1. El Principio

MARCHA PIRENAICA DESDE TORLA A CORNUDELLA DE BALIERA (ARÉN) DEL 16 AL 31 DE JULIO DE 1982

Miguel Ángel Pérez Gil y Miguel Ángel Martín Pardos desean dar la razón de la forma en que se conocieron y cómo sucedió esa primera experiencia de caminar y entender el Pirineo y sus gentes, conviviendo 15 días con otros compañeros.

Se encuentran por primera vez a comienzos del año 1982, en la Casa de Juventud del Partido Socialista de la calle Martín Cortés de Zaragoza. Miguel Ángel Pérez junto a un gran amigo suyo Carlos Eugenio Béjar Garín y Miguel Ángel Martín acuden cada uno por su parte a un curso de Aragonés organizado por la “Colla Chobenil d’a Fabla”. Apenas hablan entre ellos, pero no dejan de intuir ciertas inclinaciones afines por los temas de Aragón.

Algunos meses después, en junio, y sin haber continuado en contacto, sabrán por la prensa que se va a hacer “una marcha por el Pirineo” durante la segunda quincena de julio, organizada por varias asociaciones montañeras, culturales y ecologistas, con la colaboración de: “Asociación Naturalista Aragonesa”, “Asociación de licenciados en biológicas”, “Consejo de Jóvenes de Zaragoza”, “El Ribagorzano”, “Coordinadora Provincial de Cultura de Huesca”, “Club Pirineos”, “Asamblea Ecologista”, “Campamento Virgen Blanca”, “Guías de España”, “Scouts”, “Sección de Montaña Ixarxo”, “Centro de Biología Experimental de Jaca” y “Montañeros de Aragón” y apoyada por la Delegación de Juventud del Ayuntamiento de Zaragoza.

La inscripción se hace, justamente, en la antedicha Delegación en la calle Boterón, y aquí se apuntan los dos tocayos, cada uno por su cuenta. En los primeros días de Julio todos los participantes se juntan en la sede de ANSAR (Asociación Naturalista Aragonesa) de la calle Colón, en donde se encontrarán los dos Miguel Ángeles. Victor Viñuales, miembro de la comisión organizadora, explica detalladamente el objetivo, el itinerario, actividades, advertencias sanitarias y consejos para la marcha. El lema de ésta es: “Conocer el Pirineo para defenderlo”.

Pegatina oficial de la Marcha Pirenaica. Apegallo ofizial d’a Gambada Pirenenca

Aquí, en los preparativos de la marcha pirenaica, donde volverán a coincidir los tocayos; es el arranque e inicio de su fructífera y larga amistad, basada en el común interés por los Pirineos, pueblos, paisajes, lengua y cultura de la tierra.

Los objetivos de la organización del proyecto son que los componentes de la Marcha, de diferentes edades, y estratos sociales e ideológicos, colaboren en esta tarea colectiva y conozcan a fondo los Pirineos y sus gentes.

Se intentará conocer el territorio, entendiendo que es posible aprender a disfrutar de la Naturaleza sin destruírla y, sobre todo, reinvindicar la defensa del hombre pirenaico, sus medios tradicionales, cultura, lengua, etc., por medio de caminatas, charlas-debate, películas etnográficas, partido de fútbol, grupos folklóricos y comidas festivas. Que los poderes públicos presten mayor atención en la ganadería y agricultura de montaña. Que se potencie el turismo de humanizado, estimulando las actividades económicas de sus habitantes, evitando la degradación de nuestras montañas. Es necesario que se consulte e informe a los interesados o afectados delante de cualquier iniciativa de cambio en los Pirineos (construcción de pantanos). Mucho diálogo y comunicación entre ciudadanos y lugareños (campo-ciudad); (llano-montaña), entre las diferentes culturas.

Miguel Ángel Martín, ha tenido experiencia de la montaña desde joven, cuando por medio de los “scouts” había podido recorrer algo por los Pirineos. En cambio, Miguel Ángel Pérez no había caminado nunca por la montaña, e incluso, a “chiri” -uno de los componentes de la Marcha- le compró unos días antes del comienzo una mochila de segunda mano por 500 pts, pues él nunca había tenido.

Anuncios