4. Alquézar-Leyenda

La impresión que tienen al acercarse a Alquézar es que parece majestuosa, escalonada y de color anaranjado.

M. Pérez, al fondo Alquézar.

Alquézar (en árabe “Al-Qsar” – alcázar, “la fortaleza”-) es una villa situada a 50 kms. al noreste de Huesca, en el Somontano de Barbastro, a 660 m. de altitud y junto al Vero. Tiene algunos 300 habitantes, más o menos, que viven sobre todo de la agricultura (olivos, almendras, vides) y del turismo.

Conserva muy bien el trazado medieval adaptado a las pendientes y la arquitectura tradicional típica del Somontano: piedra con zócalo y sobre esta, ladrillo, adobe o tapial con ejemplos de portadas, aleros, balconadas y otros elementos fechados entre los siglos XV y XVIII, con una curiosa y bellísima plaza porticada, además de la Iglesia de San Miguel.

Las calles en cuesta conducen al Castillo-Colegiata datable desde el siglo XI hasta el XVI. Fortaleza creada por Banu Jalf al principio del siglo IX (aunque ésta ya no se ha conservado), se convirtió en cabeza independiente de la Cora oscense y una de las principales fortalezas de la Barbitania.

Respecto a los moros, hay una leyenda local:

O rei moro d’Alquezra

“Estaban os moros en Alquezra, y llebaban toda ra probinzia de Uesca ellos. Y allí tubon un ataque, los embolicón y los afosilón…Teneba una querida d’Alquezra (o rei moro) y aquella ba y le’n corta ro cuello y ella sacó un paño de sangre ta ra bentana y antonzes brincón to ros moros, brincaban por atrás, por as rayeras y astí s’estozaban, así que les matón á ro jefe”.

Actualmente, el conjunto está protegido por una muralla reconstruida en el siglo XV, con almenas y dos torreones intermedios, accediendo por una puerta también del siglo XV enmarcada en la muralla principal. En el siglo XVI se construyó en su interior una iglesia de estilo gótico tardío, aunque parte del claustro es románico. En lo más alto del cerro se encuentran las ruinas del castillo, junto a los restos de la iglesia dedicada a Sta. María Magdalena.

M. Pérez detrás Iglesia de San Miguel de Alquézar y la villa.

A los de Alquézar les dicen “malas cabezas”, “cabezudos” y “moros”. Respecto a este último mote, hay una jota de varios pueblos que dice:

“Escañatruchas de Ligüerre,
liloileros de Albella,
galochudos de Morcate,
moros de Alquézar”.
y este otro dicho:
“Machos d’Alquezra y ombres de Nabal, uno en cada lugar”.
Anuncios