6. Lo Belsetán. Colaset de la Plañera I

Unnaltra feixeta cultural ye lo belsetán, barián local de la luenga aragonesa e que se´n ye malmetendo a tot estruzio.

Iglesia del pueblo de Bielsa. Ilesia de la billa de Bielsa.

Ta contrimuestra de las farchas de parlar lo belsetán en 1.93O, betemé ista carteta en berso escrita per “Colaset de la Plañera” dende´s Baños de Tiermas (Zirigoza) ta la muller suya, Segunda, d´Espierba, prennita de la mannifica pachina güeb de Bielsa.

“Tiermas, 26 d’Agosto de mil nobezientos trenta.

Querida esposa Segunda, que ta yo yes la primera, (e no quiá Dioz qu’enjamás lo contrario suzeda).

Aquí me tiens, resalata, n’iste balneyario de Tiermas, ta on soy arribato a’rs dos diyas d’aber salito de Bielsa.

Tenié güen biache, a Dioz grazias, sin mareya-me la capeza, sobre tot de Jaca t’aquí, que ibi á güena carretera, con uns paisaches tan bonicos que dica l’alma triste alegran.

En Jaca ( o como le y dizen, de lo Perineyo la Perla), y eba mutos beraneyans que y son tomando la fresca; allí m’estié unas cuatre oras con uns amigos de Güesca en amistosa tertulia (millor dito, charrateta); yeran lo siñor Láviña e la suya muller Catarecha que y son mayestros en Calanda e dinantes el fueren de Bielsa, e lo siñor Sanchez de Castro que bien pareix un profeta.

Sabrás que me rezibioren en pompa al arribar ta ísta.

Pos al baixa-me de l’auto e chitar lo piet ta tierra al biyeme de balons, pañuelo na capeza, con sombrer de Sastago decantato ta una orella, calzando obarcas bien pinchas ligatas con abarqueras, chaqueta pinchata al güembro.

La faixa dica la culera, la bara de petichaina, la gayata ta man dreta, lo semblán campechano e con cara de franqueza me s’azercoren uns mozos e altras tantas camareras a saludame e preneme toz ers bultos e maletas; me leboren ta una fonda, cuasi, cuasi qu’en palmetas; la dueña me saludó con cariñosas zalemas, e dica per tú preguntó, per ers ninnos e ninnera.

La berdá, que a yo istas cosas me causoren estrañeza dica qu’un güen ansotán me fizió a yo ista albertenzia: ixo ye qu’en bel descudio te y abrán bisto la cartera.

Ascape de da-me cuarto, que yera lo lumer trenta, m’en fué ta biyer lo medico ta que me fes la rezeta.

Iste siñor, muy tratable, se conoix que tiene zentia, ye bien atén e s’afija ta coneixer las dolenzias, e ordenar lo tratamién e regimen que y conbienga; t’asegura-se millor se lo corazón me y ba en regla e lo figau e las frechuras, se metió per las orellas dos tubos largos de goma qu’un reloj soteneban, e m’el pasó per lo peto anzima la camiseta.

M’esplicó qué y e el que tiengo e me dió una papeleta ta que lo bañer m’apreste en pescina de preferencia baños con churro calién ners curróns e na renera, ners clabillars, nas rodetas, ners güembros e nas muñecas.

Güe ye empezipeyato a baña-me que güena falta me feba ta sacame tanta roña como tenebe nas camas; pos no me yebe bañato (se no lebo mal la cuenta) ya ba ta cinco u seis años, dende que cayé en Pineta de grapas drento de lo Cinca, apresiguindo unas güellas e pasando una palanga de maderas mal sujetas, que luego, tu ta saca-me, en traje de Adan e Eba soque sin follas de parra ni tapó de figuera, m’estregores con esparto e de lo burro la sudadera quedando més limpio e blanco que la flor de la azuzena…

Anuncios