruce de carreteras y la del casco antiguo medieval, declarado Conjunto Histórico-Artístico, que mantiene prácticamente íntegras sus murallas y dos de las tres puertas exteriores.

El embajador cristiano y el embajador moro en la Morisma de A�nsa. L´embaxador crestián y l´embaxador moro en a Morisma d´A Insa.

Aínsa está en plenas fiestas patronales de la Santa Cruz así que, después de haber comido, se dirige hacia el barrio histórico para buscar un sitio para dormir. Tiene mucha suerte, pues a la primera persona a quien pregunta es una mujer que le dice que en su misma casa le alquila una habitación con cama; está en la Plaza Mayor, en una de las casas con porches en arcada. Después de dejar el equipaje, se da un paseo por la zona, fijándose en la iglesia parroquial de Santa María, románica del siglo XII con su gran torre, y en las casas Arnal y Bielsa típicas del siglo XVI.

El demonio y el pecado, los dos personajes alegóricos de la Morisma de A�nsa. O Diaple y ro Pecato, os dos presonaches alegoricos de ra Morisma de L´A�nsa.

A lo largo de la historia el privilegiado enclave de la Villa, las murallas y el poderoso castillo la hicieron casi impenetrable. Aínsa tuvo muchos privilegios otorgados por diferentes reyes: el 1124 la Carta Puebla de Alfonso I el Batallador concede a sus habitantes los beneficios del Fuero de Jaca; el derecho de peaje, de celebrar ferias, de Aduana y de elegir su propio Justicia. Todas estas ventajas garantizaban la supervivencia e incrementaban su población como capital del antiguo Reino de Sobrarbe.

Llegando a la zona baja -y moderna- de Aínsa se da cuenta que hay un cine y que de aquí a un rato pasarán la película “Tootsie”, interpretando el actor Dustin Hoffman a una mujer. M Pérez no desaprovecha la oportunidad; verá esta película y saldrá encantado. Después cena y conversa con unos turistas jóvenes, con los que marcha a los “pubs” que están cerca del cine.

Se acuesta bastante tarde, pero muy contento de haber aprovechado el tiempo tan bien.

Anuncios