6. Cañón de Añisclo-Escuaín

19-7-1982. ITINERARIO: Recorrido del Cañón de Añisclo 1.000-1.600 m – Cuello Viceto 2.010 m. – Escuaín 1.209 m.

Experiencia irrepetible observando y recorriendo el Cañón de Añisclo, una hendidura entre montañas, constituída por paredes verticales de 1.000 metros de desnivel junto al maravilloso y salvaje río Bellós. Paisaje agreste y de grandes contrastes; hacia la parte de abajo: tilos, hayas, abedules y avellanos, hacia la parte alta: pinos, encinas y cajicos. Los más atrevidos se bañan en el río. Después les toca a todos padecer una fuerte tronada de verano por Cuello Viceto no muy lejos del Collau de Añisclo, en una estrecha y larga cueva junto con tres pastores que vigilaban por aquí su ganado. Los tocayos escuchan por primera vez en la vida hablar a uno de esos pastores en el aragonés de esa zona. Recuerdan para siempre con toda claridad alguna frase, por ejemplo: “al canto las güellas por ixa zingleta…”, (junto a las ovejas por ese escarpe).

Miguel Ángel Pérez en el Cañón de Añisclo. Migalánchel Pérez en o Cañón d’Añisclo

Según el diario de Miguel Ángel Martín: “…. a lo diya benién mos bantamos a ras zinco y meya d´a maitinada y baxamos t´Añisclo !qué polido que ye¡ tó ye bexetazión, bi-ha augua y mayencos(sic) por toz os puestos, lo rio Bellós fa una sinfinidá de güeltas y regüeltas y baxa en cascadetas u s´en susiega en pozas y fondas(sic) de gran fermosura. A gambada ye cansa pero polida, tiengo los piez estricalláus y me s´han fincáu xordigas y atras plandas por as garras, os brazos y as mans, me se fincan as zinchas d´a mochila en os güembros pero bi-ha que continar.

A ra meyodiada escomenzipian a cayer aguarruxos, que bien luogo se tornarán en un gran burz, mos cubillamos n´una zingleta en o cobalto d´o cañón; s´en puede beyer o naximiento d´o rio Bellós en meyo d´o cortáu fluyindo d´a peña. Se cubillan con nusatros tres pastors. Escomenzipian a fablar d´as suyas cosas. En hay(sic) dos que charran o castellano normal, con azento estranio, meyo catalán meyo franzés (que ye l´azento d´a zona por o que se beye) y un atro con un azento más aragonés que risulta charrar muitas parolas aragonesas y mesmo bellas frases entegras n´aragonés….”

Los Tocayos con Chiri y un pastor de Escua�n. Os Tocayos con Chiri y un pastor de Escua�n

Después llegan a Escuaín, pueblo apartado totalmente de la “civilización”, al que se llega por pista en muy malas condiciones, prácticamente abandonado, aunque continúan en buen estado algún par de casas, además de la de un pastor y de unos extranjeros: Los tocayos duermen con el pastor en su casa.

M. Martín con el pastor y otros compañeros en Escuaín. Migalánchel Martín con o pastor y autros combañers en Escuaguín.

M. Martín con el pastor y otros compañeros en Escuaín. Migalánchel Martín con o pastor y autros combañers en Escuaguín.

Emocionante y espectacular lugar que fotografían con deleite, situado en un promontorio, en el que sobresale la iglesia con su cementerio y rodeada por todo de naturaleza virgen. A los de Escuaín (Antrotopónimo latino de un poseedor : “scotus”) les llaman “cremallizos”.

Vista de Escua�n con su iglesia y cementerio. Ambiesta de Escua�n con a suya ilesia y fosal

20-7-1982. Hoy es día de descanso, bajo la sombra de un tilo comen todos los montañeros. Más tarde, como es una zona plena de agua en gargantas, barrancos y arroyos, unos se van al río Yaga, casi 300 m. de bajada desde Escuaín, y otros pocos como los tocayos caminan por la pista 1 Km hasta que ven el barranco de un riachuelo afluente del Yaga con pozetas y remansos donde bañarse desnudos y disfrutar plácidamente. Después cogen plantas medicinales como menta, tomillo serpol, tila, milenrama y espliego. En Escuaín, a las 12 de la noche desde la casa de los extranjeros, una francesa se pone a cantar ópera, escuchando perplejos el nuevo acontecimiento.

Los Tocayos con algunos compañeros de la Marcha descansando debajo de un tilo en Escua�n. Os Tocayos con bels compañérs d’a Marcha discansando debaxo de una tellera en Escua�n

Anuncios