3. Entrebiesta con Miguel Marraco

Migalánchel Mart�n tomando el sol, detrás vista del pueblo de Echo y Peñaforca. Migalánchel Mart�n asolanau, dezaga bista d´Echo y Peñaforca

Más tarde intentando hacer unas fotos panorámicas de Echo, se encuentran con un señor que está trabajando en el campo y al dialogar con él, les parece tan amable y con ganas de hablar que durante un rato graban la conversación. Lo más curioso e interesante de la charrada con Miguel Marraco de Casa “Lorenz”, que es como se llama, se publica en la Rebista Literaria y d’opinión n’aragonés nº 4 Ibierno 83-84. Edita Ligallo de Fablans de L’Aragonés.

FORQUIANDO LA YERBA

Emos baxáu una costereta dende la Cruz de Cristiano y seguimos por una endrezera chicorrona que bi-ha á la dreita, lo camino s’acotola y emos a siguir por los marguins de los campos; somos buscando un buen puesto pa itar unas fotos á lo lugar pero agún no lo emos trobáu.

En estas amaneze debán de nusotros un biellét:

Miguel de Lorenz trabajando la hierba junto al pueblo de Echo. Miguel de Lorenz forquiando la yerba chunto a Echo

-Buen día, ¿qué se fa?

-Dá-li güelta á la yerba con la forca.

-¿Pa qué fa ixo?

-Pa que se seque la yerba; mañana de tardes, cuando ya siga bien xuta, la carretillaré.

-Pos esto… ya leba triballo ¿eh?

-¡Jolín si en leba! Ya fa pillar buenas sudadas, ya.

-Antiparti con la calor que fa agora…

-Estos días ya en fa. Fa unos días fazié mal orache, pero agora s’endreza.

-¿Plebié muito?

-Cayé unas tronadas que itaba l’agua…¡á rayos! Yera una manga de ixas que se suele meter, yo ya pensaba: como tarde muito ¡ya emos aquí lo de Bilbao! Baxaban estos telláus que daban miedo, con unas chorroteras que ni las canaleras lo almitiban. Agora parez qu’endreza esto. A bier si nos dexa coger güenas chupizeras pa las fiestas (fa zeños d’empinar lo codo y nos fa arrier).

-Dende lugo emos trobáu más berdes los mons que l’año pasáu por agosto.

-Agora s’ha reberdezíu. Este berano yera todo blanco, todos los tascóns, tó ixo yera blanco… dalleron lo primer corte y como no plebié en tó lo berano pos yera todo resequíu, hasta que han beníu estas garbaxadas. (Entre que fabla sigue con lo quefer).

-Bueno… y lo que fa con la forca ¿cómo se clama?

-Forquiar, forquiar la yerba pa que se seque. Dimpués, de tardes, cuando ye xurriada la imos metiendo á muntoñéz, y así no li caye tanto l’aguazón por la nuey.

-La nuey… “S’ha feito de nuey”, la canción de lo grupo folcloríco…

-¡Sí ombre! La canta Lera, Pepe Lera. ¡Pues este año no sé si actuaré yo!

¿Cómo se clama usté?

-Miguel Marraco, de casa Lorenz.

-¡Ah!, usté ye de los “biellos de la rondalla”. Lo emos bisto en la Enziclopedia Aragonesa.

-Sí ombre. Fa dos años que m’amanezen en la plaza: -Oye, ¿que no te quiés bier? -¿Yo, en dó? -¡Coño!, en ixa enziclopedia qu’están bendiendo allí en lo cobertizo. – Y fue y sí, sí, los tres yéranos allí: Pedré, Clareta y yo.

-¿Cuántas añadas ha usté?

-Cuasi me da bergüenza: setenta y siete.

-¡Ombre! Pos si está muy bien. Bueno y usté que ye biello abrá conozíu la fabla chesa en la suya esplendor.

-¡Bueno!, agora se pierde muito lo cheso. Aún lo fablan todos pero se pierden muitas palabras antiguas. Hasta los biellos las perdemos ya.

-Pero si lo cheso se amostrase en la escuela, se podría recuperar todo lo qu’eba replegáu Veremundo Méndez, y los mesaches ne tornarían á fablar. ¿No?

-¡Oy! Ya lo replegaba bien todo Veremudo, ya, de las fiestas y de todo…

-¿Qué le parez, pues, d’enseñar los maistros lo cheso en la escuela?

-Yo de ixo ya no sé… ixas cosas ya son pa los chóbens… son cosas que no se deberían perder, claro.

-Bueno señor Marraco, lo imos á dixar que usté ha á triballar y con la calor que fa …

-Pos nada, á bier si acabo de dar güelta y dispués á la manduca ¡a chintar!

-Nusotros tamién iremos ascape á chintar. Hala pues, ¡hasta lugo!

-Bueno mesaches, ¡adiós!

Por fin faremos las fotos, las chamineras brilan baxo lo fuerte sol de setiembre… “En setiembre ye la fiesta…”, Echo ye radiante, bien se beye que barrunta las fiestas qu’empezipian lo día siguiente. Dezaga, dende l’alto, Peña Forca aguaita toda la bida de la Bal. ¡Ye guallarda la cuna de lo reino d’Aragón!

Bal d’Echo, 6 de setiembre de 1983.

¡Ah!, se nos olbidaba: lo cheso ta la escuela, ¡ y lugo, que si no se fará á pitanzas!

FIN DE LA ENTREVISTA

Migalánchel Mart�n con calores, entrevistando a Miguel de Lorenz en Echo. Migalánchel Mart�n acalorau, entrebistando a Miguel de Lorenz en Echo

Hay una canta en Echo sobre la ronda chesa en la que se nombra a Miguel Marraco, y dice así:

“Poli ve con la bandurria,

en la guitarra, Clareta,

con lo pandero, Pedret…

¡ya i-plega la ronda chesa!;

canta, con fierros, Lorenz”.

Saben que hay una mujer de Echo llamada Rosario Ustáriz que hace unas poesías con gran vocabulario cheso y llenas de sensibilidad; así que, después de comer, se dirigen a su casa.

Anuncios