1. A. Coarasa d’Echo. Comentarios J. Aznárez d’Ansó

ESCURSIÓN ENTA ECHO, ANSÓ Y ZURIZA O 17 DE CHUNIO DE 1.984

O Ligallo de Fablans de l´Aragonés, asoziazión en a que i son metius os Zerrigüeltaires, atrapazia dende Zirigoza una escursión n´autobús t´as billas d´Echo , Ansó y a Bal de Zuriza. Mesmamén, marchan con a falaguera de podé escuitá l´ansotano; a mirá qué tal lis ba o biaxe.

Salen a primera hora de la mañana. Hacen un descanso junto al pantano de Arguis, donde desayunan.

Después en la villa de Echo hacen la primera parada oficial. Echo se encuentra en la comarca de la Jacetania a unos 100 km. al noroeste de Huesca, y a 800 metros de altitud y tiene una población de unos 1.000 habitantes. Como los “Tocayos” estuvieron el año pasado, quieren saludar al amigo Antonio Coarasa Brun, el alguacil de Echo. Van en su busca y cuando lo localizan están con él menos de lo que les hubiera gustado pero… el autobús espera y nunca mejor dicho, puesto que ya están todos dentro y los zerrigüeltaires fuera hablando en aragonés cheso con Antonio Coarasa.

M. Mart�n, detrás el pueblo de Echo.

Hay que salir hacia el siguiente destino, Ansó. Se encuentra a 8 km. de Echo en la misma comarca, a 103 km. de Huesca en el extremo noroccidental, a 860 metros de altitud y tiene una población de poco más de 500 habitantes. En Ansó dan una vuelta por la villa, y al rato se encuentran junto a casa “Chorchis” con un hombre vestido con el traje ansotano, es José Aznárez, uno de los 2 últimos hombres de Ansó que aún llevan el traje todos los días del año y a todas las horas; el otro es Jorge Puyó.

Los Zerrigüeltaires, acompañados de Fernando Romanos, camarada del Ligallo y de la Marcha Pirenaica, graban en un cassete a José Aznárez. Les cuenta en ansotano cosas sobre servicios municipales, el traje ansotano, la rivalidad con Echo, el ganado y varias jotas.

Lo más importante de dicho encuentro es lo siguiente:

Se ha vestido de ansotano toda la vida, inclusó se casó de esta manera. Para José Aznárez, llevar el traje es “yí vestiu de calzón”. Hace poco había 4 de calzóns.

José Aznárez, uno de los dos últimos hombres que llevan el traje ansotano.

Comenta que antes de la guerra “muita chen yiban vestius de calzón”, y que en la guerra “muitos d’ivierno s’iban a treballá ta Francia a picá pinos enta ixo de As Landas, y de primabera veniban con pantalons y bombacho, y amoniqué se’n fue perdiendo a tradición”. Hasta hace poco había una ansotana con el vestido típico ”pero ya se l’ ha tirau porque con 94 años li pesaba muito o traje y bi’staban diferens trajes”. Nombra varios elementos del traje ansotano como: “o cacherulo, a faxa, os valons y os zarragüelles”.

Dice “qu’en charran muitos l’ansotano” y explica su propia experiencia: “Yo agora lo charro mejó que nunca porque antis bajabai t’a Ribera y tenebai que charrá d’otra manera y agora como no salgo de casa por viejo que soy, aquello ya se m’olvida y ya charro otra vegada como aquí”.

Sobre la rivalidad con la vecina villa de Echo, cuenta “Muita rivalidá en ha estau siempre, y no s’acabará nunca, ¡Como os d’Ansó tenemos en a frontera toda una faxa, os chesos no abugan con Francia y lis tiramos a frontera!! Os ganaus d’Echo en tiempo de caló, pues brincan pu‘arriba y como lo d’arriba ye mon d’Ansó, pues pecan siempre, y los tenemos qu’está manteniendo. Lis denunciemos 300 vacunos, pero s’empeñoron en no pagá; y les dejemos está”.

También nos dice que “en Ansó, dende fa más de 80 años bi’staba de o Conzello molino de farina y fornos, y teneban luz eletrica, que no’n teneban en muitas poblacions, y os servicios medicos y veterinarios gratis”.

Anuncios