3. Gavarnie-Pierrefitte

A media tarde, después de algunas intentonas fallidas, dos amables y dispuestos franceses les dejan en el pueblo de Gavarnie, después de 11 Km. de considerable bajada, durante la cual Migalánchel Martín contempla de nueva a los pastores torleses llegando -sin los rebaños, que ya se han quedado en los prados, apacentando- en el núcleo urbano.

Lo primero que hacen los Tocayos nada más llegar es dirigirse al camping de Gavarnie. Aquí toman una cerveza, comen un poco y buscan sitio para dormir en los prados del camping. Cuando lo han encontrado, Migalánchel Martín que está muy cansado y muerto de sueño, se mete en el saco de dormir. Migalánchel Pérez observa cómo se cubre la cara con un jersey para que no le de el sol y se duerme enseguida. Migalánchel Pérez se da una vuelta por el pueblo, compra unas postales y antes de que anochezca se acuesta también. Duermen plácidamente toda la noche, y Migalánchel Martín se levanta por la mañana con quemazón en las manos, pues se le habían quedado descubiertas al sol la tarde antes.

30-7-1983. Después de pagar en el cámping y desayunar, piensan qué harán en adelante. De primeras la idea era volver por el mismo sitio, y después marchar hacia Panticosa, pero ahora no les apetece hacer esto, así que preguntan a qué sitios van los autobuses que salen de Gavarnie. Les dicen que enseguida saldrá un autobús al pueblo de Pierrefitte –Nestalas, y deciden montarse en él.

El Ayuntamiento de Pierrefitte (Francia). O Conzello de Peirahita (Gascuña)

El pueblo de Pierrefitte-Nestalas está situado en una llanura del “Vallée des Gaves” y aunque no está en plena montaña, les parece más majo que el de Gavarnie.

Calle de Pierrefitte (Francia). Carrera de Peirahita (Gascuña)

A Migalánchel Pérez le apetece comer un poco de queso francés, así que lo compra en una charcuterie, también adquiere -más que nada como recuerdo- un periódico local.

Después se ponen a comer y dan una vuelta por el pueblo, hacen varias fotos en la escuela, el Ayuntamiento y algunas casas, hasta que Migalánchel Pérez ve un cartel publicitario del “Syndicat d’Initiative Touristique” en el que pone que al día siguiente hay un viaje organizado -casualmente- a Panticosa. Al leerlo deciden los dos a la vez que hay que apuntarse. Es una oportunidad única que no se puede desaprovechar.

Migalánchel Pérez en la entrada de una casa de Pierreffitte (Francia). Migalánchel Pérez en l´entrador d´un casal de Peirahita (Gascuña)

Se dirigen a la oficina de turismo, como todavía quedan plazas se apuntan y pagan; la mujer que les atiende habla español porque ha trabajado unos años antes en el Hostal “La Peña” de Santa María de la Peña (Huesca). Tienen una conversación muy interesante y le preguntan por un sitio tranquilo para poder dormir con el saco esa noche. Ella comenta que en el césped de su casa estarían muy bien, y les anima a que les acompañen a casa cuando termine de trabajar. Les parece una idea muy buena.

Anuncios