2. Poesía “Ensonié” de Luis Pérez

EXCURSION A AYERBE EL 2 DE OCTUBRE DE 1983

Las fiestas de Ayerbe hacía poco que se habían celebrado, del 8 al 11 de Septiembre, en honor de Santa Leticia, y en el programa de fiestas de este año Luis Pérez Gella, vecino y carnicero de esta villa, colabora en ayerbense con esta poesía:

La torre civil del reloj (17’40 h) de finales del siglo XVIII del pueblo de Ayerbe. A torre zebil d´o relox (2O menutos p´as 6 d´a tardi), de zaguers d´o sieglo XVIII, d´a billa d´Ayerbe

De noches, cuando dormiba
ensonié por un casual,
que al pié d’a sierra correba
un largo, largo canal,
y por azeicas de zemento
llegaba l’agua entaquí,
y os campos de panizares
paizeban un mar sin fin.
Os labradors se compraban
os aperos que quereban
sin amprar siquiera un rial
porque rendiban as tierras.
Y en o cobalto d’o Saso
beigo fumiar chamineras
de fabricas y tallers
que transforman as cosechas.

Y beigo con muito gozo,
que enbede isene fuera
treballan en o lugar
os zagals y as mozetas.

Una carretera ancha,
dreita como una bela,
feba en Ayerbe abrazasen
Güesca y Jaca con Tudela.

Pa os mozetes que en ta escuela
acuden de a redolada a
amostran o bachiller
sin meneasen de casa.

Y os lolos, que por desgrazia
no teneban compania,
biben en a residenzia
como en una gran familia.
y no ensonié imposibles.

Auquiando con boz zereña
se endreza una riata mulas
tirando de una galera
apetecada de amors
de conzietos y promesas
cargau con bolsa y pugones
si se le entrascan as ruedas
cien brazos la empuchan chuntos
y la sacan en ta fuera.
Asina se aduya un pueblo,
pués pa salir d’a enfanga
se tira uno ta cada lau
no son trazas de sacala.
Y de contino ensonié
cosas que a mi me gustaban
bide as ferias rebutidas
de chente y maquinarias,
y mesaches que beniban
en fiestas a bisitanos
con o conzieto y o goyo
de golber pa l’otro año.
Y me creigo que sentí
a os zagals d’as motoretas
corriendo por Puchilibro
embede fer a puñeta
azelerando os motors
pa rebentate as orellas
y encorriendote en as plazas
por enzima d’as azeras.

Os que por culpa de as biñas
a ormino andan torzidos,
pero no cuando bendimian
sino por bebese o bino,
ensonié qu’al agua con cloro
le cogeban tal cariño
que nos cudiaban as fuentes
como un altar debino.

Me paizió bier a Mariano,
que en recatada fachenda
piropiaba a unas mozas,
mia tú, que cosas se ensoniaban.

Y tanta y tanta majenzia
sus tendría que contar
que me daba caterizia
teneme que despertar”.
Anuncios