3. Entrevista con Victorino Belarre y II

EXCURSION A AGÜERO EL 12 DE DICIEMBRE DE 1982

-Una cosa, señor Belarre: ¿usted ha bibido siempre en Agüero?

-Sí, sí, toda a bida. Bueno, menos n’a mili.

-¿Do la fizió? Cuéntenos cómo yera.

-Yo la fize en Jaca. Yo fue d’a quinta d’o 43 y os quintos siempre mataban bel choto o día que s’en iban. Cuando nusotros nos fuemos tamién matemos uno y nos aclamábamos con esquila y o que no beniba, no comeba: ¡Haber benido antes! Miá, n’ixa casa que se beye espaldada por o forato d’a ventana, fiemos a zena. O amo, por zierto, que tamién yera d’a quinta mía, ya s’ha muerto. Yéramos catorze u quinze y ya se m’han muerto tres.

-Güeno, ¿y qué tal a mili?

-Pus nada. ¡oy!, ¡me quereban meter p’agente secreto!

-¡No fastidie!

-Estando en Jaca me fizieron unos esamens, que yo no quereba fer, porque no sabeba pa qué yera. Porque diziban qu’eban mandáu por informes t’aquí, t’al pueblo y que yera hijo de guardia munizipal y que mi güelo tamién había sido guardia juráu. Resultó que yo qué me sabeba ¡si abeba estáu siempre picando con l’astral y con l’ajáu, allí n’o campo! Me cogió un capitán y un alférez y me fizieron escribir en unos papéls, pero que yo no m’aclaraba, porque yeran cosas d’os alemáns y a guerra y tó ixo.

-Usted… una cosa antes de que siga. Usté entonzes cuan escribiba… ¿meteba cosas n’aragonés?

-¡Noo!, que no me dejaban. ¡Que si no me fusilaban!

-¿Eh? ¡Ya será menos!

-Sí, pus no te creas ¡que lo miraban muito ixo!

-¿Y qué diziban?

-¡Olá!, pues que en guis de charrar así, había que charrar bien: el castellano.

-Pero, o sea: ¿charraba siempre l’aragonés hasta que fue t’a mili?

-Sí. Y en a mili también entre os soldáus, estábamos chuntos de Fago, d’Ansó, d’Echo… aún conozco yo á muchos. I-eba también d’Embún, d’Orna, Sabiñánigo, Jaca… y d’Agüero no más estábamos zinco n’aquella compañía. Cuando nos xuntábamos tós allí, charrábamos d’esto, d’as charradas d’os soldáus, y cada uno charraba… unos los d’Echo y otros lo de su lugar, ¡paiziamos tós familia! ¡tós escudilláus, je, je! Pero estas charradas sólo entre os soldáus, porque cuasi tós os jefes… unos te roñaban y otros, otros se reyiban.

-¿Os jefes yeran foranos u de Zaragoza y tal?

-¡Coño!, y de o mesmo Jaca. ¡Yeran de Jaca y se reyiban! Estaban os cabos Peralta que yeran gemelos, o capitán Bayo, tamién de Jaca… su padre yera coronel y su güelo yera… ¡pué que fuera general!


D’istas y d’atrás muitas cosas que no i-cullen, charremos con o siñor Belarre: d’as comidas, d’os animals, d’as ferramientas de triballo, d’as Cofradías d’o lugar que, datando de o sieglo XVI, son esfeitas fa poco, de o tamién perdíu Danze, que tantas de bezes ripresentó lo nuestro biello amigo; de as cosas tresbatidas y de as que encara se pueden recuperar…

A chornada s’eba de rematar pus tenébanos que petenar bels kilometros ta prener o “canfranero” en Conzilio, asinas que faziemos bellas fotos, á Belarre con o traje tipíco, lo cualo li feba remerar os tiempos d’antis más, cuan yera jotero de os güenos.

Mos despedimos d’él, á la fin, y prenzipiemos o ritorno aprofeitando as zagueras rayadas d’o feble sol; o lugar teneba n’ixe inte un aspeuto royenco, baxo a terne güellada d’os suyos guallardos Mallos.

Una semana plena de murria y rutina mos asperaba, pero yéranos goyosos porque ébanos conoxíu Agüero, políu cantoné d’Aragón.

FIN DE LA ENTREVISTA

Victorino Belarre con el traje de Dance de Agüero después de hacerle la primera grabación en aragonés agüerano. Bitorino Belarre con o traxe de Danze de Agüero dimpués de fer-le a primer grabazión n’aragonés agüerano

Hay un dicho de Victorino Belarre que dice así:

“Las campanas de mi pueblo
sí me quieren de veras;
cantaron cuando nací,
y cantarán cuando me muera”.

Están con Victorino Belarre varias horas en su casa, comiendo y hablando de otras muchas cosas que no meten en la entrevista. Incluso, se viste con el traje del viejo dance –que tantas veces había danzado- para que le hagan una foto, además de cantar unas jotas.

Anuncios