7. Belchite

Belchite está a 50 Km. al sureste de Zaragoza capital por la N-232 y después por la A-222, a 440 metros de altitud y con 1500 habitantes. Las fiestas mayores del Pueblo Nuevo se celebran el 14 de octubre en honor a la “Exaltación de la Santa Cruz”.

A Belchite se le conoce sobre todo por la batalla que hubo durante la guerra civil española. No quieren ver el Pueblo Nuevo, sino visitar las ruinas del Pueblo Arrasado, que han sido dejadas como recuerdo de la barbarie.

Denominan “Batalla de Belchite” a un grupo de operaciones militares desplegadas en la guerra civil, desde el 24 de agosto hasta el 6 de septiembre de 1937, en esta población y sus alrededores. Belchite estaba en poder de los “nacionales” hasta que la ofensiva de los republicanos consiguieron conquistarla el 7 de septiembre. En realidad fue un fracaso para los “rojos”, pues aunque ganaron algún territorio, no consiguieron el objetivo de ralentizar la ofensiva de los “nacionales” en el frente del Norte. El balance no pudo ser más aterrador; seis mil muertos y tres mil prisioneros.

El pueblo viejo de Belchite, con la iglesia de San Martin.

El pueblo viejo de Belchite, con la iglesia de San Martín.

Comprueban caminando por la calle Mayor el pasado mudéjar de la iglesia parroquial de San Martín, del siglo XIV y con llamativa torre; dos conventos barrocos del siglo XVIII, San Agustín y los Dominicos, y la torre del Reloj del siglo XV.

Hay algunos apuntalamientos para que no se derrumben algunos edificios, pero las casas siguen cayendo poco a poco. El panorama les impresiona mucho; la guerra es la mayor tragedia, porque siempre mueren inocentes.

M. Mart�n, detrás las ruinas del pueblo viejo de Belchite con la iglesia de San Mart�n. M. Mart�n; dezaga las enronas d´o Lucar Biallo de Belchit, con a ilesia de San Mart�n.

M. Mart�n, detrás las ruinas del pueblo viejo de Belchite con la iglesia de San Mart�n. M. Mart�n; dezaga las enronas d´o Lucar Biallo de Belchit, con a ilesia de San Mart�n.

Cerca del pueblo se encuentra la ermita-santuario -mezcla de mudéjar y barroco- de la Virgen del Pueyo, en la que se celebra la fiesta popular el 30 de marzo. Aquí estaba situada “Béleia”, la “Belia” romana.

La primera mención de Belchite data de 1117, estando sometida por Alfonso I. Estuvo en la jurisdicción de los Reyes de Aragón, pero durante el siglo XV perteneció al linaje de los Híjar.

A los de Belchite les dicen “gurriones” y “aleteros”, y tienen varios dichos:

“En Belchite nació el hambre,

por Almonacid pasó,

en Letux estuvo un rato

y en Lagata se paró”.

“Eso se sabe hasta en Belchite”

“¿De Belchite y lloras?, no comerás moras”.

“Los distraidos de Belchite, que de nada se enteran”.

Después de la terrible visita inician viaje a Zaragoza, para terminar el viaje.

Resumiendo: este viaje lo han aprovechado mucho. Lo mejor, la charla sobre el Aragonés en los Monegros, con éxito de público y participación. Han conocido también otras localidades que les han gustado, además del viejo y derruido Belchite que obligatoriamente había que visitar, como testimonio de la barbarie de nuestros semejantes.

Anuncios