7. El Belsetán. Colaset de la Plañera y II

Drento lo baño foy ginasia con ers brazos e las camas emitando lo mobimién
de qui marcha en becicleta, u de qui muele café no mostrador de la botiga, u es trompazos de Paulino Uzcudun cuan boseya tamién doy carabirolas
quiero fer güeltas peleras ensayandome a nadar boca t’alto e tripa baixo (en cuanto y á pasato lo tiempo qu’el marca un reloj d’arena) m’ixeco e m’abío aprisa, d’ers piez t’a capeza me tapo con una manta d’ixas que dizen de Palenzia, que pareixco un gulucho d’ers que no emplegan careta; liger m’en voy tal cuarto a sudar cuasi una oreta, pero per irye tan tapato que casi marchabe a tientas, al arribar zerca lo mio, m’e intibocato de puerta e m’e ficato n’un cuarto que no me perteneixeba, sin da-me cuenta de lo cambio dica’nceder una bela, e al destapa-me ers dos güellos m’alcuentro con tres mozetas, retratos de las Tres Grazias, que’anzima una cama yeran…

Torre de la Iglesia de Bielsa. Torre de la Ilesia de Bielsa.

En primeras y an chilato pero luogo, entre risetas, me son encorrito ta pilláme zerrando bien la puerta ta tene-me, ye segur e casca-me la pelleja.

Al pronto, per l’espanto desmayato soy caito en tierra; pero al debanta-me en brazos de la més forzuta d’aqueras, i he rebibito, e d’un brinco, soy salito ta difuera, entrando no mio cuarto, zerrando con clau la puerta…

¡Que de güenas me soy librato de tener garras ligeras!

La muller de Putifar furtó a Chuset la capeza; yo sin manta me soy quedato per culpa d’ixas donzellas.

Amés del baño e las duchas, ta curar la garraspera me fan alentar n’uns tubos apareixitos a trompetas, la bapor que d’allí y sale sulfata de primera ers pulmons e la garganta, lo nas e dica la luenga, anque istoy qu’ixe estrumén no bale gran cosa güena, la carabina d’Ambrosio millor carga diz que leba.

A las oras de minchar arribo lo primer ta la mesa e estoy que dengún me gana a saca-me la tripa plena, pos ya que te cobran car tonto ye qui no aprofita: a digual pre, calzer d’ombre, deziba en Jaca una nena.

T’asegura-me la fámbre cuan nos gritan ta la mesa me purgo yo toz ers diyas con un baso de manesia.

Las minchuzas que nos sirben son abundans e güenas, a campirol toz ers platos me sirbe la camarera, ansi, qu’a begatas, m’apuro ta’angullir allá en zagueras.

Cuan arribamos ta’s postres, e y beigo que garra oserba, con desimulo, m’empocho un prezieco, bel.la pera, cualque platano u manzana con bizcochos e galletas, qu’almazeno ta’rs mozez, e a tú, ta cuan tos yi beiga.

Ixo si, soy esplendido con mozos e camareras; yo les doy güenas propinas e las ganan a conzenzia, que ya sabes que anda lo carro engraixando bien las ruedas.

Toz ers diyas s’en ba chen u en ba arribando altras nuebas; ayer arribó tia Candida, que con ers kilos que pesa, s’estrozeyó l’auto que trayeba.

Como güé tiengo galbana, con iste sol que te crema me canso ya d’escrebir
e foy punto dica un altra feta.

Cudeyate e cudeyame a’rs crios; da esprisions a Marieta a’rs pariéns e a’rs amigos, e ta tú tot lo que quieras de lo tuyo marito, que yé Colaset de la Plañera.”

Anuncios