8. “Agún bi-ha güenos ombres I”

Como miembros de la asociación del “Ligallo de Fablans de L’Aragonés” de Zaragoza, el relato “Agún bi-ha güenos ombres” de Antonio Coarasa Brun, se publica posteriormente, en la Revista literaria y de opinión en aragonés, “Orache”, nº 5 de Junio de 1985.

Antonio Coarasa “lo pregonero d’Echo”

Fa ya güen amiro de días, uno d’esta primabera que agora cuasi imos acotolando, sin de saber qué fer, me crosidé un bocadét y un trago, lo m’atrapazié en l’alforxa y amoniquét, amoniquét, m’en fue puyando ta lo rincón de lo Aznárez à relojiar si bi-eba bella baguera de caxico ta ixe costáu de Aguaitaculos, pa que cuando fese güen tiempo puyar à fé-ne bel carguillón. Pillé ixe camino de Lo Escarrón, dimpués Salazo, Lo Bordón y una bez que ya plegué enta Puen de Santana y m’en iba indo ta la glera Agüerri, allora me trobé con un pastor de hizienda menuda y que agora en cuatro letras lis bó à relatar lo día tan güeno que pasé en lo costáu d’ixe ombre de tan güena pasta. Cuasi serían las diez u las onze cuando nos achuntemos, empezipiemos a fablar, y como lo ganáu s’apaxentaba bien y yo no eba pon de prisa, siguiba y siguiba la parola; en resumidas cuentas, que de tanto espalatiniar lo garganchón se nos secaba. M’eba güelto yo de cara t’abaxo mirando la foz que fa ixe estreito embocadero de lo puén y entremistanto el ya eba sacáu la bota de la muchila:

-Ala, ala güelbete que imos à itar un traguèt.

Ixe sí: traguét; dimpués d’un rato, otro trago y así la mañana s’en ba indo. Total, q’en resumidas cuentas, ya ben à bier la faina que fazié yo: no dié ni un pico ixe día, pero como me s’antullé tan curto y lo me pasé tan bien, lis ne bó a contar tal y como estié.

Pa empezipiar, quiero dixar bien recalcau que a muitas chens no lis s’en fa dinguna amostrazión d’agasajo a la suya balía y, dende lugo, no ye por no aber prebas y más prebas. Bó à charrar astí d’un ombre d’esta Bal que agún ye pastor, de unas sesenta y zinco añadas, y uno de tantos solters de los que bi-ha en lo lugar. No sé los compromisos que abrá abíu, pero soltero ye. No porque no ese sabíu mantener una muller, pus ye estáu fuerte mozetáz con muito poder, pero ya biez: a bezes lo destino li fa a uno bella jugada. Más de la metá de l’año esconchunta lo tiempo dende la bal de Jaín enta la boca lo Infierno cudiando bien lo ganau, que no li gusta fer aprezios.

Lis bó amostrar cómo s’en fue pasando lo día: repitiemos otro trago hasta que al fin prexinemos que lo millor yera posá-nos, total que así lo faziemos y güen rato qu’estiemos en ixa glera espalatiniando. A mí no me s’en bé de la mollera y güen amiro bezes me s’en torna ta lo cocote lo por qué de no abé-se casau este ombre; poco podié que, al fin, bó y li’n pregunto:

-Güeno, y tú ¿por qué no t’has casau?

Se quedé laminándo se los morros, saboriando lo trago y m’amaneze –ya lo conozéz, calmudo, con ixa cachaza que ha- con lo que agora yo bos diré:

-Sin da-me cuenta se m’en ye pasáu lo tiempo: si yes en lo berano, à nada t’escudias ya ye beníu lo ibierno; primabera que no’n fa, l’otoño ni conozé-lo, así que los días s’en ben que bolan. Entremistanto que cuasi sin d’enterá-me só en lo día de jubila-me y de muller: “que si en quiés”.

Siguiba y siguiba fablando con ixa pazenzia que ha, porque –antiparte- otra cosa: de prisa branca ni meya; y entonzes m’amaneze con esta monserga:

-Te bó à izir lo pan, pan y lo bino, bino: m’empezipiaba à resfriar en la Sanmigalada, antis que lo me podeba desacarrazar ya yera benida la primabera, entonzes teneba que brincar con lo ganau enta lo Faíto u ta la cueba Lenito, dormindo engüelto en pelellos pero siempre con un güello abierto porque… claro que bi-ha que cudia-se uno pero, ¡ah jolín!, no descudies la hizienda por si acaso en la nuey bel onso por allí amanezeba, que ya sabes como las gasta por ixos bericuetos en primabera. Así que ya beyes, siempre calau por ixas carroqueras, barranquizos, barellóns, solanizos, fontañóns…, a bezes conchulíu de frío, no he abíu tiempo pa pensar en zagalas ni mesachas. No sé, me paréz que tan caro ese estáu que no ese dau “lo sí” una u otra, pero ya beyes, con todas ixas peripezias aquí me has: solo.

A mí me parezié que lo diziba una miqueta compunxíu.

-Ombre, ombre –li digo yo-, no t’esbaziles, que no yes solo.

Entretanto güelta que be d’ir. Otro trago con la bota. Como aquello s’alargaba yo al fin pillo y desfó l’alforxa, saco un troz de magra, con la noballa parto una güena tallada de pan y ya l’en iba à alargar à él, pero ¡sí, sí!, ya en eba fuera un buen zanquil y bellos zamagallos d’adobau que, amoniquet, fueron pasando por lo garganchón, todo bien remullau de buenos tragos de morapio, pos anque l’agua l’ébanos allí mesmo ni preba-la faziemos, porque ya sabemos que n’ixe tiempo ye mui chelada y lo millor ye no toca-la…

Trajelando ixas magras y dimpués charrín-charrando se fue pasando lo rato, las obellas radeban bien por ixos camons; nusotros, los dos bien fartos, busquemos un carasol y allí nos tumbemos largos charrotiando de mil cosas; de percanzes ya pasaus, chascarrillos de pastórs, de zaragatas qu’eban pasau en tiempos de los contrabandistas con los carabiners, de peripezias barranquiando, d’ixas esquilladas que se feban antis más à la que se casaba con bel biudo y que-mi-sió… ¡Cómo s’en iba lo día con este güen pastor!

Total, que yo no fazié más que de lejos bier lo tajo ¡cualquiera pasaba ta l’otro costau por ixos bolancos! Porque ya sabéz qué glera más aspra ye ixa. L’agua feba unos gurgullos que paezeba que se m’iban a tragar. ¡Baxaba ixe barranco gramando! Y como yo tampoco eba muitas ganas de picar, dimpués de bien reposáus y ya esconchuntada l’alforxa me parezié que lo millor yera baxá-me enta casa:

-Así que, aquí te quedas Alejandro (este ye l’ombre de qui lis charro), m’en bó à baxar enta casa que tiengo que bi-plegar à ixo de las seis.

-Güeno, güeno, que te baya bien, ya nos beremos otro ratét.

Anuncios