10. Beremundo Méndez

Como testimonio de la riqueza de su lengua, quieren aprovechar la oportunidad de exponer una pequeña muestra de la obra de los más conocidos y mejores escritores en lengua chesa, empezando por Veremundo Méndez.

Veremundo Méndez Coarasa, el más prolífico poeta en aragonés cheso, nació y falleció en Echo (1897-1968). Hizo más de 18.000 versos con una gran riqueza del vocabulario cheso. Ya en 1945, pensando en la posible desaparición de la lengua chesa, decía en una de sus poesías:

“¡Qué vergüenza pa los chesos:
perdemos hasta la fabla!
Ixa fabla tan polida
y que bí-plega’nta l’alma,
que corta raso y no ha cifra,
fables en serio u en chanza”.
Casa t�pica y Torre de la iglesia de Echo. Casal tipico y torre de la ilesia d´Echo

Añaden aquí resumidamente una de sus poesías, la maravillosa y emotiva “Las Flamas de lo Fogaril” y que ha sido compuesta y cantada, en forma de balada, admirablemente por Pepe Lera en el disco “Subordán” del Grupo Folclórico de la Val d’Echo.

LAS FLAMAS DE LO FOGARIL

“Una nuey recién cenáus,
mirando las flamas yeran
prexinando cada cual
u pensando a su manera,
rodiando lo fogaril
toda una familia entera,
en aquella nuey d’ivierno
que l’ausín chiflaba fuera,
chelando a la nieu que empliba
los telláus y las carreras.
Yeran bien aposentáus
en dreita y zurda cadiera,
y, cara a cara lo fuego,
bellos en escamilletas
escuitando que, lo güelo,
fablaba d’estas maneras:
-A mí porque ya so viello
muita vida no me’n queda
pero a estos fogarils
y polidas chamineras,
que por cientos las añadas
todas u cuasi las cuentan,
a morir son condenadas,
como yo, por estar viellas.
La vida que ve trayendo
con lo tiempo cosas nuevas
fa aquí, como en otros puestos,
que muitas cosas se pierdan:
levan calzóns cuatro viellos,
ya se’en fueron las gorgueras,
rondas no’n sientes dinguna…
¡lo tañer ye una fatera!
bailar la jota, ¡soniando!
ixo antis más diz que feban.
Albadas y palotiáus
romances y sobremesas
iz que cien años ta zaga
aquí’n lo Lugar bi-n-heba.
Ya no tartié más lo güelo,
miré lo fuego que ardeba
y lo altas que puyaban
las flamas la nuey aquella.
Poco a poco se apagueron
como si s’hesen dau cuenta
de lo que d’ellas fablaba
y s’hesen muerto de pena”.

Evocando a las fiestas de Echo, el cronista y poeta Veremundo Méndez decía:

“En setiembre ye la fiesta
d’Echo lo mío lugar;
los viellos a itar la siesta
y los chovens a rondar…
¡que triballo no lis cuesta!
Anuncios