7. San Pelegrín

De tardis enfilan cara ta San Pelegrín, un lugarón que quedó albandonau a prenzipios de ros años 7O. As zagueras casas abitadas estúbon casa Grasa y casa Zebollero.

Iglesia del pueblo deshabitado de San Pelegr�n.

San Pelegrín (antrotoponimo latín “Peregrinus”, a´l paizer bínon de Franzia), s´alcuentra en un altero de ras estremeras orientals de ra Siarra Sebil, a bels 4 kms d´Alquezra. Cal puyar por una pista que ba por a Loma San Gregorio, Martineta, A Zelata y A Cruzeta. Dend´astí alto se i bey una mañifica ambiesta d´Alquezra y a Colexiata suya. Dondiando por o lugar se troban un pastor choben y fuertaz con o suyo rabaño; les diz que no bibe aquí, pero que tien casetas y propiedaz agricolas en San Pelegrín; que no i bibe naide de contino, pero que asobén i son bels franchuz d´ichos que les cuaca muito barranquiar por as clusas de ros alredors y han mercau dos u tres casas de ro lugar.

Cruz de la plaza de San Pelegr�n, detrás casa Fierro, casa Cebollero y, seguida, ya más envejecida la escuela-abad�a. 1989.

Teneban un dito con bellas bariazions:

“San Pelegrín, pocos y de mal abenir,
uno que binió
o diablo de Alquézar se lo llevó”.
“San Pelegrín, puerto de mar,
ni perros ni gatos pueden aturar
y una bieja que aturó
el diablo se la llebó”
“San Pelegrín, puerto de mar
que ni perro ni gato puede abitar.
Uno qu’en abitó (l’agua) o diablo se lo llebó
y otro que’n abitará (l’agua se lo llebará) a mi me tocará”.
El Barranco de la Valle Clusa del r�o Vero desde el monte de San Pelegr�n, 1989. El señor Pascual con Migalánchel Mart�n en una de las excursiones. Retrato de 1989.

Poco se podeba fegurar o Zerrigüeltaire Migalánchel Martín, en aquels momentos, que iche berano de 1984 iba a conoxer -en a siede de ro Ligallo de Fablans- a una presona 20 añadas más biella qu´el y con qui fereba una gran amistanza, alazetada en as comuns afizions bibliofilicas aragonesistas. Con iste siñor, clamau Armando Otero Ruiz, conoxerá en Zirigoza bellas añadas dimpués a uno de ros zaguers abitadors de San Pelegrín, siñó Pascual Grasa, y emprenderán -grazias a ra delera y falaguera d´Armando Otero- l´abentura de grabar en zintas todas as acordanzas de ra bida de siñó Pascual en o suyo lugarón. Ichas grabazions serán l´orichen, añadas más tardi, d´un gordizo bolumen: ” Acordanzas de San Pelegrín “, escrito por atra presona d´icha redolada, Chesús Mostolac Cereza ( de casa Mostolay d´Adagüesca ). A l´empieze d´iche libro amanezen -como prisentazión u prelogo- unas ” parolas de debán ” de Migalánchel Martín que reproduzimos a continazión, por estar un güen resumen esplicatibo de toda ista “sobatida”:

Chesús de Mostolay escucha los últimos recuerdos de San Pelegr�n al señor Pascual en una de las muchas visitas hechas a su domicilio del Actur de Zaragoza. Retrato del 9.11.1999.

Anuncios