4. Vuelta por Murillo de Gállego

EXCURSION A AGÜERO EL 12 DE DICIEMBRE DE 1982

Se despiden del Sr. Victorino agradeciéndole fundamentalmente su hospitalidad y empiezan a caminar rápidamente antes de que se haga de noche, pues quieren volver por otro camino que pasa por Murillo de Gállego (del Latín “Murus”: muro, defensa) a 543 metros de altitud.

Migalánchel Pérez delante del pueblo de Murillo de Gállego. Migalánchel Pérez debán d’o lugar de Murillo de Galligo

A los de aquí les llaman “figoneros”, “calzaprietos” y “calzasnegras” y tienen un par de dichos:

“Calzasnegras en Murillo,
burrufallas en Anzánigo
y gabachos en Rasal”.

“No te cases en Agüero,
ni en Fuencalderas ni en Biel,
cásate niña, en Murillo
que verás pasar el tren”.

En mayo de 1987 Migalánchel Martín vuelve a Murillo de Gállego y conversa con Manuel Ara Lafuente, de casa “O Xano”(o Ferrero d’o barrio baxo). A continuación expone los nombres de las casas y topónimos que el Sr. Ara le nombra en la entrevista.

Nombres de casas: Barrio Bajo: Juan del Correo, Badallo, A Justa, Mosen, Don Juan Antonio, Zapatería, O Ferrero, de Cazo, Betrán, Caracol, Rasaler, O Rei, O Mono, O Salau, O Luzero, Antonino, Pataplana, Leandrón, Mondego, Jorge el panadero, Ugenio, Pekín, Gón, Jalón, Marrasal, Cubero, Mataduras, Barbas, Amabil.

Barrio de la Manga: Chorra, Chan, Cábez, O Rasal, O Xano, Garulo, Bentura, Mercedes, Pillín.

Plazetas: O Paisado, El Cura, Moncayola, Sarseta, A Botica, Siñorito, Carnizero, Galligo, Opla, O Regalau, Meregilda Laina, Colo, Maixalinas, Chalópez, Toñas, O Santo.

Plaza: Gabás, Parral, Casa d’a Billa, Punchón, Bastero, Mario Buen, Garzía, Hortelano, Alorrio.

Barrio Alto: Anás, Foyas, d’a Balsa, Bendaña, Jorja Xuxa, Cachapa, O Zestero, O Birrio, Petronila, Peibasquina.

Topónimos: Central, Carcabilla, Raya, Os chorros d’a raya, Oscalar, A Regüelta de Barba, Piñarrueba (forato en medio que dicen echan piedras y no tiene fondo), Galligo, Alaniés, Quinzanas, O Saso, Señorico, Gabás, Punchón, Ballatiés, Montagüero, O Tuero, Fondoro, Sarda, Subién Alto, Subién Bajo, A Cantera Monterde, O Solano, O Paco Castrillo.

Para completar los nombres de casas y topónimos de Murillo, añaden un artículo de recopilación de Chorche Cortés, publicado en la revista “Fuellas”, lumero 90 (chulio-agosto 1992), con el título “Nombres de casas d’Agüero y Murillo d’o Galligo”, ampliando los anteriormente mencionados.

Nombres de casas: Abadía, Aguau, Ama, Ambrosio, Antonina, Apargatero, Bajillero, Balera, Balsamino, Barbero, Baxadeta, Benanzio, Bidosa, Biello, Biembenida, d’a Billa, Blaser, Bolico, Cachurro, Callau, Camau, Campanero, Carrasco, Castigo, Corralón, Cote, Chaberre, Chacarelo, Chaime, Chan Borner, Chesoboner, Chóliz, Chorche, Chorreta, Chorros, Chuaner, Chubilla, Damasa, Dulero, Elías, Epifanía, Esquilador , Flairón, Florencia, Forno, Frago, Franchesa, Francho i Colo, Franco, Franzisqueta, Fulero, Gorrón, Guiral, Izuel, Jordán, Juana, Lacarra, Laina, Landán, Lasierra, Latre, Limada, Lorés, Loriente, Mabil, Mamón, Marco, Medico, Monge, Morenilla, Nabarrer, Ojo, Oliberos, Paisado, Pastora, Paxarón, Pechana, Perder, Pedro Chusé, Pelaire, Pelela, Pepilleta, Pepillo, Perico a’squina, Pericón, Pétriz, Pex, Pilara, Pirrio, Pona, Porrasal, Probes, Provinciano, Ralla, Rallau, Ramoneta, Ro, Rojas, Royo, Rubia, Rufo, Serafín, Sixto, Tixidor, Tornero, Traquete, Tricas, Triqueso, Turbia, Turón, Úrbez, Zisco, Zicón.

Toponimia: Alimada, Arregueros, Artal, Balmayor, Balziquera, Barella, Barto, Basazas, Bitarán, Bobicas, Cambraza, Campiello, Caraniello, Carrazeta, Coculla, Corona, Cortina, Coscollos, Cuesta, Esparias, Faxetas, Fontiellas, Foratera, Forca, Forniello, Galliguera, Gallizo o Saco, Garules, Glarosa, Ibons, Lobarda, Lopera, Maribera, Maurel, Miramonte, Monterde, Nabas, Nanalo, Paco Goyeral, Palomar, Pardiniella, Pauletas, Pedreanas, Plan de Chargas, Plans, Rasal, Ratura, Redipera, Retranco, Ripera, Salto, Santa Polonia, Siscoya, Solpón, Sotal, Tañela, Tellar, Tiralazos, Torruquiel.

Desde aquí aún les quedan varios kilómetros hasta el apeadero de Riglos, donde cogen el tren-canfranero que les lleva de vuelta a casa.

A mitad de camino comentan emocionados la suerte que han tenido de conocer a este hombre ¡cómo habla el agüerano! ¡cómo ama sus raíces y sus tradiciones!, y la amabilidad y el afecto con que les ha tratado.

Anuncios