14. Salas Altas. Mauro Sanagustín

Salas Altas ( de “sala”, antis más “casa”) ye a 62 kms. ta l´Este de Güesca capetal y a 513 mts. d´altaria. Tien, si fa u no fa, 5OO abitadors. I son remarcables as portaladas de ras casas Mur, Pueo, Gil, Aflor, Mozás y Mateu, y ra ilesia parroquial de ro sieglo XVI.

Portada de una casa de Salas Altas.

 

A ros de Salas Altas les izen “peñazers” porque as cambanas fan “peñón, peñón”.

“Iz qu´en Salas Altas cuan moriba bel animal, yera com´una presona, l´iban a cusirar dica de nueys. Denantes de ra guerra, se meteba malo un abrío e yiban de nueys os de ro lugar a cudiar-lo y cusirar-lo como s´ise estau una presona”.

Por atro costau, y continando con l´articlo publicato en a rebista “Orache” nom. 5, con o tetulo ” Coplas d´Alquezra y charrazos de Salas Altas “, s´achunta agora ro que les contó D. Mauro Sanagustín (78 años), de Salas Altas, en a fabla de ro suyo lugar.

“Fue Esteban a pescar ta o río de Radiquero y Adagüesca y coge su zestica y se ba a bender o pescau ta San Pelegrín. Y l’ize a una:
-¡Fulana!
-¿Qué?
–A ver si me compras un poquéd de pescau.
-¡No!, que tiengo malo lo mozéd.
(A otra) -¡Quiá!, comprame pescau.
-¡No!, agora me s’en ha muerto un conejéd”.
“¡Papa!-
-¿Qué?
-Mire, que a perra s’ha comido os abarcóns debajo a cadiera.
-Pues como suba yo, ya le sacaré ixas laminerías, ya”.
“Un pastor fue ta tierra plana con as güellas y l’escribió su muller que puchase por ber un natizacho, que abía dau a luz. Cuando llegó él t’allí s’alcontró con o natizacho que iba bestido con aquellos puntos d’antes, aquellos puntos de aquellas biellas, con tanto puntillo y tanto ganchillo y a lo que o llegó a tocar resulta qu’era un gato que s’abeba metido p’allí y pegó un silbido y dijo ro pastor (que no beía bien):
¡Oh!, ¡qué güen repatán será, que ya sabe chuflar!”
“-¿Ande bas Chuan tan temprano?
-No puyo, que baixo; que m’en boi t’a tierra plana
pa ver un amor que tiengo
que se llama Marichuana.
En a pocha d’o gamboy
t’he baixato unas manzanas
pa que beigas el amor
que te tiengo Marichuana.
Ye una moza mui rolliza y mui guapa;
tiene más juerza que un güey
y más ancas que una baca.
Juntaremos o bodollo
y toda ra parentalla,
os espedos p’asar
yo me los feré de caña,
tamién me feré de bucho
os tenedórs y as cucharas.
Y aquella noche pa zenar
dieron carne de crapa.
¡que se m’estira, que se m’encoge;
que se m’encoge, que se m’estira!”.

(Como beyez, ista zaguera ye una curiosa bersión d’o famoso “Romanze de Marichuana).

Cosa más por ista begata mesaches, a plantar fuertes y dica l’atra.

Os Zerrigüeltaires

Anuncios