2. Llanos de La Larri

Van a iniciar la excursión a otro pequeño valle cercano, 240 metros más alto de donde están -en los Llanos y río de La Larri- donde pasarán esa noche.

ITINERARIO A LOS LLANOS DE LA LARRI
BASE: Circo de Pineta, (1.248 mts. de altitud)
DESTINO: Los Llanos de La Larri, (1.560 mts. de altitud)
HORARIO: 1 hora 15 minutos
DIFICULTAD: Baja
Se sale desde detrás de la Ermita de la Virgen de Pineta. El sendero entra a través de un magnífico hayedo, conocido como Selba Pochas. Camino amplio y bien señalizado hasta que se llega a un pinar. Aquí el camino es más suave hasta que desemboca en la pista forestal de La Larri. Se continúa por la pista subiendo desnivel y, después de una serie de curvas, se llega hasta los Llanos de La Larri.
M. Pérez en buena postura, al fondo cascadas de Pineta. M. Pérez bien plantato; enta lo fundo, es Saltos u Churros de Marmurés.

El camino nace detrás de la Ermita de Nuestra Señora de Pineta. La Virgen de Pineta es venerada desde tiempos antiguos; es un culto precristiano y, según la leyenda, se le apareció a un pastor en lo alto de un pino. Especialmente es honrada el 12 de octubre y hasta hace poco tiempo se peregrinaba desde de Bielsa caminando durante las 3 horas que duraba el recorrido.

Hay una conocida canción popular referente a la Virgen de Pineta:

“La Virgen de Pineta, tan alta y sola
entre peñas y foces como pastora.
La Virgen de Pineta tiene una huerta
toda llena de flores hasta la puerta”.

Comienzan la excursión junto a una fuente de agua fresca y de sabor muy buena. El sendero entra por la Selva Pochas en la que el zigzagueante camino en cuesta se mitiga con la abundante y fresca sombra que hacen los abetos, acebos, bojes y hayas. Al final, después de hora y media caminando y a punto de llegar, el sendero se suaviza bastante.

Llanos de La Larri. Es Plans de L´Alarri.

Los Llanos de La Larri (del vascón “LARREA”: prado), atraviesan un valle plano, amplio y fondo, con impresionantes praderas de un verde brillante y un arroyo de agua cristalina proveniente del Barranco de los Ibones de La Larri-La Munia. Les parece un lugar maravilloso: por un lado la cara norte de la Sierra d’as Tucas, las Paredes de Pineta, o de la Man Pazina, y el Macizo de Monte Perdido; y enfrente -donde se dirigirán mañana- Las Cascadas de La Larri, los Picos del Tromacal, la Meseta, la Pala y Puntas Blancas –Alta y Baja- que hacen frontera con Francia. Aquí en los Llanos deciden plantar la tienda de campaña; en estas, y ya casi al oscurecer, escuchan un sonido de motor proveniente del cielo y observan sorprendidos un helicóptero volando hacia las Paredes de Pineta. ( Hasta 2 días después no sabrán que se trataba de una búsqueda de varios montañeros que habían quedado enriscados en una zona escabrosa de los recovecos de las Paredes, no muy lejos del Collado de Añisclo. Después de una intensa búsqueda, dicen que por fin los encontraron).

M. Pérez de pie, al fondo Glaciar de Monte Perdido desde el camino a los Ibons de La Larri. M. Pérez dreto; enta´l fundo lo Chelegar Gran de Treserols- u Glaziar de Mon Perdito- dende´l cam�n ta´s ibons de L´Alarri-L´Amunia.

Después de cenar, ente que contemplan el limpísimo cielo lleno de estrellas, observan hacia el fondo del Circo y Cascada de La Larri un halo de luz y, como todavía no tienen sueño, se van acercando por curiosidad hacia ese resplandor y, después de 1 kmt. caminando, se dan cuenta que es una hoguera hecha junto a una tienda de campaña. Se acercan a saludar a las dos personas que están junto al fuego, que de primeras se asustan un poco al verles llegar, pero cuando comprueban que las intenciones de los Zerrigüeltaires son “de exploración de lo desconocido”, se relajan y entablan una amena conversación con ellos. El es de Madrid y ella de Asturias y hacen una pareja bien agradable. Se despiden al rato los Tocayos, y vuelven a su tienda contentos de poder dormir en un paisaje tan bonito.

Anuncios