2. Entrebiesta con Bitorino Belarre I

ESCORSA ENT´AGÜERO LO 12 D´ABIENTO DE 1982

UNA CHARRADA N’AGÜERO

Puyemos t’Agüero n’un boirenco domingo d’ibierno, con a intinzión de conoxer una mica os paisaches y as chens d’o lugar. O que no podébanos prexinar yera que íbanos a conoxer, en a tabierna, á un presonache popular y simpatíco, con qui pillemos ascape confitanza. Se trata de un biello clamáu Victorino Belarre, agüerano de pura casta y á qui agradexemos de corazón a suya ospitalidá y rendimos omenache á él y á todas as presonas que tienen querenzia á ras radizes y tradizións d’os suyos lugaróns y quieren alzá-las d’a empenta d’o progreso. Astí son bels cachéz d’a grabazión que li faziemos n’a casa suya, ye una güena contrimuestra de a fabla d’Agüero, uey.

Ultima foto que tienen de Victorino Belarre hacia 1988 en la entrada de su casa y refirmado en el viejo reloj del campanal de la iglesia de Agüero. Zaguer afoto que tienen de Bitorino Belarre enta 1988 en a frontera de casa suya y refirmau en o biello relox d’o campanal d’a ilesia d’Agüero

–Güeno, siñor Belarre, cuéntenos: ¿cómo yera antis a bida en iste lugar?

-Pues a bida antis, pues mira…¿Ye enchegáu o alcagüete?

-Sí sí, ya bi-ye.

-Pues, salíbamos d’aquí… t’o monte bajo a treballar y, nada, te cogebas os burros con a zincha bien pretos, con tó o recáu.

-¿Cómo yera o recáu?

-Teneba pan, chodías, tozino blanco… porque o magro no’n i-eba, o magro lo guardabas por si benía alguna chen d’afuera, pa osequiá-los y o pollo igual. Ahora pollo comemos cuando queremos, ¡pero que no en son tan güenos como aquéllos!, aquellos que se criaban en a era con o trigo cuando yeras abentando y fiendo tó ixo… M’alcuerdo que tenébamos un campo con un par de luecas de pollos, yo teneba 10 u 11 años, ya berás ya, yera p’a fiesta i San Roque y me dejaron á mí pa cuidar os pollos, pus beniban abeluchos y alforrochos, se cogeban os pollos y se os llebaban. Con que llega uno d’os que cantaban o “quiquiriquí”… ¡más majo!, ¡y yera más bueno pa con tomate!… Mecagüendiola –pensé yo- todos en casa podiendo comer pollo y yo aquí…cojo, engancho un tocho que i-eba y en un barazo le corto o cuello: ¡Rediós cómo dejé o pollo!, y qué cantillerada que feban os demás! Cogié o pollo –miá si teneba ya picardía, pa o chiquér que yera-, lo llebé t’arriba ta unas puntas de pinos y lo espelurzié allí. Dimpués me bajé t’a caseta y lo frié, ¡me puse de pollo como un tonto! Al otro día notaron la falta y les dije: ¡un aguilocho se lo llebó! No me paize que engañé a mi padre, no, pero por un pollo más o menos…

-¡Anda!, bi-ha muitos mixinos aquí.

-Si qu’en yay, sí. Tiengo seis u siete mininos míos, pero que bienen muitos de fuera tamién. ¡Amos a ichar un traguér de bino que tiengo seco o garganchón!

-No, grazias.

-¡Hala tomar una miajeta, ombre! ¡Que ye mui güeno, eh!

-Güeno, un poqué solamén.

-Iste ye…, lo trayen ent’aquí d’Alpartir.

-¿Aquí no se fa bino, u qué?

-Sí, aquí yo teneba antis una biña con mil treszientas zepas. Me cogeba bino, pues pa una temporada buena, cuasi pa to’l año. Entre bino i cola que se iziba y una miaja i gandaya que fébamos, a gandaya que ye una miajeta i bebida qu’echas unas brisas, dejas una miqueta i bino, echas agua y la regüelbes. As brisas son tó o borfollo d’as ubas pisadas n’o lagar.

-U siga que d’antis más se feba bino aquí. ¿Y agora?

-¡Bueno!, ahora ni se prensa ni se faze bebida ni ná, yay cuatro biñas pero poco, mui poco. Antes sí, iba una prensa pu a calle pasando por os lagárs, qu’en yeba muitos…pero dispués ya echaron á traerlo de Conzilio, de Linás y por ahí, y luego ya de Cariñena y esos láus…

Anuncios