9. “Agún bi-ha güenos ombres II”

Pillé lo camino (la pista que fazieron) y amoniquét m’en fue baxando, sin dexar de pensar en este buen caxalicano: no se quedaba sólo, yera guardáu por cuatro cans que yo sé de seguro que no i’n-ha de millórs en tó lo lugar. ¡a ixos si que no lis fa falta ná más que charrar!

En que bi-ha un sembráu, anque no lis diga nada, ellos ya non paran de redoliar, alufrando si se’n cala bella estallada á fer mal. ¿Cuánta pazenzia ha teníu que gastar pa consiguir que li fagan todo lo que li fan! D’esta condizión ya lis digo yo que ye bien remediáu. Pues si acaso pa fer migas, allí las se pinta solo. He oíu izir que ye lo que millor las fa. Ye estáu –agora ya no tanto- pero que mui buen comedor. Me conté una bez que un día s’eba comíu el solo un crabitét que pesaría unos zinco Kgs., en limpio, s’entiende: algo asáu, l’otri a la pastora, no pensez que d’otra manera. A todo esto l’asadura nunca l’arrulla; entre que se be escorriendo la carne se asa lo figádo. Antiparte ni agún agora li ha miedo á una bota de dos litros, pus anque de mañanas salga plena, en la tardi, y à lo millor de trempano, ya ye xuta. Así que à el, con ixe temperamento que ha no lo esconchuntan las penas.

Ye güeno lo suyo caráuter, con todos congenia bien, siempre contento y alegre, si bel rato ye aburríu prexina jotas de ronda, que con la güena boz que ha abíu ensordezeba à cualquiera. ¡Cuántas n’abrá cantáu! De todas las tonadas y estilos porque en sabe de picadillo, de ixas de pa quedar bien, muitas de ronda, ne canta de todas las menas, bella mui rara y estrafalaria, pero él las ha prexináu fendo así brincar lo día y tranquín-tranquiando ir pasando esta bida de triballo. Lis ne bó à dizir un par que son las que más goyo me fan à mí:

“Poca pena a mí me dizen
só parién de mala gana
y p’apellido he
a dinguno l’importa nada”.
“Querería esquirar à un calbo
peinar la barba a un rampiño
dizir un secreto a un sordo
y a un ziego dá-li camino”.
“Ya sabes que lo me dies
en lo canto lo rellano
que lo burro yera juez
y lo zerdo secretario”.
Antonio Coarasa “lo pregonero d’Echo”

Les eba dicho que lis n’eba a izir dos, pero al fin son tres, que lis ne podría izir tres mil, pos ha un repertorio que sería capaz d’esta-se quinze días seguius sin de parar. Güeno….ixo de sin de parar lo imos a dixar… bi abría que fer bella paradeta a ormino para remullar lo garganchón, si no tendría qu’esgargamela se y la chen no s’apercataría.

Estos años d’antis más cuando plegaban las fiestas y también pa Carnabáls bos ese feito goyo bierlo, tó lo día sin de parar, si no comiendo, bebiendo, u con la ronda à cantar… ¡pero así a lo millor tres u cuatro días seguius ¿eh?! sin desfer pon la cama pa ita-se y muitos ratos bien “plá”; bella bez cuando por lo baile se meteba a cruzar daba bella trasmangada que muita chen ya se pensaba: “Agora cairá”, ¡pero bien!: s’empitonaba otra bez y si li parezeba cantaba, bailaba u lo que li s’antullaba pero siempre ye de bromas y chanzas. Yo que lis puedo charrar de güen amiro d’años no m’he enterau de que con dinguno se aya barallau, ixa ye una preba de que ye un güenaz. Chens con las condizións d’este ójala cada día i’n-aya más; por ixo fa muito duelo los que soltérs se ben à quedar, no dixando raza de lo que d’ellos han.

Bellas casas se zarrarán, pos en muitas ya son biellos los que las gubiernan y en que estos agüelos zarren los güellos ¡ya s’ha amoláu!: ya ye la puerta trancada. Por ixo yo aquí, en esta chunta que bi-ha, quiero animar à todos los que son como este sesentón que se crosiden un buen arrimo. Percatar bos que lo ibierno aquí ye mui frío. Tenéz que prexinar la manera, pintacodiando y regolbiendo lo que faga falta, pa estar dos en calentar la cama, que ye muito millor; si duerme sólo uno, si no ye conchulíu ye titiritiando; ¡bi-ha qu’animá-se mozina!, no be esto por la chobenalla, sí por ixos mozos que han à fer crezer lo lugar que hoy ya ye mui biello. ¡A mirar si entre todos aturrulláz a lo cura entre bodas y bautizos!

Qué gusto da cuando se pasa por debaxo de la pozalera de bel balcón y se oye ploriconiar bel criét; allí ya bi ha chen choben que irá empuxando enta debán los apellidos, lo patrimonio, la hizienda; en fin, ye la marcha de la vida que nos be siñalando lo camino qu’emos à siguir. No quiero acabar sin de tornar a repetir la idea que llebo siempre en la sesera: no emos à recular pon ta zaga ¡siempre dreitos t’adebán!, pero antiparte fendo güenas izións, como está fendo este pastor que aquí bos he amostrau. Ixo ye lo que tenemos que fer todos los fillos d’este lo mio lugar.

Bal d’Echo, 5 de junio de 1982 – Antonio Coarasa Brun

Anuncios